Público
Público

El Congreso de EEUU protege el matrimonio homosexual por ley

La Cámara de Representantes blinda a nivel federal la unión entre personas del mismo sexo y lo protege de la discriminación en caso de que el Tribunal Supremo decidiera revocar ese derecho

Desfile del Orgullo en Nueva York (EEUU). Imagen de Archivo.
Desfile del Orgullo en Nueva York (EEUU). Imagen de Archivo. Michael Brochstein / ZUMA Press Wi / DPA / Europa Press

El Congreso de Estados Unidos ha aprobado un proyecto de ley para blindar a nivel federal el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, de esta forma lo protege en caso de que el Tribunal Supremo decidiera revocarlo.

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, lo validó por 258 votos a favor y 169 en contra, después de que el Senado se hubiera pronunciado en la misma línea el pasado 29 de noviembre con 61 votos positivos y 36 negativos.

El presidente estadounidense, Joe Biden, debe ratificar el proyecto de ley para su entrada en vigor. La normativa utiliza el mismo principio aplicado a las bodas interraciales, el Gobierno federal debe reconocer el matrimonio entre dos personas del mismo sexo si su enlace era legal en el estado donde se casaron.

En un acuerdo bipartidista en el Senado, el texto recoge una enmienda que reconoce la libertad religiosa, de forma que no se puede obligar a las instituciones como las iglesias a celebrar estas bodas o perder fiscales por no hacerlo. Este último punto provocó que la ley volviese a su votación definitiva en la Cámara de Representantes, que ya había aprobado en julio la norma con 267 votos a favor y 157 en contra.

Este proyecto de ley, además, revoca la ley de Defensa del Matrimonio aprobada en 1996, que lo define como la unión entre un hombre y una mujer. El matrimonio homosexual es legal en Estados Unidos desde que en junio de 2015 el Tribunal Supremo declarara inconstitucionales las leyes que lo prohibían en algunos estados.

La reciente pérdida de otros derechos obtenidos como el del aborto en EEUU inició la movilización entorno a la defensa del matrimonio homosexual, para evitar que el Supremo actuase de manera similar a la derogación de "Roe contra Wade".

Un gran número de activistas y políticos advirtieron de la posibilidad de que el Supremo devolviese a los estados la potestad de fijar si permiten o no las uniones entre personas del mismo sexo, lo que podría conllevar a su prohibición.

Si bien el proyecto de ley no establece el matrimonio entre personas del mismo sexo como un derecho federal, protege a aquellas parejas casadas en otros estados de sufrir discriminación si un estado lo prohíbe con la revocación de la doctrina por el Supremo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, admitió este jueves que ese derecho fundamental está bajo "amenaza real, directa y urgente", y sostuvo que la aprobación de la normativa que lo protege es "un triunfo glorioso del amor, de la libertad y de la dignidad para todos".

Más noticias de Internacional