Público
Público

La detención de un niño palestino en Cisjordania: excesos de la ocupación militar

Un reciente incidente en una escuela de Hebrón que fue grabado con vídeo muestra a un grupo de soldados israelíes arrestando a un niño palestino de diez años. La detención a punta de fusil ilustra otra faceta más de los excesos que se derivan de la ocupación militar de Cisjordania.

Un pelotón de soldados israelíes se prepara para salir a patrullar en la frontera entre Israel y Gaza. Foto: Atef Safadi / EFE

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Soldados israelíes armados con fusiles de asalto entraron la semana pasada en una escuela palestina de la ciudad de Hebrón, al sur de la Cisjordania ocupada, amenazaron a los maestros con romperles los brazos y se llevaron a un niño de diez años al que liberaron unas horas después, un incidente que ilustra el tenor de la ocupación militar y las repercusiones que tiene sobre la población infantil.

Un informe publicado por la ONG israelí B’Tselem indica que a finales de febrero de 2019, las prisiones israelíes albergaban a 205 menores palestinos en calidad de “detenidos por la seguridad” y “prisioneros”. Otros cuatro niños estaban ingresados en las dependencias del Servicio de Prisiones por haber entrado en Israel ilegalmente. Además, un pequeño número de menores palestinos se hallaban en las cárceles israelíes por cortos periodos de tiempo.

El niño de diez años de Hebrón fue arrestado a pesar de que las leyes civiles y militares de Israel dicen que la responsabilidad penal no empieza hasta los doce años. No es la primera vez que los soldados se exceden a sus atribuciones. De hecho, está documentada la detención de niños todavía menores en numerosos lugares de Cisjordania, especialmente en Hebrón.

El incidente de la semana pasada tuvo lugar en la escuela Hach Ziyad Yaber en una ciudad donde están desplegados permanentemente cientos de soldados que protegen la zona en la que viven más de 500 colonos judíos, aunque las redadas del ejército son comunes en otras partes de Hebrón.

Mientras la población judía de Hebrón está sujeta a las leyes civiles israelíes, la población palestina, incluso la que aún vive cerca de los colonos, está sujeta a las leyes militares aprobadas por el ejército. De manera que un judío no puede ser molestado por el ejército de ninguna manera, incluso aunque esté cometiendo un delito flagrante, mientras que los palestinos pueden ser arrestados por los soldados incluso arbitrariamente, como de hecho ocurre a menudo.

Un informe publicado la semana pasada por la agencia de noticias palestina Maan, que incluía un vídeo del suceso, daba cuenta de que los soldados irrumpieron en la escuela, sacaron al niño fuera del aula y se lo llevaron. En el vídeo se ve a un soldado agarrando al niño mientras varios adultos, incluido el director de la escuela, intentan evitarlo.

Otro soldado aparece empujando al subdirector de la escuela mientras un maestro intenta explicar a los militares que se trata de un aula de niños pequeños que estudian cuarto curso de primaria. Un soldado responde: “Han tirado piedras. No me importa qué edad tienen”, y añade que tiene que llevárselo a la comisaría de Hebrón.

Cuando el vicedirector de la escuela pregunta en árabe a los soldados qué está ocurriendo, el oficial israelí le replica: “No me importa nada tu árabe”. Lo más habitual es que los palestinos de Hebrón no hablen hebreo y que la mayoría de los soldados destinados en la ciudad tampoco hablen árabe.

A continuación el video muestra que el oficial israelí habla a través de la radio pidiendo que envíen refuerzos a la escuela. “Hay maestros que me están asaltando”, dice mientras otro soldado amenaza con romper el brazo a varios maestros.

Un maestro pide hablar con un oficial de mayor rango, pero el oficial que manda la escuadra le responde que puede hablar con quien le dé la gana puesto que eso no le importa en absoluto. Al cabo de un rato llegan más soldados que ocupan la escuela con sus fusiles de asalto y se llevan al niño de diez años y al menos a uno de los adultos. La agencia Maan dijo que el niño fue liberado más tarde tras la intervención de la Autoridad Palestina.

Según la abogada israelí de derechos humanos Gaby Lasky, que habitualmente defiende a palestinos de los territorios ocupados a los que se les acusa ante los tribunales militares israelíes, los soldados carecían de autoridad para arrestar al menor, ya que los menores de 12 años no pueden ser arrestados.

“Cada soldado, y por supuesto cada oficial, debería saber que no tiene autoridad legal para arrestar o imputar en los tribunales a un niño de esa edad”, explicó Lasky, quien presentará una queja a las autoridades militares competentes. Según la abogada, incluso entrar en una escuela con armas, sin un mandato judicial y sin coordinarlo con la dirección de la escuela, es algo que debería estar prohibido.

Por su parte, un portavoz del ejército dijo que un grupo de alumnos había estado arrojando piedras contra vehículos israelíes en el asentamiento judío del centro de Hebrón. Fue entonces cuando los soldados se dirigieron a la escuela y “entablaron una conversación con los alumnos, pero no hubo arrestos”, añadió el portavoz militar.

Más noticias de Internacional