Público
Público

Aborto legal Argentina encara el debate para consagrar el aborto legal, seguro y gratuito

La Cámara de Diputados vuelve este jueves a debatir la interrupción voluntaria del embarazo dos años después de que la norma fuera derribada en el Senado.

Manifestantes en favor del aborto frente al parlamento argentino.
Manifestantes en favor del aborto frente al parlamento argentino. Ana Delicado

La Cámara de Diputados de Argentina se apresta a tratar la legalización del aborto en un día en el que el Gobierno de Alberto Fernández cumple su primer aniversario en el poder. A esta concurrencia de fechas se suma una tercera: el Día de los Derechos Humanos, que en esta nación adquiere un significado especial porque se aspira a que justo en esta jornada se avance para que las mujeres tengan la garantía, y la ley de su lado, para poder decidir sobre su cuerpo.

"Creemos que el derecho al aborto es un derecho humano, es un derecho a la salud. Nos reconocemos como defensoras de los derechos humanos. Es una deuda de la democracia y ya es hora de que el Congreso legisle al respecto, pues es discriminatorio que en 2020 sigamos sin acceso a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE)", explica en diálogo con Público Agustina Vidales Agüero, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Esta entidad, que reúne a 500 organizaciones sociales de todo el país, se moviliza desde hace 15 años para conseguir la legalización del aborto, y desde 2007 ha presentado hasta en ocho ocasiones su propio proyecto ante el Congreso. Suyo es uno de los tres textos que debatió en la víspera un plenario de cuatro comisiones de la Cámara de Diputados. Los legisladores unificaron las propuestas en un solo proyecto, a partir del que presentó el Poder Ejecutivo, y le otorgaron dictamen de mayoría por 77 votos a favor, 30 negativos y 4 abstenciones para que este jueves sea debatido por el plenario.
El borrador de la normativa establece el derecho de que la persona gestante pueda interrumpir su embarazo hasta la semana 14. La intervención deberá realizarse en los siguientes diez días.

"En los 37 años de democracia que llevamos, más de 3.200 mujeres han muerto por abortos clandestinos e inseguros, y más de 100.000 niñas víctimas de violaciones y abusos sexuales han sido obligadas a parir", señala Vidales Agüero. "Esta ley nos va a cambiar la vida a todas, y es un antecedente importante para toda la región"

Contexto regional

Argentina está lejos de tener la situación de El Salvador, Honduras o Nicaragua, donde el aborto está penalizado en todas las circunstancias, incluso con 30 años de prisión. "Las mujeres han abortado toda la vida y lo seguirán haciendo, por eso el castigo es ineficaz y solo las somete a la clandestinidad y a técnicas riesgosas", sostiene la activista. "Por eso queremos que el Estado se haga cargo de estas prácticas en el sistema público de salud, y que se garantice también en la cobertura privada y en la que depende de los sindicatos".
El faro en América Latina ha sido Uruguay, que al igual que Cuba y Guyana, cuenta desde 2012 con una ley que garantiza la IVE en las primeras doce semanas de gestación. Así ha logrado erradicar las muertes por abortos inseguros.

La Campaña aspiraba a superar la legislación del país vecino para que no se incorporase la objeción de conciencia, pero el texto que se debate este jueves añadió esa posibilidad. Eso sí: la clínica comprometida deberá derivar a la paciente a un centro hospitalario que sí autorice el procedimiento si no dispone de ningún profesional que quiera llevarlo adelante.

En el proyecto también se estipuló que las menores entre 13 y 16 años deberán prestar su consentimiento por escrito y serán asistidas por sus representantes legales si el tratamiento resulta invasivo o se encuentra en riesgo su salud, según establece el Código Civil y Comercial.

Cuenta regresiva

La primera vez que Argentina debatió en el recinto parlamentario la legalización del aborto fue en 2018, cuando por entonces gobernaba Mauricio Macri (2015-2019). Tras un debate de 23 horas, el proyecto fue aprobado en Diputados, pero finalmente el Senado tumbó la medida.

"El principal cambio es que ahora tenemos un Poder Ejecutivo que presentó su propio proyecto. Siendo un país presidencialista, es importante que el Gobierno tome la delantera para que salga una ley así, mientras que hace dos años no teníamos una gestión que empujara el debate", contextualiza Vidales Agüero.

Ninguna ley ha despertado en Argentina la movilización que genera esta iniciativa. La plaza que se halla frente al Congreso, en la ciudad de Buenos Aires, ya se encuentra vallada y dividida en dos para separar a las organizaciones que se manifestarán a favor y en contra del proyecto. Pisan fuerte los llamados sectores "antiderechos", que ahora están más organizados y tienen una actitud más violenta en contra de la ley. "Hemos tenido que hacer denuncias por agresiones físicas y amenazas a compañeras, algo que también sucedió en 2018, solo que ahora empezaron las intimidaciones antes del debate", sostiene la referente de la Campaña.

El apoyo de la Iglesia católica y la influencia creciente de las iglesias evangélicas envalentonan a estos grupos, añade esta argentina. "Por eso exigimos separación efectiva de las iglesias y el Estado, porque el Estado sigue financiando a toda la clase eclesiástica católica", sentencia.

La Cámara de Diputados también debatirá este jueves un plan de protección a la mujer embarazada y a la primera infancia, denominado el Plan de los Mil Días, aunque la atención se la llevará el debate por la legalización del aborto, que comenzará a las 11.00 hora local (15.00 hora española) y podría extenderse por más de 24 horas.

Más noticias de Internacional