Público
Público

EEUU y la OTAN rechazan la demanda de Moscú de frenar la extensión de la Alianza y el Kremlin pide tiempo para contestar

"Mantendremos el principio de puerta abierta", ha dicho el secretario de EEUU, Antony Blinken, que ha anunciado que han enviado por escrito a Rusia las respuestas a las propuestas de Moscú para modificar el panorama de seguridad europea. El Kremlin, por su parte, ha pedido tiempo: "Los socios estudiaron nuestras propuestas durante mes y medio".

El Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante una reunión el pasado 16 de junio de 2021.
El Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante una reunión el pasado 16 de junio de 2021. Europa Press

La crisis por la hipotética invasión de Ucrania entra en una nueva fase. Estados Unidos y la OTAN han enviado por escrito este miércoles a Rusia las respuestas a las propuestas de Vladímir Putin para modificar el panorama de seguridad europea, que incluían la demanda de que la Alianza Atlántica no siga aceptando nuevos países como miembros.

El secretario de Estados Unidos, Antony Blinken, ha anunciado este paso y ha avisado de que demandas de Moscú como que se excluya a Ucrania de la OTAN no son aceptables. "Mantendremos el principio de puerta abierta", ha dicho.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reconoció que se afronta "un momento clave para la seguridad en Europa" y que la OTAN había transmitido sus respuestas por escrito al Kremlin en paralelo a EEUU. Como Blinken, sostuvo la negativa a firmar un acuerdo que limite la expansión y actividad de la Alianza Atlántica. 

EEUU se comprometió a mandar este documento a Rusia a lo largo de esta semana en la reunión del pasado viernes. Moscú exigió que se frenara la expansión de la Alianza —en particular a Ucrania y Georgia—, el cese de toda cooperación militar con las antiguas repúblicas soviéticas y la retirada de las tropas y armamentos de la OTAN a las posiciones que ocupaban antes de 1997.

Rusia estudiará las respuestas: "Los socios estudiaron nuestras propuestas durante mes y medio"

El rechazo a las demandas de Putin abre una nueva etapa y muchas más incógnitas. De momento, el Kremlin solo ha pedido tiempo para analizar las misivas. "Las leeremos, las estudiaremos. Los socios estudiaron nuestras propuestas durante casi un mes y medio", dijo el viceministro de Exteriores, Alexandr Grushkó, a la agencia Interfax al ser preguntado sobre cuándo Moscú piensa responder a EEUU y a la OTAN con su análisis sobre el contenido de los escritos, según recoge Efe.

Sin embargo, horas antes de recibir las respuestas de Washington y de la Alianza Atlántica por escrito, el titular de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, señaló que Rusia espera una respuesta "constructiva" a sus exigencias. "Si no hay una respuesta constructiva, y Occidente continúa su 'curso agresivo', tal y como dijo el presidente (Vladímir Putin) tomaremos las respectivas medidas de respuesta", advirtió.

Más allá de la importancia del portazo a Moscú, Blinken valoró que ahora le toca a Rusia decidir si quiere seguir por el camino de la confrontación o la diplomacia. "Nosotros preferimos la diplomacia y estamos preparados para avanzar donde hay posibilidades de comunicación", señaló el portavoz estadounidense en la rueda de prensa en el Departamento de Estado.

Blinken, pese al portazo, dice que ve posibilidad de negociar con Rusia en el control de armas, transparencia y estabilidad 

De hecho, Blinken dijo que, aunque no hará público el contenido de la carta —entregada por el embajador John Sullivan—, se "establece un serio camino diplomático". Las áreas en las que EEUU ve potencial para progresar en la negociación con Rusia tienen que ver con materia de control de armas, transparencia y estabilidad.

La respuesta de la OTAN también ofrece ciertas áreas para la negociación, sobre todo como control mutuo de armas, la transparencia sobre maniobras militares y establecer un tipo de "teléfono rojo" para casos de emergencias. 

Pese a esto —que en cierta manera ha dado un paso hacia la diplomacia que no se había escuchado por parte de EEUU en los últimos días—, ni Blinken ni la Alianza dejaron atrás las serias advertencias a Moscú y recordaron que están "preparados" para imponer las graves sanciones —se plantean incluso sanciones contra Putin directamente—. Asimismo, hasta 8.500 soldados de EEUU están en alerta y la OTAN ha aumentado su despliegue en el Mar Negro.


Más noticias de Internacional