Público
Público

Recortes en educación Feijóo sigue recortando en educación pese a que sostiene que la crisis ya ha pasado

Los sindicatos alertan de que La Xunta eliminará para el próximo curso 54 aulas y 58 plazas de profesores en educación Infantil y Primaria; y ya ha suprimido más de 800 unidades en los últimos cuatro años a pesar de que el número de matriculados en centros públicos ha crecido en 9.000 alumnos desde que el PP volvió a la Xunta.

Publicidad
Media: 5
Votos: 8

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una imagen de archivo. EFE

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mantiene intacto el discurso que enarbolaba el Partido Popular hasta que Mariano Rajoy fue desalojado del poder: la crisis ha pasado, y ahora sólo falta conseguir que la recuperación se extienda a todos los que aún no la notan.

En Galicia, sin embargo, el PP sigue recortando precisamente en aquellas áreas más sensibles al gasto social, como la educación pública. Eso es lo que denuncia la Confederación Intersindical Galega (CIG), que acusa a la Xunta de haber modificado sin previo aviso a los sindicatos los cuadros de personal de los cursos de Infantil y Primaria en toda la comunidad, eliminando 54 aulas y, con ellas, 58 plazas de profesores.

“La supresión de unidades educativas afecta especialmente a las provincias de A Coruña y Pontevedra, en las que se cierran tanto aulas creadas oficialmente, y que por lo tanto figuraban en los catálogos a los efectos de su cobertura con docentes definitivos, como aulas habilitadas, es decir aquellas que se abrieron en los últimos años y que ahora se cierran sin que nunca fueran cubiertas definitivamente”, afirma la CIG.

Según el sindicato, la Xunta ha suprimido para el curso que viene 74 unidades educativas en la provincia de Pontevedra, 22 en A Coruña, 6 en Ourense y 4 en Lugo. Y sólo ha creado 28 nuevas en A Coruña, cinco en Lugo, tres en Ourense y otras tantas en Pontevedra. El resultado, 54 aulas menos, lo que supone “un nuevo recorte de personal docente, 58 empleos en total, en la dilatada política del PP de reducir el número de profesionales de la enseñanza pública”. La CIG advierte de que esa cifra de eliminación de puestos docentes se eleva a 85 plazas si se tienen en cuenta especialidades como Inglés, Francés, Música y Educación Física, entre otras-.

El sindicato, además, lamenta que la Xunta haya tomado la decisión sin ni siquiera contar con la opinión de los sindicatos, y acusa al Gobierno de Feijóo y a la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, que dirige Román Rodríguez González. de “vivir instalada en la soberbia y en el desprecio al profesorado”.

Por su parte, el departamento de Rodríguez González asegura que sólo cumple su tarea de “velar por la gestión eficiente de los recursos educativos”. “En función de las necesidades de matrícula, todos los años se revisa el número de unidades necesarias para atender al alumnado, creando y habilitando unidades nuevas allí donde está justificado hacerlo y suprimiendo las que, por falta de alumnado, no se necesitan”, afirma la Consellería, que añade que “los docentes con plaza tienen asegurado su puesto de trabajo y el alumnado, un puesto escolar en su área de escolarización”.

La Xunta añade que los ajustes “se derivan de los movimientos en las cifras de matrícula que se producen año a año”. “El sistema educativo es vivo y dinámico y en Galicia existe una gran dispersión territorial que influye en la distribución de alumnos por unidades. Asimismo, es necesario recordar la caída de la natalidad: desde 2008 el número de nacimientos va disminuyendo desde los 23.175 de ese año hasta los 18.312 del 2017”, explica el Ejecutivo autonómico citando datos del Instituto Galego de Estatística.

Esos datos, que indican un caída de la natalidad superior al 20%, reflejan también el fracaso de las políticas de la Xunta para combatir la crisis demográfica. Feijóo recuperó el poder para los populares en el 2009 alertando de que era uno de los principales problemas de la comunidad, y la utiliza con frecuencia para advertir de que pone en peligro la financiación del presupuesto de su Gobierno.

Aún así, los datos del IGE también reflejan que la Xunta sigue cerrando centros y unidades públicas de enseñanza Infantil y Primaria a pesar de que el alumnado crece. En el año 2009, había matriculados en ellos 130.617 alumnos, que fueron más de 139.000 en el 2017. Es decir, un crecimiento del 6,5%. Sin embargo, sólo desde el 2013 hasta el 2017, la Xunta eliminó 533 unidades educativas de Infantil y otras 249 de Primaria, es decir el 21% y el 5%, respectivamente, de las que había.

Más noticias en Política y Sociedad