Público
Público

El primer juicio por exceso de velocidad acaba en absolución

El cinemómetro, considerado poco fiable por el juez, marcaba 186 kilómetros por hora, en un tramo limitado a 100

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un conductor sevillano ha sido absuelto de un delito contra la seguridad del tráfico por exceder los límites de velocidad, el primer caso de España que llega a juicio con la nueva redacción del Código Penal. El juez cree que no existe la certeza absoluta de que el cinemómetro utilizado por la Guardia Civil no tuviera errores de medida.

El acusado A.G.F., de 39 años y vecino de Dos Hermanas (Sevilla), fue detenido el 15 de enero de 2008 en el kilómetro 628 de la autovía A-4 Madrid-Cádiz cuando conducía a 186 kilómetros por hora, pese a que el máximo autorizado en ese tramo era de 100 kilómetros por hora.

Su abogado, Francisco Cabral, ha explicado que se trata del primer caso en España en el que se celebra juicio con la nueva redacción del Código Penal, ya que todos los demás conductores imputados hasta ahora por exceso de velocidad se conformaron con la condena sin llegar a celebrar la vista.

Error de calibración 

Según la sentencia, para condenar era preciso haber demostrado sin ningún género de dudas que el conductor circulaba a más de 180 Km/h -el límite para ser considerado delito y no una simple falta administrativa- y 'ante la falta de constancia expresa del error de calibración del aparato medidor, no se puede elegir la posibilidad más perjudicial para el acusado'.

En base a la nueva redacción del Código Penal para los delitos contra la seguridad del tráfico, el fiscal pidió para él tres meses de prisión y privación del permiso de conducir durante un año y un día.

Sin embargo, el juez le absuelve por el principio de in dubio pro reo porque la legislación vigente prevé para los aparatos medidores de la velocidad de los vehículos un margen de error del 4% para velocidades superiores a los 100 Km/h.

En este caso, para ser condenado 'debe quedar acreditado sin ningún género de duda que circulaba a una velocidad superior a los 180 kilómetros por hora', pues por debajo de dicha cifra se trataría de una simple sanción administrativa.

Si el error del aparato fuese del 3,2%, la velocidad real del acusado sería de 180 Km/h, 'en cuyo caso los hechos no serían constitutivos de delito', dice el juez.

La sentencia, eso sí, decide dar cuenta de los hechos a la Jefatura Provincial de Tráfico para la incoación del correspondiente expediente sancionador por exceso de velocidad.