Público
Público

Elecciones en Babiera Un nuevo problema para Merkel: las elecciones en Baviera y el descalabro de sus socios conservadores

Las encuestas señalan que la Unión Social Cristiana perderá el domingo su mayoría absoluta y obtendrá el peor resultado electoral desde 1950. Todo apunta a que los grandes vencedores del día serán los Verdes y la extrema derecha.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

La canciller alemana, Angela Merkel.- REUTERS

Corren tiempos extraños en Baviera, el rico y conservador Estado federado del sur de Alemania.

El Bayern de Múnich, ganador de las últimas seis Bundesligas, va sexto en la clasificación y la CSU (Unión Social Cristiana), el partido que ha gobernado la región desde el fin de la Segunda Guerra Mundial -casi siempre con mayorías absolutas- está a punto de sufrir una debacle electoral.

"Las elecciones regionales siempre arrojan luz sobre la situación de Gobierno federal”, explica a Público Joachim Trebbe, politólogo de la Universidad Libre de Berlín. Pero estas elecciones en Baviera, añade, son “especialmente importantes” por dos motivos: “El primero es que la CSU ha causado muchos alborotos en Berlín y podría recibir ahora su factura. El segundo tiene que ver con el hecho de que Baviera siempre ha sido el Estado federal más conservador y de derechas. Aquí se podrá ver realmente cómo de grande es la pérdida de votos en los partidos conservadores a favor del AfD [el partido ultraderechista Alternativa para Alemania]”.

A nivel federal, la CSU es la aliada de la Unión Democristana (CDU) de la canciller Angela Merkel. El líder del partido bávaro, Horst Seehofer, es el ministro del Interior y en el Bundestag forman un único grupo parlamentario.

La última encuesta da a la CSU el 34% de los votos, 13 puntos menos

Los conservadores de Baviera consideran que son las políticas de Merkel, sobre todo la apertura temporal de fronteras a refugiados en 2015, las responsables de la pérdida de apoyos de su partido. De ahí que hayan tratado de reforzar su vertiente más ultraconservadora aprobando medidas como la imposición de crucifijos en todos los edificios de la administración regional o extremando su discurso en contra de la inmigración y del islam.

Aunque los refugiados no son los únicos migrantes que están utilizando en la CSU como cabezas de turco. Un expresidente de Baviera culpó el miércoles pasado a los alemanes llegados en los últimos años como razón de la debacle de la CSU. “Más de un millón de personas han venido desde todas partes de Alemania durante los últimos diez años”, aseguró Edmund Stoiber. “Sin embargo, gran prosperidad económica también puede provocar otras reacciones”, añadió Stoiber.

CSU: más conflictos que soluciones

Muchos ven hoy en día a la CSU como un partido que, lejos de ofrecer soluciones, solo provoca conflictos. Además, los rifirrafes internos entre el todavía líder Seehofer y su sucesor en Baviera y candidato Markus Söder tampoco ayudan a seducir a los votantes. “El cambio personal entre Seehofer y Söder no se ha gestionado correctamente”, sostiene Trebbe. “La CSU se ha creado un perfil muy duro en Berlín, así se ha creado la imagen de ser un generador de problemas y de la mala situación del Gobierno federal”.

La última encuesta da a los conservadores el 34% de los votos, lo que supone una caída de 13 puntos respecto a los resultados de las últimas elecciones.

Los (posibles) vencedores

En el otro lado de la balanza se encuentran los Verdes y la extrema derecha de la AfD, los dos partidos que han capitalizado el descontento con la CSU.

“Políticamente será más interesante ver la cantidad de votos que pierde la CSU en favor de la AfD. Aquí se verá cómo gestionan el surgimiento de una nueva fuerza a su derecha”, opina el politólogo. “Mientras, los Verdes sacan beneficio de su papel de oposición en Berlín. Además, sobre todo en las ciudades, están poniendo bajo presión a la CSU con temas modernos desde la izquierda, como el medio ambiente, la diversidad y la libertad”.

Los sondeos dan a los ultraderechistas un apoyo del 10%. Nunca antes había surgido en Baviera un partido capaz de crecer a la derecha de los conservadores. El fenómeno de la AfD sigue sacudiendo el escenario político alemán.

Sin embargo, son los Verdes, el partido ecologista de corte liberal, el que mejor parece que va a aprovechar el descalabro de la CSU para colocarse en segundo puesto, según los sondeos. Con el 19%, aumentarían en más de diez puntos porcentuales sus resultados de hace cinco años.

Los Verdes, nueva fuerza del centro-izquierda

Este dato también confirma otra tendencia que se puede extrapolar a nivel estatal: el sobrepaso de los Verdes a un partido socialdemócrata (SPD), que continúa en caída libre, para colocarse como nueva fuerza principal del centro-izquierda.

Si los pronósticos se confirman, no será fácil acordar un nuevo Gobierno en Baviera. La CSU ha descartado una coalición con la AfD, así que la aritmética dejaría como única opción viable un acuerdo entre la CSU y los Verdes. No parece probable, pero verdes y conservadores ya gobiernan en coalición en otro próspero Estado federado, el de Baden-Württemberg.

De lo que no hay duda es de que el resultado de las elecciones bávaras tendrá consecuencias directas en el Gobierno federal. La unidad del conservadurismo alemán y, por extensión, del Ejecutivo más poderoso de la Unión Europea podría volver a correr peligro de fragmentación, apenas ocho meses después de su formación.