Público
Público

Tsipras insiste en que cumplirá sus promesas electorales pese a la presión de la UE

El primer ministro señala que la clave "para un compromiso honesto" con la UE y el FMI es "reconocer que la política anterior de austeridad extrema ha fracasado" tanto en Grecia como en Europa. 

El primer ministro griego Alexis Tsipras asiste a la ceremonia de juramento del nuevo presidente electo Prokopis Pavlopoulos en el parlamento de Atenas./REUTERS-Aris Messinis/Pool

REUTERS

ATENAS. - El primer ministro griego, Alexis Tsipras, recalcó hoy que el Gobierno no dará marcha atrás en sus promesas electorales, sino que legislará sobre las primeras medidas "de inmediato".

"Este programa tiene una duración de cuatro años y se completará hasta el final. Las medidas anunciadas por el Gobierno no son negociables y se presentarán en el Parlamento de inmediato", aseguró Tsipras.

Grecia no aceptará ningún regreso a la austeridad, ha dicho el primer ministro de izquierdas, Alexis Tsipras, añadiendo que estaba convencido de que alcanzaría un acuerdo con los socios internacionales para mantener a flote sus finanzas.

"La clave para un compromiso honesto (con los acreedores de la UE y el FMI) es reconocer que la política anterior de austeridad extrema ha fracasado, no sólo en Grecia, sino en toda Europa", dijo Tsipras al diario Ethnos en una entrevista.

El Gobierno griego ganó las elecciones en enero con la promesa de reducir el rigor presupuestario y renegociar los términos del rescate de 240.000 millones de euros. Pero ha afrontado la resistencia de los socios de la zona euro que no están dispuestos a ofrecer grandes compromisos.

Tsipras ganó las elecciones con la promesa de reducir
el rigor presupuestario y renegociar los términos del rescate.

Sobre las negociaciones con los socios, Tsipras subrayó que el acuerdo alcanzado con el Eurogrupo el pasado 20 de febrero "fue claro y los acuerdos deben ser respetados".

Por el contrario, dijo, "si se sigue boicoteando el acuerdo del 20 de febrero, está claro que es necesario un acuerdo al máximo nivel político", en alusión a la posible celebración de una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno.

Respecto a los problemas de liquidez que planean sobre las arcas públicas, el mandatario griego subrayó que no existe "ningún riesgo para los salarios y las pensiones, así como cualquier amenaza para los depósitos en Grecia".

Aunque Atenas ha obtenido una ampliación de su acuerdo de rescate durante cuatro meses, el pacto del 20 de febrero no garantizaba el acceso a la ayuda prometida de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional, lo que ha provocado una restricción del crédito.

Para obtener la ayuda restante, Atenas debe acordar un paquete de reformas revisado. Con poco dinero, el Gobierno ha tratado de emitir más deuda a corto plazo, pero el Banco Central Europeo hasta el momento se ha negado a dar su luz verde.

Tsipras ha dicho que las políticas de rescate de los últimos cinco años llevaron a una recesión sin precedentes, desempleo récord y una crisis humanitaria. Atenas podría encontrar terreno común con sus socios basándose en unas reformas propuestas, pero las conversaciones siguen siendo duras.

"Sean cuales sean los obstáculos que encontremos en nuestro esfuerzo negociador, no volveremos a las políticas de austeridad", dijo el primer ministro.