Público
Público

Detenido el presunto asesino de diez personas en un tiroteo en Búfalo, que la Policía investiga como crimen racial

La mayor parte de las víctimas son personas negras, por lo que lo sucedido está siendo investigado como un crimen de odio y un caso "de extremismo violento por motivos raciales".

La Policía asegura la escena del crimen en un supermercado de Búfalo
La Policía asegura la escena del crimen tras el tiroteo en un supermercado de Búfalo . Jeffrey T. Barnes / Europa Press

Diez personas murieron este sábado y otras tres resultaron heridas -en su mayoría negras- en un tiroteo protagonizado por un joven blanco en un supermercado de la localidad estadounidense de Búfalo (Nueva York) que es investigado como un crimen de odio y un caso "de extremismo violento por motivos raciales".

Estados Unidos ha vuelto a verse conmocionado por otra masacre, esta vez protagonizada por un joven blanco de 18 años que viajó fuertemente armado y protegido con equipación militar hasta un barrio de mayoría negra de Búfalo, en el extremo norte de Nueva York, según la información oficial.

"Es claramente un crimen de odio por motivación racial, de alguien fuera de nuestra comunidad, de fuera de la ciudad", dijo el comisario del condado de Erie, John García, en una rueda de prensa en la que las autoridades destacaron que once de las trece víctimas eran negras.

Por su parte, el agente especial del FBI Steven Belanger agregó que están investigando el incidente "como un crimen de odio y un caso de extremismo violento por motivos raciales".

El comisionado de Policía del condado, Joseph Gramaglia, detalló que los heridos tienen heridas que no amenazan sus vidas.

Identificado el atacante

La Fiscalía del distrito del condado de Erie identificó al joven que este sábado mató a diez personas en un supermercado de la ciudad de Buffalo como Payton S. Gendron, un joven blanco de 18 años.

Gendron, que había sido definido previamente como un supremacista blanco, ha sido detenido sin derecho a fianza, bajo los cargos de homicidio en primer grado, y comparecerá por primera vez el martes por la mañana ante el juez. Tras el tiroteo, se entregó voluntariamente a la Policía.

El delito podría costarle la cadena perpetua, ya que en el estado de Nueva York no existe la pena de muerte.

El New York Times añade que el joven se declaró en el primer interrogatorio "no culpable" y aceptó un abogado de oficio tras asegurar que no puede costearse uno privado para su defensa.

Los detalles del tiroteo

Gramaglia explicó que el atacante viajó varias horas hasta llegar al supermercado Tops, situado en el nordeste del centro de esta localidad del extremo norte de Nueva York, hacia las 14.30 hora local (18.30 GMT).

Cuando salió de su vehículo "estaba muy fuertemente armado con equipo táctico. Llevaba puesto un casco militar y llevaba una cámara que estaba transmitiendo en vivo lo que estaba haciendo" en la plataforma Twitch, que pertenece a Amazon.

En el aparcamiento del centro comercial disparó a cuatro personas, de las cuales tres murieron, antes de entrar en el local donde siguió disparando.

En el interior, el guardia de seguridad, un policía retirado, trató de detenerlo realizando varios disparos contra el atacante que impactaron en el equipo protector que llevaba puesto.

En el intercambio de disparos, el asaltante acabó con la vida del guardia y continuó su ataque contra las personas que se encontraban en el local hasta que llegó la Policía.

Cuando los agentes se personaron en el lugar de los hechos, el agresor se dirigió a la entrada de la tienda y se colocó su propio arma en el cuello, pero después de que los agentes le pidieran que la tirara, este se despojó del equipo que llevaba puesto y se rindió.

"Era un día en el que la gente disfrutaba del sol, de la familia, de los amigos, de todo tipo de actividades felices, cuando unas personas que estaban en un supermercado comprando se vieron sorprendidas por una tormenta de balas sobre ellas. Las vidas de esas personas se apagaron en un instante, sin motivo alguno", dijo por su parte el alcalde de la ciudad, Byron Brown, que confesó que de joven trabajó en el centro comercial.

Varios testigos preguntados por cadenas de televisión local hablaban de personas escondiéndose en frigoríficos y de otras que escucharon a gente rogando por su vida.

Esta nueva masacre coincide con la guerra declarada por las autoridades de Nueva York contra las armas de fuego, en reacción al aumento rampante de los tiroteos desde el estallido de la pandemia de covid-19.

El viernes, el presunto autor del tiroteo en una estación de metro de Nueva York el pasado 12 de abril, que no dejó víctimas mortales, identificado como Frank James, se declaró no culpable de todos los cargos.

James compareció en un tribunal federal de Nueva York acusado de cometer un ataque terrorista en un medio de transporte y de disparar un arma de fuego durante una agresión violenta, en la que 10 personas resultaron heridas de bala.

Más noticias de Internacional