Público
Público

EEUU asegura que no se precipitará a entrar en guerra en Siria

Putin critica desde Londres que se arme a los rebeldes que "comen órganos humanos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Casa Blanca ha asegurado este sábado que el anuncio de este jueves de que Estados Unidos proporcionará ayuda militar a los rebeldes sirios no significa que el país vaya a 'precipitarse' a entrar en guerra en Siria, como muchos estadounidenses consideran que ocurrió en el caso de Irak, en 2003. 'Ya nos precipitamos al entrar en guerra en esta región en el pasado, no vamos a hacerlo esta vez', garantizó el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough, en declaraciones a la cadena de televisión CBS.

'Tenemos que medir con mucha precisión qué va en nuestro interés, qué resultado es mejor para nosotros, y el precio que estamos dispuestos a pagar para llegar a ese punto', agregó el asesor jefe del presidente estadounidense, Barack Obama. Estados Unidos ha hecho 'grandes esfuerzos' para 'entender quién conforma la oposición' armada al régimen del presidente sirio, Bashar Al Asad, aseguró McDonough. El jueves pasado la Casa Blanca anunció que ha certificado que el régimen de Al Asad ha empleado en varias ocasiones armas químicas en la batalla, por lo que Obama ha tomado la decisión de proporcionar por primera vez ayuda militar a los rebeldes, sin especificar los detalles.

Varios legisladores republicanos han criticado al Gobierno de Obama por considerar que ha esperado demasiado a actuar militarmente y ahora 'toda la región está a punto de estallar', en palabras del senador republicano Lindsey Graham, que intervino en el programa matutino de la cadena NBC. El senador republicano Marco Rubio fue más allá al señalar que Obama 'ha fracasado' en su respuesta a Siria y que, si él fuera presidente, Estados Unidos 'nunca habría llegado a este punto'.

Las opciones militares que está sopesando ahora la Casa Blanca 'estaban ahí para nosotros hace un año y medio, antes de que las cosas se volvieran tan caóticas', dijo Rubio a la cadena ABC. 'El hecho de que esta Casa Blanca y a este presidente hayan tardado tanto en llegar a una política clara y concisa respecto a Siria nos ha dejado con el peor escenario posible ahora', añadió.

En tanto, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha expresado sus reservas sobre la decisión de Estados Unidos de armar a las milicias insurgentes sirias, de cuyos integrantes ha dicho que 'comen órganos humanos'. 'No me negarán que no es necesario apoyar a gente que no sólo mata a sus enemigos, sino que les abre en canal y se come sus intestinos delante de gente, delante de las cámaras. ¿Es a esta gente a la que queréis apoyar? ¿Es a ellos a los que queréis dar armas?', ha afirmado Putin en rueda de prensa desde Londres, donde se ha reunido con el primer ministro David Cameron.

'Entonces esto tiene poco que ver con los valores humanitarios que se han estado predicando en Europa durante cientos de años', ha argumentado el mandatario ruso. Putin se refiere a un vídeo difundido por Internet en el que aparece un miliciano insurgente comiéndose lo que parece el corazón de un militar. En cualquier caso, Putin ha responsabilizado tanto al Gobierno sirio como a los insurgentes del derramamiento de sangre y ha defendido como objetivo 'crear las condiciones' para que se pueda resolver el contencioso. En ese sentido, ha expresado su optimismo sobre los frutos sobre Siria que podría dar la cumbre del G-8 que se celebra entre lunes y martes en Irlanda del Norte.

Sin embargo, Cameron ha reconocido que hay grandes diferencias sobre cómo lograr una solución para el contencioso. 'Hay diferencias muy importantes entre el análisis que hacemos de lo que ha ocurrido en Siria y quién es el responsable, pero coincidimos en que se trata de una catástrofe humanitaria', ha indicado el dirigente británico, que considera que estas diferencias no son insalvables. 'Lo que saco de nuestra entrevista de hoy es que podemos superar estas diferencias si reconocemos que compartimos cuestiones fundamentales como el fin del conflicto, impedir que Siria se resquebraje, que el pueblo sirio decida quién les gobierna y llevar la lucha contra los extremistas y derrotarlos', ha añadido.