Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones en Australia Los conservadores australianos ganan las elecciones, según las proyecciones

La encuesta de Newspoll publicada por 'The Weekend Australian' mostraba que el Partido Laborista, con el 51,5% de la intención de voto, volvería al poder después de seis años de gobierno de la Coalición Liberal-Nacional (48,5%).

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Un votante del partido laborista australiano mira una pantalla con los resultados. Lukas Coch/via REUTERS.

La coalición conservadora Liberal-Nacional, liderada por el primer ministro, Scott Morrison, ganó hoy las elecciones en Australia, según las proyecciones del recuento de lo votos.

Las proyecciones de la Comisión Electoral Australiana otorgan 72 escaños a la coalición frente a los 67 que habría obtenido el Partido Laborista, que era favorito en las encuestas.

El ganador requiere alcanzar 76 de los 151 escaños de la Cámara Baja para lograr una mayoría absoluta y poder formar gobierno. A lo largo de la jornada, los ánimos de los laboristas fue mermando al pasar del optimismo que les daban las encuestas hasta el pesimismo conforme se conocían los cálculos electorales en los diferentes estados.

"En este momento, es muy difícil ver algo distinto a la coalición permaneciendo en el gobierno, pero no sabemos si será un gobierno de mayoría o minoría", indicó el periodista y comentarista de la cadena local ABC, Anthony Green.

Unos 16 millones de australianos estaban llamados a elegir a los 151 diputados de la Cámara Baja entre 1.056 candidatos y 40 de los 70 senadores, que sirven durante un período de seis años en la Cámara Alta, entre 458 aspirantes.

La Comisión Electoral Australiana estableció 90 centros de votación en el extranjero, así como otros 500 dentro del país para recabar en los días previos los sufragios de más de 4 millones de australianos que no pudieron hacerlo hoy.

La encuesta de Newspoll publicada esta mañana por The Weekend Australian muestran que el Partido Laborista, con el 51,5% de la intención de voto, volvería al poder después de seis años de gobierno de la Coalición Liberal-Nacional (48,5%).

Pero el primer ministro australiano, el liberal Scott Morrison, aún confía en ganar y por eso sigue haciendo campaña en circunscripciones clave en los estados de Queensland y Nueva Gales del Sur.

"Pienso que será una larga noche y como siempre dije esta elección será reñida", comentó temprano al canal 7 de la televisión local. Morrison, que aboga por bajar los impuestos e incentivar a las empresas, ocupa el cargo de primer ministro desde agosto pasado tras una revuelta interna en el Partido Liberal, que desde 2013 ha cambiado de mandatario en tres ocasiones por las rencillas.

Promesas electorales

En declaraciones a los periodistas en Melbourne, el laborista Bill Shorten prometió hoy acciones inmediatas contra el cambio climático, así como mejorar el salario mínimo y anular una medida que recortó las pagas extraordinarias a millones de trabajadores.

Dijo que su primera medida será mediar para que se eleven "los salarios para millones de australianos", así como "revertir los recortes a las tasas de penalización".

"Convocaremos al Parlamento lo antes posible para comenzar con las acciones contra el cambio climático", agregó Shorten. Los más de 8.000 centros electorales abrieron a las 08.00 hora local (22.00 GMT del sábado), primero en el este de Australia y después progresivamente, de acuerdo a la diferencia horaria en el oeste del país, y cerrarán del mismo modo a las 18.00 hora local.

Se eligen a 151 diputados de la Cámara Baja entre 1.056 candidatos y 40 de los 70 senadores, que sirven durante un período de seis años en la Cámara Alta, entre 458 aspirantes.

La Comisión Electoral Australiana estableció 90 centros de votación en el extranjero, así como otros 500 dentro del país para recabar en los días previos los sufragios de más de 4 millones de australianos que no pueden hacerlo hoy.

Entre los puntos más remotos de votación están las estaciones Mawson, Davis y Casey, en la Antártida, en donde los australianos sufragaron a principios de la semana, según fotografías divulgadas por la cadena local ABC.