Público
Público

Breivik desafía al tribunal apelando a su ideario ultraderechista

El autor confeso de los atentados de Noruega dice que actuó en defensa propia. Se niega a reconocer a una autoridad que defiende el 'multiculturalismo'

PÚBLICO.ES / EFE

Ha comenzado en Noruega el juicio contra el ultraderechista Anders Behring Breivik , autor confeso de los atentados del pasado 22 de julio en Noruega, en los que murieron 77 personas, en el mayor proceso judicial más importante del país desde la Segunda Guerra Mundial.

El fundamentalista cristiano de 33 ha reconocido la autoría de los hechos, aunque se ha declarado 'no culpable'. 'Reconozco los hechos, pero no la culpabilidad. Actué en defensa propia', ha respondido a la pregunta de la juez después de la lectura de la acusación, que se prolongó durante una hora.

Breivik ha comenzado la vista desafiando al tribunal y poniendo de relevancia su ideario de extrema derecha. A su llegada a la sala, nada más ser despojado de las esposas cerró su puño derecho y extendió el brazo como un saludo que, según él mismo, significa 'la fuerza, el honor y el desafío a los tiranos marxistas de Europa'.

'Reconozco los hechos, pero no la culpabilidad. Actué en defensa propia'

Posteriormente, sus primeras palabras ante la juez principal, Wenche Elizabeth Arntzen, fueron para deslegitimar a la autoridad que le juzga al considerar que 'no reconozco a los tribunales noruegos porque han recibido su mandato de los partidos políticos que apoyan el multiculturalismo'. Asimismo, añadió que Arntzen no está habilitada porque 'es conocido que es amiga' de Hanne Harlem, hermana de la exprimera ministra laborista Gro Harlem Brundtland.

Brundtland era uno de los objetivos de Breivik en la masacre de la isla de Utøya, donde asesinó a 69 personas que asistían al campamento de las Juventudes Laboristas y que la exprimera ministra había visitado horas antes del atentado. El abogado principal de Breivik, Geir Lippestad, aclaró no obstante a preguntas de la jueza que las objeciones de Breivik contra ella no eran una queja formal.

Breivik contestó luego a varias preguntas sobre su nombre, origen y profesión, aunque negó estar sin trabajo y dijo que es 'escritor', profesión que ejerce 'desde el penal de Ila', al oeste de Oslo, donde permanece en prisión preventiva desde hace nueve meses. A continuación, la fiscal Inga Bejer Engh comenzó a leer la acusación contra el ultraderechista noruego, cuyas líneas generales ya fueron difundidas hace un mes.

La Fiscalía difundió un vídeo propagandístico que el extremista colgó en internet horas antes de los atentados. Las imágenes, que no habían sido difundido antes, son un compendio que pretende resumir con un centenar de fotografías y citas un manifiesto de 1.500 páginas en inglés que Breivik difundió en la red, '2083: Una declaración de independencia europea'.

Breivik niega estar sin trabajo y dice que es 'escritor' 

Al final del visionado de la película, Breivik, que hasta entonces se había mostrado impasible, se llevó las manos a la cara tras parecer emocionado por las imágenes. El vídeo, de 12 minutos de duración y que colgó en YouTube y en otro portal, insiste en la idea central del pensamiento de Breivik: que Europa está controlada por los defensores del 'marxismo cultural' y el 'multiculturalismo' y que es necesario defenderse ante la 'amenaza' que supone la 'invasión islámica'.

La Fiscalía lo acusa de terrorismo y de 77 homicidios voluntarios por el doble atentado, primero con un coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo y luego en Utøya, al oeste de la capital, adonde se trasladó justo después en automóvil, disfrazado de policía, y acribilló a 69 personas, la mayoría de ellas adolescentes.

Engh recordó que la Fiscalía pide, de acuerdo con el primer informe mental realizado a Breivik -que lo considera un enfermo mental-, que sea transferido a un centro psiquiátrico, ya que una persona no puede ser condenada a pena de cárcel si no es penalmente responsable de sus actos. Tras difundirse la semana pasada el segundo informe, que aporta una conclusión opuesta, la Fiscalía ya advirtió de que no será hasta la presentación de las conclusiones, en el tramo final del juicio, cuando decida si pide o no cárcel para Breivik, que podría ser condenado a una pena máxima de 21 años ampliable si la sentencia entiende que sigue siendo un peligro para la sociedad. 

'Va a declarar que lamenta no haber llegado más lejos', avisó su abogado

La declaración de Breivik y las de los testigos, además de las observaciones que realicen durante el proceso los dos equipos de psiquiatras que lo han examinado, serán fundamentales para determinar su estado mental. Mientras Engh relataba los hechos y cómo se produjeron las muertes, Breivik escuchaba sin inmutarse y algunos de los familiares de las víctimas presentes en la sala no podían contener las lágrimas.

'Breivik no solo explicará sus actos. Va a declarar que lamenta no haber llegado más lejos', adelantó el abogado defensor de Breivik, Geir Geir Lippestad, quien ha advertido a los noruegos de que se preparen ante lo que será un testimonio 'duro y exigente'. Muchos ciudadanos ya temían que Breivik iba a aprovechar la notoriedad del caso para volver a divulgar durante el juicio su ideario xenófobo.

Más noticias de Internacional