Público
Público

Aquarius Francia busca una "solución europea" a la situación del Aquarius tras la decisión de Panamá de retirarle su bandera

Las ONG responsables del barco de rescate piden a las autoridades francesas que, de forma excepcional y por motivos humanitarios, les permita atracar en el puerto de Marsella.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

Imagen de archivo que muestra al Aquarius a su llegada al puerto de Marsella (Francia). EFE/Guillaume Horcajuelo

El Ejecutivo francés aseguró este lunes que busca una "solución europea" a la situación del barco de rescate Aquarius, que este lunes le pidió que, de forma excepcional y por motivos humanitarios, le permita atracar en el puerto de la ciudad francesa de Marsella. La Autoridad Marítima de Panamá (AMP) anunció este viernes su decisión de retirarle el pabellón alegando que "está desatendiendo los procedimientos jurídicos internacionales en materia de inmigrantes y refugiados auxiliados en las costas del Mar Mediterráneo".

Fuentes gubernamentales citadas por los medios franceses indicaron que la respuesta debe estar basada en el principio del "puerto seguro más cercano", en el que se han basado en otras ocasiones para no autorizar el desembarco en su territorio de ese tipo de buques.

Las ONG SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras (MSF), responsables del Aquarius, pidieron este lunes a las autoridades francesas hacer una excepción porque el barco se encuentra en una "situación crítica".

Las dos ONG afirmaron este lunes en una conferencia de prensa en París que Marsella, donde SOS Méditerranée tiene su sede y hacia donde ya han puesto rumbo con 58 inmigrantes rescatados a bordo, es el único lugar que les ofrece las garantías para poder gestionar la situación.

Ambas organizaciones reclamaron a Panamá dar marcha atrás en su decisión, que de acuerdo con la normativa marítima no puede entrar en vigor mientras el barco todavía está en el mar, por lo que se concretaría en cuanto atraque.

En caso negativo, solicitaron a los gobiernos europeos que alguno le conceda un pabellón nuevo y, si no fuera posible, ampliaron su petición al resto de autoridades marítimas, señalando que no van a abandonar su misión humanitaria.

El presidente de SOS Méditerranée en Francia, Francis Vallat, apuntó que las presiones de las autoridades italianas a Panamá han sido "manifiestas" e incluyeron una "amenaza sobre los puertos europeos, por ejemplo, que todos los puertos italianos se cierren a los barcos de pabellón panameño".

Panamás niega presiones de Italia

Como respuesta, la AMP acusó este lunes al barco de mentirle y esconderle que su verdadera intención era salvar migrantes en el Mediterráneo, y negó cualquier tipo de presión por parte de Italia para retirar la bandera panameña del buque.

"La embarcación, con el debido respeto, faltó a la información. Esa es la principal causa del proceso de cancelación del registro. Ellos jamás comunicaron a la Autoridad Marítima de Panamá que se iban a dedicar a operaciones de salvataje", afirmó a Efe este lunes el director de la Marina Mercante de la AMP, Fernando Solórzano.

Solórzano explicó que el Aquarius fue incluido el pasado 21 de agosto en el registro panameño, el más grande del mundo con más de 8.000 barcos abanderados, como un buque "de propósito especial", que iba a realizar "investigaciones y trabajos geotécnicos".

Sin embargo, la Autoridad Marítima se enteró por medios internacionales y por las autoridades italianas de que el barco "estaba realizando operaciones fuera de los procedimientos jurídicos internacionales".

"Habíamos recibido información de que la embarcación había sido excluida del registro de Gibraltar porque no estaba dedicándose a las operaciones marítimas para las cuales pidieron registro (...) Hicimos las mismas verificaciones y comunicamos a la firma de abogados que representa la embarcación que se iba a dar apertura a un proceso de cancelación", apuntó.

La cancelación del pabellón se hará efectiva "en los próximos días o próximas semanas, depende de la velocidad de los trámites legales" y, una vez se notifique a sus representantes, el buque "tendrá que dirigirse a algún puerto", añadió.