Público
Público

La Comisión Europea pide sacar el cannabis de la lista de drogas peligrosas para facilitar su uso medicinal

La propuesta defiende que los estados miembros con voto en la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas del próximo marzo, entre ellos España, aprueben rebajar el nivel de fiscalización de la marihuana.

Banderas de la Unión Europea ondean cerca de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. REUTERS/Yves Herman
Banderas de la Unión Europea ondean cerca de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

La Comisión Europea ha propuesto que los estados miembros que participen en la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas que se reunirá en Viena en marzo voten a favor de retirar el cannabis de la Lista IV de la Convención sobre Estupefacientes, donde se encuentran las drogas más peligrosas, para favorecer así el uso medicinal y terapéutico de la planta de la marihuana. Sin embargo, en la propuesta se aboga por solicitar un nuevo informe a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para seguir analizando la conveniencia de dejar de considerar fiscalizable el cannabidiol (CBD), componente utilizado en algunos fármacos, o las tinturas y extractos.

La propuesta de la Comisión se dirige expresamente a los trece estados miembros con derecho a voto -entre ellos España- en la 63 Sesión de la Comisión de Estupefacientes, donde se prevé analizar las propuestas del Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia, que el año pasado, en su primer estudio dedicado al cannabis desde su fundación en 1949, propuso retirar esa planta de la Lista IV –reservada a las sustancias más dañinas y bajo un control más estricto, como la heroína- y dejarla únicamente en la Lista I, también bajo fiscalización pero más flexible y accesible a los usos médicos y farmacológicos como el que se hace con la morfina.

Esta propuesta de la Comisión debe ser ahora refrendada por el Consejo de la Unión Europea, que tiene previsto abordar el asunto a partir del lunes para tomar una decisión sobre la postura definitiva de la UE tras haber sido estudiado el planteamiento por el Comité de Representantes Permanentes (Coreper).

Como la UE sólo tiene la condición de observador en la Comisión de Estupefacientes, sin derecho a voto, la Comisión ha hecho una propuesta dirigida a sus trece estados miembros que sí lo disfrutan para que fijen la posición comunitaria en la reunión que se desarrollará en Viena entre el 2 y el 6 de marzo próximos, ya que advierte de que los cambios en las listas de la Convención "tienen repercusiones directas" para todo el ámbito de la Unión.

La Comisión Europea defiende "apoyar solamente algunas de las recomendaciones de la OMS"

En la propuesta, a la que ha tenido acceso Público, la Comisión Europea defiende "apoyar solamente algunas de las recomendaciones de la OMS, que reflejan avances en el conocimiento científico a este respecto y no supondrían cambios importantes en la fiscalización de esas sustancias". Así, considera que la supresión del cannabis y la resina de la Lista IV de la Convención sobre Estupefacientes "sería beneficiosa para el avance del conocimiento colectivo en relación tanto con la utilidad terapéutica del cannabis como con cualquier perjuicio aparejado a él".

La Comisión suscribe de esta forma la recomendación de la OMS que considera que el cannabis debe estar incluido en las listas de estupefacientes a un nivel que garantice un control para evitar los perjuicios ocasionados por su consumo, pero que no impida el acceso a preparados relacionados con esta planta para uso médico ni a la investigación científica, que ya han mostrado "posibilidades de uso terapéutico en los tratamientos de dolor y otras afecciones médicas, como la epilepsia o los espasmos asociados a la esclerosis múltiple".

"Falta de claridad"

Sin embargo, la Comisión Europea sostiene que otras recomendaciones de la OMS relacionadas con el cannabis "se caracterizan por la falta de claridad en lo tocante a sus implicaciones jurídicas y prácticas", por lo que recomienda a sus estados miembros oponerse a ellas o, alternativamente, como opción secundaria, no votarlas y solicitar una ampliación de los análisis de la Organización Mundial de la Salud sobre esos aspectos.

