Público
Público

Reapertura de cines y teatros La seguridad en cines y teatros está garantizada y es mayor que en otros lugares

Desde que han reabierto no ha habido un solo incidente, la gente acepta de buen grado todas las medidas y hay menos riesgo que en otros lugares, ya que se cumplen los protocolos a rajatabla. 

teatro lara
Un hombre ataviado con una mascarilla sanitaria pasa frente al Teatro Lara del madrileño barrio de Malasaña.- EFE

Alicia García de Francisco (EFE)

Los cines y teatros han adaptado todos los protocolos de seguridad pero cuando hay un rebrote de coronavirus son de los primeros en ver sus puertas cerradas. Y eso que desde que han reabierto no ha habido un solo incidente, la gente acepta de buen grado todas las medidas y hay menos riesgo que en otros lugares.

Partiendo de la base de un cumplimiento estricto de los protocolos -"se aplican a rajatabla", asegura a Efe el portavoz de la Federación de Entidades de Empresarios de Cine de España (FECE), Borja de Benito-, las salas de cine o de teatro no tienen más riesgo de contagio que una visita al supermercado y sí menos que cenar en un restaurante.

Las condiciones de seguridad de cada local son la clave

"El riesgo en espacios públicos cerrados depende siempre de las condiciones de ventilación, de la cantidad de gente y del tiempo de exposición", precisa a Efe Maria Cruz Minguillón, del grupo de Geoquímica Ambiental e Investigación Atmosférica del CSIC.

"La ventaja de un cine o de un supermercado es que la gente se puede dejar la mascarilla puesta y esto reduce significativamente las posibilidades de contagio", asegura la experta.

Por eso, "en igualdad de condiciones, con el mismo numero de personas y mismo sistema de ventilación, si estoy en un restaurante he de quitarme la mascarilla, así que tendré más riesgo que en otros establecimientos", entre los que cita cines, teatros o tiendas de ropa. Eso sí "con la mascarilla puesta y bien puesta".

Pero aunque la mascarilla sea nuestro principal elemento de protección, también hay que tener en cuenta la renovación del aire, esencial en sitios cerrados como cines y teatros -en eso los restaurantes parten con ventaja-. Los sistemas de climatización ya están regulados por ley pero en la situación actual conviene "revisarlos y optimizarlos tanto como sea posible".

El objetivo es renovar el aire cuanto más mejor, señala Minguillón, que también resalta el hecho de que en un espectáculo la gente está callada, de forma que se reducen las emisiones, que aumentan cuando hablamos.

"Si se cierra un cine o un teatro habría que cerrar otras actividades, como un restaurante", agrega la investigadora, que además recuerda que los rebrotes y los casos múltiples de contagio se están produciendo "en entornos privados, donde la gente se relaja".

La experiencia de los cines

Con un porcentaje de cines abiertos del 64% en toda España, según datos de FECE, la percepción de los espectadores es de una mayor seguridad en las salas frente a los restaurantes o tiendas, señala un estudio de la consultora Simon-Kucher.

Un 90% de los espectadores están altamente satisfechos con las nuevas medidas de seguridad e higiene. Y es que, "el compromiso en el sector es que el cine que abra, aplique el protocolo y a rajatabla", hace hincapié Borja de Benito, que a la pregunta de si pueden garantizar la seguridad, responde con rotundidad: "totalmente".

Un 90% de los espectadores están altamente satisfechos con las nuevas medidas de seguridad e higiene

De la misma opinión son tanto grandes cadenas como cines pequeños.

Los recién inaugurados Cines Embajadores, en Madrid, están más que satisfechos por la respuesta del público, tanto en términos de asistencia como de respeto a las medidas de seguridad.

"Tenemos en la puerta unas alfombrillas desinfectantes de calzado, una zona de limpiado y una de secado; dispensadores de gel hidroalcohólico en todas partes; obligamos al uso de mascarilla en todo el recinto e incluso recomendamos que la gente que come durante la proyección que se la quite solo lo imprescindible; hacemos limpieza tras cada sesión y fumigamos cada sala y una vez a la semana hacemos una nebulización total de las instalaciones".

A eso se añade la renovación continua del aire, explica a Efe el portavoz de los cines, Fernando Lobo, que solo recuerda un incidente con un médico que abandonó una proyección porque dejaban comer y beber en las salas y un par de ocasiones en las que tuvo que entrar en medio de la proyección para recordar a unos espectadores la obligatoriedad del uso de la mascarilla.

La afluencia es magnífica

"La afluencia es magnífica y la gente en Twitter está valorando todas las medidas", agrega el portavoz, que también resalta que al comprar las entradas se bloquean los asientos de la derecha y de la izquierda y aunque el aforo permitido es del 75%, ellos no superan nunca el 65.

Por su parte, el responsable en España de Cines Yelmo, una de las principales cadenas de multicines, Fernando Évole, ha indicado a Efe que su prioridad siempre ha sido "garantizar la seguridad" tanto de clientes como de empleados para poder recuperar la experiencia del cine "con confianza".

Se han eliminado los puntos de corte de entradas y han espaciado los horarios de proyecciones para evitar aglomeraciones

En su caso, además de todas las medidas habituales, han eliminado los puntos de corte de entradas y han espaciado los horarios de proyecciones para evitar aglomeraciones. La respuesta de los espectadores "está siendo muy positiva". "Están siendo un gran apoyo para poder volver a la normalidad", reconoce Évole.

También desde otra de las grandes cadenas, Cinesa, destacan la buena acogida de las medidas por parte de los clientes. "Según resultados de primeras encuestas, los espectadores que ya han venido a los cines lo valoran como un lugar en el que se sienten seguros, muy por encima de otros espacios de ocio o de restauración", asegura a EFE el director para el sur de Europa, Ramón Biarnés.

La experiencia de los teatros

Una experiencia similar están viviendo en los teatros, con menos salas abiertas, pero con una estupenda respuesta de público, como ocurre en los Teatros del Canal, de Madrid, donde el aforo de sus espectáculos ha alcanzado el 80 por ciento de media, en su primer mes tras la reapertura.

La toma de temperatura al llegar al edificio se ha convertido en algo normal y los artistas se someten además a una prueba PCR cuando llegan por primera vez a las instalaciones para los ensayos, explican a Efe fuentes de este teatro.

La toma de temperatura al llegar al edificio se ha convertido en algo normal y a los artistas se les hacen pruebas PCR

"Las medidas de seguridad que hemos puesto han funcionado muy bien. Aunque han sido muy estrictas para el publico, para las compañías y para los trabajadores, la respuesta ha sido muy positiva y no hemos tenido realmente ninguna incidencia específica", señala a Efe la directora de los Teatros del Canal, Blanca Li.

Reconoce que tenían miedo al principio por si algunas medidas, como la de tomar la temperatura, hacía sentir incómodos a los espectadores, pero no ha sido así. "Hemos tenido mensajes del publico donde nos agradecían la confianza que habían sentido y la seguridad".

El público, feliz de estar en un teatro y disfrutar los espectáculos

Unas medidas que han impulsado una notable asistencia. "Se nota que el público está feliz de estar en un teatro y de disfrutar de los espectáculos", resalta la bailarina y coreógrafa, que también ha expresado su confianza en seguir abiertos "e incluso aumentar el aforo al cien por cien en cuanto sea posible".

Un comportamiento ejemplar de los espectadores que han acudido a cines y teatros desde su reapertura y que han aceptado de forma natural unas medidas "superestrictas" e imprescindibles para garantizar la seguridad de los espectáculos, como han destacado todos los expertos consultados.

Más noticias de Política y Sociedad