Público
Público

Un amigo de Mandela: "Es hora de dejarle marchar"

Así se ha expresado Andrew Mlangeni, íntimo amigo del expresidente, de 94 años, que ha pasado su segunda noche en el hospital, aquejado de una infección pulmonar. Aunque respira por sus propios medios, sigue estando "gr

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los sudafricanos siguen en vilo este domingo por el delicado estado de salud de Nelson Mandela después de que el antiguo presidente del país, de 94 años, pasara su segunda noche en el hospital por una infección pulmonar.

Mandela, que se convirtió en un símbolo mundial del triunfo sobre la adversidad y en el primer líder negro de Sudáfrica en 1994 tras la derrota del apartheid, fue hospitalizado a primera hora del sábado al empeorar su ya maltrecho estado de salud.

Es su cuarta estancia en el hospital desde diciembre y el gobierno dijo el sábado que su estado era 'grave' aunque respiraba por sus propios medios. 'Madiba, has acudido al hospital demasiados veces. Está claro que no te encuentras bien y cabe la posibilidad de que nunca más vuelvas a estarlo', declaró Andrew Mlangeni, uno de los compañeros de Mandela durante el llamado Proceso de Rivonia, de 1963, iniciado por el Apartheid para eliminar a todos los líderes revolucionarios sudafricanos. 

Mlangeni, que se dirigió a Mandela por su nombre de clan, en señal de afecto, deseó al antiguo dirigente una 'rápida recuperación', pero pidió a los familiares que 'le liberen espiritualmente y pongan su fe en manos de Dios'. 'Una vez que le liberen, el pueblo de Sudáfrica hará lo mismo. Diremos: 'Gracias, Dios. Tú nos has dado a este hombre, y nosotros te lo devolvemos'', hizo saber en comentarios al diario Sunday Times, queeste domingo titulaba con la sombría frase de su amigo: 'Es hora de dejarlo marchar'.

Su salud es causa de preocupación para millones de sudafricanos que veneran a Mandela por sus décadas de lucha contra las normas de la minoría blanca y la celebración en la mayor economía del continente de unas elecciones multirraciales.

Cientos de personas se congregaron para rezar por él en la misa dominical de la iglesia católica de Regina Mundi, en el municipio de Soweto, en Johanesburgo.

'Le deseamos una rápida recuperación, debe ponerse bien', dijo el residente de Soweto Mlugisi Sekhosana. 'Sabemos lo que hizo por nosotros en Sudáfrica. Todo el país, negros y blancos, le deseamos el bien'.