Público
Público

Cerca de medio millar de ciudades en 25 países tomarán las plazas el 15 de mayo

La Nuit Debout y el 15-M llaman a ocupar el espacio público de forma simultánea en todo el mundo este próximo domingo, que coincide con el quinto aniversario del movimiento nacido en la Puerta del Sol.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

Participantes del movimiento Nuit Debout sentados en la Plaza de la República en París, Francia. REUTERS/Jacky Naegelen

PARIS.- La Nuit Debout, el movimiento indignado francés, ha supuesto una bocanada de aire fresco para movimientos sociales de muchos países, que han recibido con expectación el despertar de las plazas francesas. El fin de semana del 7 y 8 de mayo, al llamado de la comisión internacional de ND, dos centenares de activistas de movimientos principalmente europeos, aunque también de Estados Unidos, México o Chile, se reunieron en la capital francesa para coordinar una acción global el 15 de mayo y empezar a diseñar la hoja de ruta a seguir en la movilización global.

Allí se concretó un llamamiento al que de momento se han sumado cerca de medio millar de ciudades de 25 países, entre ellos, España, Grecia, Italia o Alemania, pero también de Estados Unidos, Australia, Chile, Colombia o Filipinas. El lema común, en un guiño al “Somos el 99%” de Occupy Wall Street, es “They have millions, we are billions” (“Ellos tienen millones, nosotros somos miles de millones”); la consigna, salir a la calle, ocupar las plazas y reapropiarse del espacio público.

Por motivos obvios, Francia es el país donde la respuesta a la convocatoria ha sido más abrumadora: más de 200 ciudades se han sumado al llamamiento. En París, la Orquesta Debout, que hace tres semanas congregó a miles de personas en République interpretando la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvořák, dará el pistoletazo de salida a la jornada reivindicativa con un nuevo concierto en esta plaza, epicentro de la contestación parisina. También habrá una ‘flashmob’ y un gran ‘streaming’, que conectará con decenas de plazas de todo el mundo. “Será un éxito si logramos que la gente que participa en las distintas ocupaciones ese día, pueda verse y dialogar entre sí”, explica Reno, de la Comisión internacional de Nuit Debout.

En España, el 15 de mayo, que coincidirá con el quinto aniversario del 15-M, hay previstas acciones en medio centenar de ciudades, donde se organizarán manifestaciones, conciertos, y comidas populares, entre otras iniciativas. El lema a nivel estatal, “La lucha sin fronteras es el único camino”, muestra hasta qué punto España es consciente de la importancia de la dimensión internacional de la movilización.

“No es solo un aniversario, es una jornada internacional de protesta que nos debe llevar a una nueva etapa de luchas coordinadas, porque el cambio de modelo debe ser global”, recuerda la convocatoria lanzada desde el 15-M.

La Nuit Debout, vínculo entre norte y sur de Europa

Aunque en Francia la Nuit Debout está siendo una ola, a diferencia del tsunami que supuso el 15M en España, muchos activistas internacionales lo ven en términos estratégicos, como el vínculo que puede conectar las luchas de los países del sur y el norte de Europa.

“La Nuit Debout ha dado un empujón a la protesta internacional”, considera Emma, del 15M Barcelona, que ha apoyado desde el principio a los indignados galos, aunque reconoce que el movimiento sigue bastante centrado en sí mismo.

En Francia, la piedra angular de la contestación sigue siendo la batalla contra la reforma laboral del gobierno socialista, que saltándose el rechazo de la opinión pública, los sindicatos, el parlamento y de la propia mayoría gubernamental, aprobó el jueves por decreto una ley que abarata el despido, reduce las indemnizaciones y dinamita la jornada de 35 horas semanales.

Para Federico, italiano participante en el movimiento nacido en la plaza de la République, el hecho de que la movilización en Francia se centre en temas de índole estatal y no internacional no tiene por qué ser necesariamente malo.

“Esto es un proceso. La temporalidad en Francia es distinta que en otros países europeos como Italia o España. En los Estados del sur de Europa, los efectos de la crisis se dejaron sentir antes, y esta es la primera vez que los franceses se ven afectados directamente por la crisis internacional y por las políticas dictadas por Bruselas”, opina. “De momento, miran al Estado francés como el enemigo a batir, pero pronto se darán cuenta que la lucha debe ir hacia el terreno internacional porque las directrices obedecidas por el gobierno de Hollande vienen de fuera”, considera.

Precariedad, fronteras y democracia

Pese a que no se trató de un encuentro masivo y no hubo conclusiones cerradas más allá del horizonte del 15 de mayo, el fin de semana pasado sirvió para poner en común las preocupaciones que mueven a los distintos colectivos, en particular, los europeos.

La precariedad, la política de fronteras, y la falta de democracia real fueron los temas recurrentes y transversales, de los que se desprendieron otros, como la pérdida de derechos civiles, el fin de la libertad de movimiento dentro de Europa, la gestión de la crisis de los refugiados o, en materia económica, las políticas de austeridad y el TTIP, el tratado de libre comercio que actualmente negocia la Unión Europea con Estados Unidos. También volvió a evocarse la propuesta de una huelga transnacional que haga converger los tres ejes principales de lucha.

“En Francia, de momento, se están centrando en el corto plazo y en combatir la reforma laboral, lo cual es lógico, pero también es necesario que se abran espacios para empezar a pensar en estrategias a medio y largo plazo”, opinaba Emma.

Los organizadores de este 15-M global creen que si la convocatoria del domingo tiene éxito, supondría un buen punto de partida para relanzar la movilización internacional y europea a partir de otoño, de cara a iniciativas nuevas y otras que ya llevan meses fraguándose.