Público
Público

Afganistán Al menos cinco muertos en un ataque contra un centro de matronas en Afganistán

El atentado aún no ha sido reivindicado por ningún grupo talibán ni por el Estado Islámico. Dos de los fallecidos son los propios atacantes, mientras que los otros tres eran trabajadores del centro.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Las fuerzas de seguridad afganas en el lugar donde se ha producido el ataque. / EFE

Al menos cinco personas han muerto, entre ellas dos atacantes, y otras ocho han resultado heridas este sábado en un asalto de cinco horas a un centro de formación de matronas en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán, según ha informado una fuente oficial.

Un primer atacante hizo detonar los explosivos que portaba sobre las 11.30 hora local (07.00 GMT), para allanar el camino a su compañero, que mantuvo enfrentamientos con las fuerzas de seguridad hasta unas cinco horas después, según ha dicho el portavoz del gobernador provincial, Attahullah Khogiani. Con la muerte del segundo insurgente las autoridades dieron por terminado el asalto.

El ataque ha causado la muerte de dos guardias de seguridad del centro y de un conductor, y ha dejado heridas a otras ocho personas, entre ellas tres miembros de las fuerzas de seguridad y dos trabajadores del sitio de formación de matronas, según Khogiani. Al menos cuatro de ellos resultaron heridos leves y fueron dados de alta después de recibir tratamiento en el hospital.

La fuente ha precisado que, al inicio de la acción, 69 trabajadores y mujeres estudiantes se encontraban en el edificio, pero las fuerzas de seguridad rescataron poco después a 61 de ellas y menos de una decena de ellas quedaron atrapadas hasta el final.

Ningún grupo ha reclamado por el momento la autoría del atentado en la provincia, en la que están activos tanto los talibanes como el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que tiene su bastión en esta región.

Cuarto ataque en un mes

Este es el cuarto ataque de envergadura que sacude la ciudad en lo que va de mes, después de que el 11 de julio las fuerzas de seguridad abatieran a dos atacantes que se atrincheraron durante dos horas en el Departamento de Educación de Jalalabad, un asalto en el que murieron también once empleados de la oficina y otros diez resultaron heridos.

Un día antes, once personas murieron, en su mayoría civiles, y otras cuatro resultaran heridas en un atentado suicida contra un puesto de control de las fuerzas de seguridad.

Jalalabad fue escenario a principios de julio de un atentado suicida que costó la vida a 19 personas y causó heridas a otras 21, en su mayoría miembros de las minorías hindú y sij, coincidiendo con una visita a la ciudad del presidente afgano, Ashraf Gani.