Público
Público

La división entre los socialistas europeos hace tambalear la 'ley mordaza' de las corporaciones 

El Europarlamento decide hoy si la Directiva de Secretos Comerciales que endurecerá los castigos a los filtradores será sometida a votación este jueves. El PSOE da un giro y pide ahora retrasarla para que proteja a los "whistleblowers", mientras una campaña respaldada por un centenar de organizaciones ya ha reunido 128.000 firmas contra la iniciativa 

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Imagen de la Eurocámara en pleno.

@Alopezdemiguel

MADRID.- Golpe de timón de la delegación del PSOE en el Europarlamento, respaldado por otros partidos que integran la familia del grupo de los Socialdemócratas (S&D).

Parte de los socialistas europeos pedirán durante la mañana de este miércoles en Estrasburgo una aplazamiento de la votación que estaba programada para el jueves, en la que hasta hace unas horas parecía claro que el pleno de la Eurocámara iba a pronunciarse a favor de la Directiva de Secretos Comerciales; una suerte de ley mordaza europea que endurecerá las penas por revelar informaciones que cuadren con una amplia e imprecisa definición del concepto "secretos comerciales".

Fuentes de la delegación justifican la petición en que quieren garantizar la protección de los 'whistleblowers' 

Fuentes de la delegación explican a Público que han decidido pedir un aplazamiento para asegurar la protección de los whistlelblowers, que no consideran asegurada en el texto actual, aunque no pueden precisar cuántos integrantes del S&D respaldarán esta línea de actuación.

No es la primera vez que el grupo socialdemócrata presiona para aplazar una votación de calado al no haber logrado consensuar una postura, como ocurrió en julio de 2015 con el informe de posición sobre el polémico tratado de libre comercio que Washington y Bruselas negocian con sigilo, el TTIP. Como sucedió entonces, el foco mediático ha dado un bandazo hasta situarse sobre esta directiva, en este caso impulsado por el escándalo de los papeles de Panamá. Y con las nuevas elecciones divisándose en el horizonte, el PSOE no puede permitirse dar pasos en falso.

No obstante, las mismas fuentes relatan a este diario que el Partido Socialista sí está de acuerdo con el resto de ideas contenidas en el texto, al las que se oponen frontalmente el grupo de Los Verdes y parte del grupo de la Izquierda Unitaria Europea. A favor se posicionan el Partido Popular Europeo y los liberales, como también ocurrió con el acuerdo transatlántico.

"Los argumentos de estos partidos son los de siempre", relata a Público Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV, dentro del grupo de Los Verdes. "Dicen que hay un ámbito de la actividad económica que debe ser preservada, y que si no lo es generará un efecto económico negativo", critica. 

Urtasun: "Creemos que da una protección excesiva a las empresas. Y la cantidad de información que pueden fijar como secreta es muy amplia"

A diferencia del S&D, su grupo se ha posicionado contra la directiva desde el principio, entre otras cosas porque "preocupa la cuestión de los informantes", a los que según el diputado de ICV "no se protege". "Creemos que da una protección excesiva a las empresas. La cantidad de información que puedes fijar como secreta es muy amplia, y aún así sólo está marcando unos mínimos que pueden aumentarse a nivel europeo", critica Urtasun. 

El europarlamentario lamenta también que la Directiva relativa a la protección del saber hacer y la información empresarial no divulgados (secretos comerciales) contra su obtención, utilización y divulgación ilícitas -nombre técnico- permita dificultar el "acceso público" a la información de las corporaciones, y recuerda que beneficiará a todas las empresas que operen en suelo europeo, no sólo a las originarias de los 28.

De mantenerse la agenda fijada por la Eurocámara, aún en vigor, los diferentes grupos abordarán el debate sobre el texto a última hora de la tarde de este miércoles -figura como penúltimo punto en el orden del día-, para después someterlo a votación durante la mañana del jueves. 

Fuentes parlamentarias explican que han sido interpuestas tres enmiendas. En caso de que estas no prosperen, y de que el texto sea ratificado íntegramente, se convertirá en normativa, y servirá como marco para que los estados miembros desarrollen sus propias legislaciones en la materia. 

El caso de la 'gemela'  estadounidense 

"Y todo esto viene en medio de las negociaciones del TTIP", señala el diputado de ICV.
Como recuerda Urtasun, paralelamente al desarrollo de la normativa europea EEUU está tramitando una directiva federal muy similar, que ya fue aprobada por el Senado a principios de este mes y que hoy se dispone a pasar por el Congreso.

"Parece que están preparándose para negociar en bloque sobre secretos comerciales. Si ambos bloques están aprobando legislaciones en este sentido nos preocupa", alerta el eurodiputado de Los Verdes, que no descarta que el TTIP pueda servir como marco para seguir legislando en este sentido. 

Grupos como el Observatorio Corporativo Europeo (CEO), Attac o Xnet también han advertido de los posibles vínculos entre esta normativa y el TTIP. Al mismo tiempo, la iniciativa presentada por un centenar de estas organizaciones ha logrado reunir 128.000 firmas contra la directiva, que tomará cuerpo este jueves si la presión de Los Verdes, parte del GUE y los socialdemócratas no permite ganar algo más de tiempo.