Público
Público

Copa Libertadores Suspendida la final de la Copa Libertadores tras un ataque con piedras al autobús de Boca

Un grupo de hinchas de River rompieron los cristales del vehículo cuando el equipo rival llegaba al estadio. La policía lanzó gases lacrimógenos para dispersarles pero afectaron varios jugadores, que ahora están intoxicados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Integrantes de la policía argentina dirigen a aficionados de River Plate hoy en el partido de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors en el estadio Monumental en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Luna Maximiliano

El ataque al autobús de los jugadores del Boca Juniors ha obligado a aplazar al domingo el partido de vuelta de la Copa Libertadores contra el River Plate, el eterno rival del club argentino. El encuentro debía disputarse este sábado a las 17.00 hora local (21.00 GMT) pero la agresión al vehículo cuando llegaba al estadio de River Plate ha provocado un aplzamiento de dos horas hasta que, finalmente, se ha decidido suspenderlo y que se dispute este domingo a las 17.00 hora local (20.00 hors GTM)

"Un equipo no puede jugar y el otro no quiere ganar en estas condiciones", ha explicado el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez.Domínguez a periodistas.

El autobús del equipo visitante fue atacado por hinchas de River Plate que lanzaron proyectiles y rompieron los cristales.

La policía lanzó entonces gases lacrimógenos que afectaron a los jugadores, según revelaron los directivos del equipo visitante. Desde Boca Juniors alegaron que los jugadores estás lesionados y que no se puede garantizar su seguridad.

Los jugadores de Boca Juniors han alegado que "le tiraron de todo" al autobús cuando ingresaban al estadio Monumental y varios de ellos se quejan de dolor en los ojos producto de gas pimienta. "Nos tiraron de todo", dijo el capitán Pablo Pérez al canal Fox Sports. "Tiraron gas pimienta, piedras, de todo", añadió el directivo Juan Carlos Crespi.

"Fue muy confuso, evidentemente las fuerzas de seguridad fueron desbordadas, había mucha gente. Para protegernos tiraron gases lacrimógenos y los gases ingresaron a los micros", explicó luego el directivo César Martucci.

Además, en las redes sociales circulan imágenes del autobús de Boca Juniors ingresando al estadio con varios vidrios rotos.

El capitán de Boca, trasladado a una clínica

Pablo Pérez, capitán del Boca Juniors, se ha retirado del vestuario para ser trasladado a una clínica tras la agresión que sufrió el autobús del equipo al llegar al estadio Monumental para jugar ante el River Plate el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores.

Al mismo tiempo, los jugadores Carlos Tevez y Agustín Almendra no están en condiciones de disputar la final, según han informado fuentes cercana a Boca. Almendra tiene varios cortes en el cuerpo y Tevez ha vomitado varias veces en el vestuario, como consecuencia del gas pimienta.

El presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, solicitó a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) que no se jugara el partido, aunque ésta se mostró reticente en un principio y, tras dos retrasos de una hora, decidió apalzarlo al día siguiente.