Público
Público

Alan García Muere el expresidente peruano Alan García tras dispararse en la cabeza cuando iba a ser detenido por un caso de corrupción

El exmandatario, de 69 años, fue ingresado y  operado de urgencia después de interntar suicidarse cuando la Policía acudió a su casa para arrestarlo por una presunta trama de sobornos vinculados al caso Odebrecht

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6

El expresidente de Perú, Alan García, en una imagen de 2017.- REUTERS

El ex presidente peruano Alan García ha muerto la tarde de este miércoles después de varias horas en estado crítico tras dispararse en la cabeza con un arma de fuego en su domicilio. El exmandatario trató de suicidarse en su casa de Lima cuando llegó la Policía para detenerlo por orden de la Justicia peruana por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht.

Fuentes médicas consultadas por Efe indicaron que el parte médico inicial con el que el expresidente fue ingresado en el hospital recogen un traumatismo por arma de fuego en el lado derecho de la cabeza, que presentaba una orificio de entrada y otro de salida.

Fuentes del partido Aprista y el presidente de Perú Martín Vizcarra confirmaron que el dos veces gobernante peruano murió mientras era operado en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, a donde fue trasladado de urgencia por agentes de la Policía que habían llegado a su casa para detenerlo.

El anuncio de la muerte fue hecha en primer lugar por el secretario personal de García, Ricardo Pinedo, a los medios que esperaban en los exteriores del hospital. Casi de inmediato fue confirmado por el presidente Vizcarra, en su cuenta oficial en Twitter. "Consternado por el fallecimiento del expresidente Alan García. Envío mis condolencias a su familia y seres queridos", señaló Vizcarra.

En medio de una gran confusión, el ex mandatario (1985-1990 y 2006-2011) fue ingresado en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, a donde fue trasladado por la policía que fue a detenerlo a su casa. La ministra de Salud, Zulema Tomas, aseguró hace unas horas que el expresidente se encontraba en una "situación muy grave". En una rueda de prensa, la ministra añadió que García ha sido reanimado tras sufrir tres paros cardiorespiratorios en la sala de operaciones.

Testigos consultados por la televisión peruana indicaron que García entró cubierto por una manta roja. Poco después, el hijo de Alan García ingresó rápidamente en el hospital.

El suceso se produjo cuando agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad acudieran a la casa del político, sobre el que pesa desde finales del año pasado una orden de impedimento de salida del país, para someterlo a una detención provisional por diez días ordenada por el Poder Judicial.

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el gobierno del líder del partido aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del ex presidente y señalados como sus testaferros.

Los tentáculos de la constructora Odebrecht

La madeja del caso Odebrech, una empresa constructora brasileña, se extiende por numerosos países de América Latina y África. Se trata de una investigación conjunta del Departamento de Justicia de EEUU y otros diez países de Sudamérica que implican sobornos sistemáticos a presidentes de Gobierno y altos funcionarios a cambio de adjudicaciones de grandes obras públicas. Sus tentáculos se extienden sobre políticos y funcionarios de 12 países: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, y abarcan casi 20 años de tráfico de influencias.

La situación legal de García se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, revelara que Nava, y su hijo José Antonio Nava, recibieron cuatro millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Hace pocos días, una investigación de IDL-Reporteros sacaba a la luz que los depósitos a Nava se realizaron a través de la Caja 2 de Odebrecht, tal como se denominó al Sector de Operaciones Estructuradas de la compañía, y que se hicieron entre 2006 y 2010. El entonces secretario de García recibió el seudónimo de "Chalán", su hijo el de "Bandido", y ambos fueron confirmados como tales por la constructora brasileña.

De acuerdo con IDL-Reporteros, José Antonio Nava, gerente de una empresa familiar de transportes que trabajó en los proyectos de Odebrecht en Perú, recibió casi medio millón de dólares entre enero y octubre de 2010, en depósitos autorizados por el entonces gerente de Odebrecht en Perú, Jorge Barata.

También fue durante el gobierno de García cuando otro de los grandes proyectos de infraestructura, la carretera Interoceánica sur, adjudicados a Odebrecht en consorcio con otras compañías, fue firmado, después de varias modificaciones, con un costo final que duplicó al proyecto original.

García calificó este martes de "especulación" su vinculación con los presuntos sobornos que recibió su exsecretario por parte de Odebrecht. "Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza, solo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado", aseguró ayer García en su cuenta de Twitter. Apenas 24 horas después ha preferido dispararse en la cabeza cuando iba a ser detenido temporalmente en le marco de la investigación.

El expresidente intentó recientemente eludir la actual investigación al solicitar asilo diplomático en la embajada de Uruguay, pero se lo denegaron, al contrario que en los años 90, cuando consiguió refugiarse en Colombia y luego en París para evitar un juicio por presunto enriquecimiento ilícito.

La pasada semana también se ordenó la detención de otro expresidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), por los presuntos delitos de corrupción de funcionarios y lavado de activos, a raíz de dos obras adjudicadas a la brasileña Odebrecht en el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).