Público
Público

EEUU sanciona a un estrecho colaborador de Putin y a otros cuarto exfuncionarios y espías

Las penalizaciones incluyen la prohibición de visados para viajar a Estados Unidos y el bloqueo de los activos que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense.

El presidente Barack Obama y su homólogo ruso, Vladimir Putin, después de la reunión de la ONU el pasado mes de septiembre, en Nueva York. REUTERS/Kevin Lamarque

EFE

WASHINGTON.— El Gobierno de Estados Unidos sanciona a cinco rusos, entre ellos un estrecho colaborador del presidente de Rusia, Vladímir Putin, en virtud de la llamada "ley Magnitsky", que en sus cuatro años de vigencia ha castigado las violaciones de derechos humanos cometidas por individuos de ese país.

El sancionado más destacado es Aleksander I. Bastrykin, titular del Comité de Investigaciones de Rusia, precisó el Departamento del Tesoro de EEUU. Bastrykin, que ejerció en el pasado como primer vicefiscal general de Rusia, dirige un organismo que opera como un agencia anticorrupción en Rusia y solo rinde cuentas ante Putin.

También están afectados Andrei Lugovoi y Dimitri Kovtun, dos antiguos espías rusos identificados por las autoridades británicas como los autores del envenenamiento del ex agente secreto de su país Alexander Litvinenko, perpetrado en Londres en 2006.

Una ley para defender las libertades y los derechos humanos

Promulgada a finales de 2012, la ley Magnitsky permite sancionar a los responsables de graves violaciones a los derechos humanos cometidas contra quienes intentan sacar a la luz actividades ilegales de funcionarios rusos o defender las libertades y los derechos humanos en ese país. Las sanciones incluyen la prohibición de visados para viajar a Estados Unidos y el bloqueo de los activos que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense.

La ley lleva el nombre del abogado ruso Sergei Magnitsky, quien murió, tras ser detenido, en una prisión de Moscú en 2009 después de investigar un supuesto gran fraude fiscal perpetrado por el Gobierno ruso.

Los otros dos rusos afectados por las sanciones son los exfuncionarios Stanislav Gordievsky y Gennady Plaksin, que Estados Unidos considera que estuvieron implicados en el encubrimiento de la muerte de Magnitsky.

Después de las sanciones de Obama

La medida se anunció después de que el Gobierno de Barack Obama decretara el pasado 29 de diciembre sanciones diplomáticas y económicas contra Rusia por los ciberataques cometidos durante las pasadas elecciones presidenciales de EEUU, de los que las agencias de inteligencia estadounidenses culpan al Kremlin. Estados Unidos ordenó entonces sanciones económicas contra organismos de espionaje, individuos y empresas de seguridad informática rusos, además de la expulsión de 35 diplomáticos de ese país.

Putin, por su parte, optó por no responder a las represalias, a la espera de que el presidente electo de EEUU, el republicano Donald Trump, jure el cargo el próximo 20 de enero. Trump, que ha sugerido que su Gobierno podría iniciar un acercamiento a Rusia, se ha mostrado muy escéptico con las conclusiones del informe de los servicios de espionaje estadounidenses sobre los ataques cibernéticos rusos.

Las agencias de inteligencia de EEUU aseguran en un informe hecho público el pasado viernes que Putin ordenó influir en las elecciones estadounidenses mediante ciberataques porque sentía una "clara" preferencia Trump, elegido frente a la demócrata Hillary Clinton.