Público
Público

La UE defiende cuotas de mujeres en las empresas

El Parlamento Europeo exigió el fin de la marginación de la mujer en la dirección de las empresas

DANIEL BASTEIRO

El llamamiento fue ayer unánime. El Parlamento Europeo exigió el fin de la marginación de la mujer en la dirección de las empresas con la aprobación de un informe en este sentido por amplia mayoría. La Comisión Europea, por su parte, dio un año a las grandes compañías para incluir a más mujeres, en un inédito ultimátum. Si no revierten la histórica exclusión femenina de los puestos de mando empresarial, el Ejecutivo comunitario impondrá una cuota por ley. 'En 2015, al menos un 30% de los miembros de consejos de administración deberán ser mujeres. En 2020, la cifra deberá aumentar hasta el 40%', aseguró Viviane Reding, comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales.

El objetivo es acomodar en Europa la experiencia de países como Noruega, que desde 2003 ha ido introduciendo normas para favorecer la presencia de mujeres en los consejos de administración llegando a fijar una cuota del 40%. 'Sólo uno de cada diez miembros de los consejos de dirección de las principales empresas europeas es una mujer, y en el 97 % de los casos el consejo de dirección es presidido por un hombre', recuerda la Comisión. Para Bruselas es imprescindible poner fin a los círculos de poder 'sólo para hombres' que lo único que logran es 'desperdiciar talento' de mujeres que se ven discriminadas.

Bruselas da un año a las empresas antes de imponer una directiva europea

'Las empresas dirigidas por mujeres obtienen mayores beneficios', reivindicó Reding. Sin embargo, los técnicos comunitarios consideran probado que la crisis económica se ha cebado más en las trabajadoras, evitando su incorporación al mercado de trabajo y penalizando todavía más la maternidad. Según José Manuel Durão Barroso, el presidente de la Comisión, es 'imprescindible la integración de la mujer para alcanzar los objetivos económicos de la UE'.

Países como España o Francia ya han introducido algunos sistemas de cuotas en ámbitos muy específicos. Los países nórdicos, por su parte, han sido bastante eficaces introduciendo códigos de gobernanza empresarial que, a pesar de ser voluntarios, han acabado cumpliéndose. Reding espera que la experiencia se repita en las empresas del resto de Europa, pero en su advertencia de ayer no hizo ninguna referencia al sector público o a la alta política europea de la que forma parte. En el equipo de comisarios actual, al que pertenece, tan sólo hay nueve mujeres entre 27 hombres. Una proporción similar se repite en el plantel de 736 eurodiputados.

Diferencia salarial

En 2015, un 30% de los miembros de los consejos deberán ser mujeres

Por su parte, la Eurocámara votó a favor de la introducción de cuotas y reclamó que la diferencia salarial entre hombres y mujeres se rebaje al 0,5% a la altura de 2020, para lo que ha pedido que se revise la legislación comunitaria. Los eurodiputados sí votaron a favor de objetivos vinculantes para lograr una mayor representación femenina en política y reconocieron que las cuotas electorales y las conocidas como 'listas cremallera', que alternan un hombre y una mujer, son experiencias que los 27 gobiernos deberían tener en cuenta.

Las declaraciones de intenciones, o 'bonitos discursos de domingo', como los calificó Reding, tendrán una prueba de fuego europea en los próximos meses, cuando las instituciones debatirán de nuevo dos propuestas hasta ahora bloqueadas. Una de ellas es la euroorden contra el maltrato, a la que se opone la propia Reding. Y la otra, la ampliación de la baja maternal a 20 semanas con retribución completa, demandada por la Eurocámara, se ha topado con la austeridad de los 27 gobiernos, entre ellos el español, que por el momento rechazan la medida.

Más noticias