Público
Público

El temporal deja en una "dramática situación" a la huerta de Europa

Miles de hectáreas de cultivo han quedado anegadas en la Vega Baja del Segura. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, afirma que "en algunos sitios va a costar mucho tiempo" recuperar la normalidad porque no se trata de un "desastre homogéneo" y habla de impulsar un 'plan Marshall' para la zona.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

Fotografía aérea facilitada por el Ayuntamiento de Torre Pacheco. (EFE)

El temporal más dañino registrado en los últimos años en la Comunitat Valenciana y en la Región de Murcia empezó a remitir el domingo. Este lunes ha caído notablemente el riesgo de desbordamiento del río Segura en el sur de la provincia de Alicante y Murcia al bajar notablemente el caudal. En concreto, en Murcia ya están por debajo de los 10m3/s, mientras que en Orihuela en 56m3/s, manteniendo la tendencia de caída, por lo que esta evolución mitigará los problemas de estancamiento en la Vega Baja.

Sin embargo, los ayuntamientos murcianos de Cieza y Molina de Segura aún advierten de una nueva crecida del Segura al paso de ambos municipios, debido a las tormentas de anoche en el Noroeste de la Región de Murcia.

Las lluvias remiten, pero las devastadoras consecuencias de la gota fría perduran y perdurarán durante mucho tiempo. El propio presidente de la Generalitat Valenciana Ximo Puig, ha reconocido este lunes que "en algunos sitios va a costar mucho tiempo" recuperar la normalidad porque no se trata de un "desastre homogéneo". La Vega Baja, en el sur de Alicante y una de las zonas más afectadas, es un territorio "muy humanizado", con núcleos pequeños de población con 25 aldeas, y gran cantidad de viviendas unifamiliares o casas de campo. Todo ello hace "muy difícil" el rescate y ha motivado que se hayan producido más de 100.000 actuaciones.

A día de hoy la comarca de la Vega Baja continúa parcialmente anegada. Aunque el caudal del Segura baja significativamente con menos intensidad, este agua que llega de las vegas media y alta del río (Región de Murcia) se topa con grandes estancamientos, lo que provoca que se mantenga la inundación de vastas extensiones agrícolas, y también de muchos caminos y carreteras –aún hay 23 carreteras cortadas miles de viviendas sin agua potable; alumnos sin clase–. Un total de 329 personas que tuvieron que dejar sus casas por los efectos del temporal que ha afectado a la Comunitat Valenciana siguen alojadas en albergues de Orihuela, Catral, Crevillente y Almoradí, según ha informado el Centro de Coordinación de Emergencias.

Aunque en los próximos días se irán cuantificando los daños con más precisión, todas las previsiones apuntan a lo peor: miles de hectáreas de cultivo de huerta y cítricos –la llamada huerta de Europa– han quedado arruinadas. El  propio Puig ha definido de "dramática" la situación de la agricultura y ha reconocido "los muchos puestos de trabajo que se han perdido". "Hay que buscar cómo relanzar el conjunto de la comarca y reconstruirla porque tenía y tiene mucho futuro. Es la huerta de Europa", ha enfatizado este lunes. 

Ante esta "catastrófica situación", la Generalitat valenciana pretende aprobar una especie de "plan Marshall". Puig, ha garantizado que las administraciones irán "más allá" en las ayudas para los afectados por el temporal, con un decreto de emergencia desde este viernes para reparar viviendas y equipamientos en la Vega Baja.

La situación en Murcia también es catastrófica. Los daños allí son "incontables", según la Asamblea Regional. De hecho, los cinco grupos con representación institucional han hecho una declaración conjunta  en la que pide al Gobierno central la declaración de zona catastrófica para la Región de Murcia.

Preocupación

La preocupación se centra ahora en los municipios más afectados por los embolsamientos de agua procedente de las intensas lluvias y los desbordamientos del Segura, en concreto en Dolores, Heredades (pedanía de Almoradí), la Daya Nueva, la Daya Vieja y campos de cultivos de los alrededores, como Algorfa, Formentera del Segura, Guardamar y Rojales.

En estos momentos, el cauce del Segura presenta una única rotura en el término de Almoradí, concretamente en una mota cerca del puente que une esta población con Algorfa, y técnicos de la Confederación Hidrográfica (CHS) confían en poder repararla a lo largo del día. Esta vía de agua se produjo ayer domingo poco después de que se reparara una similar a escasa distancia, según fuentes de la CHS.

En cuanto a la ciudad de Orihuela, donde en las últimos días se temía un gran desbordamiento, el riesgo de nuevas inundaciones prácticamente ha desaparecido porque el Segura registra poco más de 50 metros cúbicos por segundo, prácticamente la mitad del caudal a partir del cual se sobra el río.


Más noticias en Política y Sociedad