Público
Público
pasaporte covid

Más de 200.000 franceses salen a protestar contra el pasaporte covid por quinta semana consecutiva

Las manifestaciones continúan creciendo cada semana y atrae a sectores diversos de la población: familias, apolíticos y por primera vez a cuidadores o bomberos en uniforme. La protesta va más allá del movimiento antivacunas.

Un manifestante vestido como la figura nacional francesa Marianne pronuncia un discurso durante una protesta contra la vacunación obligatoria COVID-19 para ciertos trabajadores, a 14 de agosto de 2021, París (Francia)
Un manifestante vestido como la figura nacional francesa Marianne pronuncia un discurso durante una protesta contra la vacunación obligatoria COVID-19 para ciertos trabajadores, a 14 de agosto de 2021, París (Francia). Sameer Al-Doumy / Europa Press

Ya son cinco semanas consecutivas en las que decenas de miles de franceses han salido a protestar contra la implantación del pasaporte covid como documento acreditativo para entrar a los hospitales, cines, museos, trenes u otros espacios públicos.

"Esto es una especie de dictadura", coincidieron varios de los manifestantes

Más de 210.000 personas se han manifestado en esta ocasión, según datos del Ministerio del Interior. En París, algo menos de 14.000 personas han participado, mientras que en Tolón, en la Costa Azul, se habrían registrado unas 22.000.

La obligatoriedad de presentar un documento que acredite la vacunación para entrar en algunos lugares, así como la adopción de otras medidas de control como la obligatoriedad de la inmunización para ciertos trabajadores, son algunas de las quejas expresadas por los manifestantes.

"Lucho contra esta especie de dictadura en la que se ha convertido Francia, el país de las libertades", denunció en declaraciones a varios medios Carlo Alberto Bursa, un abogado de origen italiano que lideró una de las tres manifestaciones que se han celebrado este sábado en París.

Este código al que alude Bursa —validado por los jueces del Constitucional francés— se genera cuando una persona tiene la pauta de la vacuna completa, un test de antígenos o PCR negativo con 72 horas de validad o un certificación de cura de la covid.

"No podemos ir donde queremos"

Valérie, de 54 años, escogió esta movilización después de haber visto un vídeo por Internet, precisamente de Bursa. La mujer trabaja en un centro sanitario de la zona de París, en la parte de la restauración.

El Gobierno espera convencer a los indecisos para alcanzar la meta de 50 millones de vacunados antes de finales de agosto

"Me he vacunado a la fuerza por miedo a perder mi trabajo, creo que me han envenenado. Lo que me ha hecho venir hasta aquí ha sido que mi jefe me ha hecho firmar un papel que me habilita a controlar el pase sanitario de otros. Yo no soy policía, ni médico", se desahogó ante EFE la manifestante, que se encontraba en la protesta de París. 

Además de la protesta que se inició en la Bolsa de Francia, otras dos se celebraron en diferentes puntos de la capital, una promovida por el minoritario partido de ultraderecha "Los Patriotas" (fundado por Florian Philippot, el exnúmero 2 de Marine Le Pen) y otra por grupos que se identifican como los 'chalecos amarillos'.

La de "Los Patriotas" estuvo plagada de banderas francesas y de críticas contra la política del presidente francés, Emmanuel Macron. La de los "chalecos amarillos" acogió una parte de la extrema izquierda y los antisistema y también condensó eslóganes contra el presidente galo.

Pancartas contra el '5G' y contra la vacunación obligatoria

En la mayoría de protestas, se vieron muchas pancartas en favor de la libertad individual y contra el control sanitario de las autoridades. También se avistaron mensajes contra la tecnología '5G' o contra una eventual vacunación obligatoria contra la covid.

Como en anteriores manifestaciones, la Prefectura de la Policía registró mensajes antisemitas y comunicó esta situación a las autoridades judiciales. Una de las pancartas en cuestión responde al eslogan "¿Quién?", utilizado por grupos considerados complotistas.

La semana pasada, una profesora participante de una protesta en Metz fue denunciada por portar mensajes y declaraciones antisemitas y será juzgada en septiembre por un delito de provocación al odio racial.

Las autoridades también revisaron a la baja la participación en las manifestaciones y la situaron en 204.000 —14.000 de ellos en París—, algo menos que la del sábado precedente (237.000).

Más noticias de Internacional