Público
Público

EEUU reconoce que restos de víctimas del 11-S terminaron en un vertedero

El Departamento de Defensa norteamericano ha aclarado que no podían ser identificados

EUROPA PRESS

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha recogido en un informe que restos parciales y no identificados de víctimas del 11-S fueron incinerados y arrojados posteriormente a un vertedero de Virginia, lugar donde también terminaron restos de militares no reclamados.

En concreto, en el caso del 11-S, los restos procedieron del ataque contra el Pentágono y del avión que se estrelló en Pensilvania. Las autoridades los trasladaron a la morgue de la base de la Fuerza Área de Denver, donde "varios pedazos de restos" fueron incinerados y, posteriormente, el "material residual" terminó en un vertedero.

La investigación realizada por el Pentágono y que ha tenido al general retirado John P. Abizaid como principal responsable no ha permitido aclarar cuántos restos fueron tratados de esta forma.

El Departamento de Defensa norteamericano ha aclarado que no podían ser identificados mediante una prueba de ADN, aparentemente por ser demasiado pequeños o estar demasiado carbonizados, según ha informado The Washington Post.

La Fuerza Aérea ya había admitido que arrojó restos parciales de 274 militares fallecidos en Irak y Afganistán a un basurero de Virginia entre 2003 y 2008, fecha en la que se puso fin a esta práctica y se comenzó a arrojar al mar las cenizas.

Más noticias de Internacional