Público
Público

Estado de excepción en Guayaquil tras un atentado con explosivos que ha causado al menos cinco muertos

El Gobierno de Ecuador achaca a bandas del crimen organizado el ataque, que también ha dejado al menos 17 heridos.

Miembros de las fuerzas de seguridad vigilan mientras los electricistas reparan cables de energía pública cerca del área de una explosión que dejó heridos y otros muertos al destruir varias casas y vehículos en el sur de Guayaquil, Ecuador.
Miembros de las fuerzas de seguridad vigilan mientras los electricistas reparan cables de energía pública cerca del área de una explosión que dejó heridos y otros muertos al destruir varias casas y vehículos en el sur de Guayaquil, Ecuador. Vicente Gaibor del pino / REUTERS

Un atentado con explosivos en la ciudad de Guayaquil ha provocado la muerte de al menos cinco personas y ha herido a 17, lo que ha llevado al Gobierno de Ecuador a decretar el estado de excepción.

El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, anunció en su cuenta de Twitter que, además, ha dispuesto que se utilice toda la fuerza pública necesaria para mantener el control y la seguridad en Guayaquil "debido a los sucesos delictivos dados en las últimas horas".

El ataque tuvo lugar esta madrugada en el barrio Cristo del Consuelo de la ciudad. Las primeras investigaciones indican que se trataría de varios artefactos de fabricación casera cuya gran potencia ha causado un orificio de 1,6 metros de diámetro, de 36 a 40 centímetros de profundidad y cuya onda expansiva llegó a entre 60 y 70 metros, según fuentes gubernamentales.

Fueron colocados en la calzada, junto a una vivienda del barrio, y la explosión acabó con la vida de dos mujeres y un hombre en el sitio mismo del siniestro, mientras que otras dos personas fallecieron en los hospitales a los que fueron llevados por los servicios de asistencia, ha detallado el ministro del Interior, Patricio Carrillo. De los 17 heridos, solo dos se encuentran en "estado crítico". Además, la detonación afectó a unas ocho viviendas.

Presumiblemente, dijo el ministro, los atentados estaban dirigidos contra un sujeto conocido con el alias de "Cucaracha", así como contra otro conocido como "Junior", que al parecer tienen relación con la denominada banda "Tiguerones", vinculada al microtráfico de drogas y a las masacres que se han sucedido durante los últimos dos años en varias cárceles ecuatorianas.

"No permitiremos que el crimen organizado pretenda manejar al país", agregó el presidente Lasso, mientras que varios de sus ministros ofrecieron una rueda de prensa para detallar las primeras investigaciones y acciones efectuadas en tono a este suceso.

Interior ha descartado la utilización de granadas o dispositivos de uso policial o militar, como se había rumoreado en redes sociales. El suceso se suma a otros 58 eventos de "terrorismo menor" que se han registrado en Guayaquil, según Carrillo.

De su lado, el secretario de Seguridad Pública, Diego Ordóñez, precisó que el decreto de estado de excepción del Gobierno incluye la conformación de una fuerza de tarea conjunta entre la policía y las Fuerzas Armadas para restablecer el orden en el sector y apoyar las investigaciones.

Ordóñez pidió a los sectores políticos del país comprender el problema y no convertirlo en un asunto electoral, dada la proximidad de los comicios provinciales, municipales y parroquiales del 5 de febrero de 2023.

El ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, afirmó que el atentado explosivo tiene ciertas "características terroristas" y que aparentemente se vincula a bandas del crimen organizado.

Jiménez también indicó, en la misma rueda de prensa, que el Gobierno incluirá preguntas al electorado sobre seguridad ciudadana en una consulta popular que prevé llevar adelante próximamente.

El objetivo de esas preguntas, entre otros fines, busca que ninguna autoridad local o nacional eluda sus responsabilidades en materia de seguridad ciudadana.

Más noticias de Internacional