Es el caso de las tinturas y extractos de cannabis sin propiedades psicoactivas, que la OMS ha recomendado suprimir de las listas de fiscalización de estupefacientes tras ensalzar sus aplicaciones terapéuticas prometedoras. Sin embargo, la Comisión Europea entiende que "no hay motivo aparente" que justifique esa recomendación, entre otras razones porque resulta difícil analizar plenamente sus implicaciones en el sistema internacional de fiscalización.

También el del cannabidiol (CBD), principio activo que se encuentra en el cannabis y la resina, pero que, según la OMS, no tiene propiedades psicoactivas ni puede provocar adicción o efectos perjudiciales significativos, además de haber demostrado su eficacia en el tratamiento de ciertas patologías epilépticas que aparecen durante la infancia. Por ello, la Organización Mundial de la Salud propone que los preparados que contengan CBD y no más de un 0,2% de THC (principio psicoactivo) estén exentos de la fiscalización internacional, o sea, que dejen de ser drogas perseguidas. Pero la Comisión tampoco está de acuerdo con esa percepción, ya que considera que "no está justificado" el tratamiento diferenciado del cannabidiol en comparación con otros cannabinoides –la planta tiene en torno a un centenar- "y no es coherente con la estructura actual" de las listas de la Convención de Estupefacientes.

Un paso para la regularización en España

La supresión del cannabis de la Lista IV de la fiscalización de los estupefacientes podría suponer un paso importante para facilitar la regularización del uso medicinal del cannabis en España. El propio Gobierno, en una respuesta a una pregunta por escrito del grupo de Ciudadanos, señalaba en enero del año pasado que había que esperar a la resolución que tomase la Comisión de Estupefacientes respecto a la modificación de la fiscalización del cannabis para tomar las decisiones pertinentes sobre su uso terapéutico en nuestro país.

La resolución de la Comisión de Estupefacientes no llegó finalmente en marzo del año pasado como se preveía en un principio que iba a ocurrir. La falta de consenso que requieren las decisiones de este órgano mundial que vela por la fiscalización internacional de las sustancias consideradas como drogas obligó a aplazar un debate crucial, que en unas semanas se espera se vaya a retomar en Viena en su cita anual. En la reunión de 2019, la que fue la 62 Sesión de la Comisión, la posición de países como Rusia, muy beligerante con cualquier tipo de flexibilización de la regulación en este ámbito, hizo imposible el consenso entre los 53 estados participantes. Su ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, llegó a decir en la primera jornada que medidas como la que proponía la OMS era la "vía directa hacia el infierno de las drogas", aunque no comentó nada de los estragos que causan los altos índices de consumo de alcohol en su país.

La falta de consenso obligó a aplazar un debate crucial

Francisco Azorín, del bufete de abogados especializado Brotsanbert y portavoz del Observatorio Europeo de Cultivo y Consumo de Cannabis, organización que volverá a asistir a la Comisión de Estupefacientes de Viena, tal como hizo el año pasado, cree que la supresión de la Lista IV abriría las puertas a una regularización del uso medicinal de la planta y dejaría ya sin excusas al Gobierno español para seguir eludiendo este debate en nuestro país.

A juicio de Azorín, que el cannabis obtuviese el mismo tratamiento fiscal que la morfina daría mucha seguridad a una industria floreciente en el sector medicinal, sin embargo, la propuesta de la Comisión Europea de no aprobar la modificación del estatus legal del CBD, en contra de la recomendación de la OMS, dejaría en un limbo jurídico preocupante a quienes trabajan con este cannabidiol y a sus usuarios.

La Comisión de Estupefacientes forma parte del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, que es el órgano que se encarga de elegir a sus 53 estados miembros. Periódicamente, la Comisión modifica la lista de las sustancias que figuran en la Convención sobre Estupefacientes y en el Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas, basándose en las recomendaciones de la OMS, que a su vez está asesorada por el Comité de Expertos en Farmacodependencia. El 24 de enero del año pasado, la OMS presentó al secretario general de la ONU seis recomendaciones derivadas del análisis crítico realizado por ese comité sobre el cannabis, que son las que se prevé sean discutidas en la sesión del próximo mes de marzo.

Más noticias de Internacional