Público
Público
Únete a nosotros

La Eurocámara suspende a los candidatos de Hungría y Rumanía para la nueva Comisión Europea

La comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo estima que la rumana Rovana Plumb y el húngaro László Trócsányi tienen conflictos de interés que los inhabilitan para integrar el Ejecutivo comunitario.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta electa de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, en la presentación de los miembros del nuevo Ejecutivo comunitario, en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

La socialista Rovana Plumb y el conservador László Trócsányi no son aptos para formar parte del nuevo Ejecutivo de Bruselas. Es la conclusión a la que ha llegado esta mañana la comisión de Asuntos Jurídicos de Bruselas, que considera que ambos tienen conflictos de interés incompatibles con las funciones que habrían ejercido a partir del 1 de noviembre de haber pasado el examen del Parlamento.

La pelota ahora está en el tejado de la nueva presidenta electa de la nueva Comisión Europea. Ursula von der Leyen deberá decidir qué hace: lo más lógico sería que pidiera dos nuevos nombres a los Gobiernos de Hungría y Rumanía, pero en teoría los candidatos no están totalmente descartados hasta que Von der Leyen lo decida.

Es la primera vez que un candidato a la Comisión es considerado no apto para asumir sus funciones por un conflicto de interés ya que este proceso de revisión es una novedad de esta legislatura (solo la búlgara Mariya Gabriel, que fue nombrada comisaria en 2017, a medio mandato, había pasado este proceso). Así que nadie sabe con certeza cuál será el próximo paso de Von der Leyen.

“Esperamos nominaciones diferentes, pero como es la primera vez que esto pasa, tenemos que estar atentos”, ha afirmado la co-portavoz de la Izquierda Unitaria en la Eurocámara, Manon Aubry, a la salida de la reunión de la comisión de Asuntos Jurídicos.

Las razones concretas para considerar que ambos candidatos tenían conflictos de interés no han transcendido ya que la deliberación ha tenido lugar a puerta cerrada y la comisión parlamentaria aún no ha comunicado su decisión de manera oficial.

En cualquier caso, la sombra de la duda ya pesaba desde hace unos días sobre ambos candidatos. La socialista rumana estuvo implicada en un caso de corrupción en 2017, que incluye la presunta venta irregular de una isla en el Danubio. Además, según Politico, Plumb omitió en su declaración de bienes un préstamo de un millón de euros.

El conservador Trócsányi era copropietario de un bufete de asesoramiento legal. Según algunas informaciones, habría favorecido los intereses de esta empresa desde su anterior cargo como ministro de Justicia. Además, que Hungría, con un proceso abierto por violación del Estado de Derecho, envíe a un exministro de Justicia como candidato ha sido considerado por algunos eurodiputados como una provocación.

Borrell no tendrá que vender sus acciones

Por su parte, el candidato español a la vicepresidencia de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, no tendrá que vender sus acciones en Bayer, Iberdrola y BBVA, a pesar de que la presidencia de la comisión que evalúa los conflictos de interés se lo había pedido en un principio. Otros, como el irlandés Johannes Hahn y la portuguesa Elisa Ferreira, sí han tenido que comprometerse a vender sus acciones en empresas para poder recibir el visto bueno de la comisión parlamentaria.

A este respecto, Manon Aubry ha denunciado que se le ha dado más manga ancha a los candidatos de los países más grandes y que los candidatos de los países más pequeños y del Este han tenido que dar más explicaciones. “Cuando las declaraciones sean públicas, mirad los comisarios que tienen acciones en grandes empresas y preguntaros por qué a algunos no les hemos pedido vender sus acciones y a otros sí”, ha dicho.

El grupo de la Izquierda Unitaria ha denunciado que los miembros de la comisión parlamentaria no han podido llegar a una decisión “serena y equilibrada” ya que solo han tenido dos días para examinar las declaraciones de intereses. También han denunciado que no existen garantías de que las declaraciones de los comisarios sean completas y fidedignas, por lo que ha pedido que para la próxima legislatura se cree una comisión independiente que tenga una cantidad suficiente de tiempo y recursos para investigarlas

Tanto Plumb como Trócsányi eran parte del equipo presentado hace dos semanas por la nueva presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, formado por 27 comisarios, uno por país, incluida la propia presidenta. Plumb tenía asignada la cartera de Transporte, mientras que Trócsányi habría sido comisario de Vecindad y Ampliación.

El resto de candidatos, incluido Borrell, avanza al siguiente paso en el proceso. A partir de la semana que viene, pasarán por el interrogatorio de la Eurocámara, que votará si aprueba al nuevo equipo al completo el 23 de octubre.