Público
Público

GUERRA RUSIA-UCRANIA El Gobierno ruso pone a sus fuerzas nucleares "en régimen de especial servicio" por las "amenazas" de la OTAN

Las tropas rusas continúan su ofensiva sobre territorio ucraniano en el cuarto día de ataques. Zelenski llama a fortalecer la resistencia y anuncia la llegada de voluntarios extranjeros.

Mapa sobre los bombardeos y avances de Rusia en territorio ucraniano.
Mapa sobre los bombardeos y avances de Rusia en territorio ucraniano. JUAN ECHANOVE

El horror de la guerra avanza por el mapa de Ucrania. En el cuarto día de ataques, las tropas rusas han logrado penetrar en la ciudad clave de Jarkov, en el norte del país. Desde Moscú, el Gobierno de Vladímir Putin contribuyó a incrementar la incertidumbre tras ordenar a las fuerzas de contención que se pusieran en "régimen especial de servicio" tras las "declaraciones agresivas" de los principales países de la OTAN. 

Las fuerzas de disuasión están especializadas en el lanzamiento de misiles balísticos y de crucero de gran alcance. Asimismo son responsables del control habitual de armas nucleares y convencionales. 

La OTAN criticó esta "peligrosa retórica" de Moscú. En declaraciones a la cadena estadounidense CNN, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reconoció así su preocupación por el aumento de las tensiones con Rusia. "Si combinas esta retórica con lo que los rusos están haciendo sobre el terreno en Ucrania, lanzando una guerra contra una nación soberana independiente, esto añade gravedad a la situación", reconoció Soltenberg.

Por su parte, la Casa Blanca aseguró que Putin continúa con su táctica de "fabricar amenazas" para "justificar mayores agresiones". Así lo expresó Jen Psaki, la portavoz del presidente estadounidense, Joe Biden, en una entrevista en la cadena televisiva ABC en la que respondió a las informaciones desde Moscú.

Mientras tanto, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, propuso prohibir el aterrizaje, despegue o paso de cualquier avión ruso en el espacio aéreo de la Unión Europea y las emisiones de Russia Today y Sputnik en territorio comunitario, así como nuevas sanciones a Bielorrusia por su colaboración en la invasión de Ucrania.

Estas medidas se suman a la paralización de transacciones del Banco Central de Rusia y la exclusión de varios bancos rusos de SWIFT anunciados este sábado, así como a la financiación europea a la compra y entrega de armas y equipos militares a Ucrania. La propuesta de la Comisión tiene que recibir la aprobación del Consejo (los países) antes de poder entrar en vigor tras su publicación en el Diario Oficial de la UE.

Diálogo en Bielorrusia

Mientras sus tropas avanzaban en Jarkov y las fuerzas de contención entraban en ese régimen especial de servicio, el Gobierno de Putin anunciaba que una delegación oficial se dirigía ya a la ciudad bielorrusa de Gómel, cercana a la frontera ucraniana, para negociar un posible cese de las hostilidades con Ucrania, que habría aceptado la reunión. Según el jefe de la delegación rusa, Vladímir Medinski, se dirigen de Minsk a Gómel, y lo mismo está haciendo una misión ucraniana desde Kiev.

"Toda nuestra delegación ahora parte hacia la región de Gómel", afirmó el negociador ruso, citado por la agencia TASS. "En estos momentos se está elaborando la ruta para elegir el lugar de la región de Gómel donde se garantizará la máxima seguridad para la parte ucraniana", señaló Medinski.

De acuerdo con la agencia oficial bielorrusa Belta, está previsto que las negociaciones se celebren "en la región de Gómel, en la frontera bielorrusa-ucraniana".

Pocos minutos después de que se conociera esta información, el Gobierno de Ucrania ha confirmado su participación en esas conversaciones. "Acordamos que la delegación ucraniana se reuniría con la rusa sin condiciones previas en la frontera entre Ucrania y Bielorrusia, cerca del río Pripiat", según el canal oficial de Telegram del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Kiev
Miembros de las Fuerzas de Defensa Territorial ucranianias frente a la Embajada de Alemania en Kiev. Carlos Barria / REUTERS

En ese contexto, el ministro de Asuntos Exteriores Ucrania, Dmitro Kuleba, afirmó que su país no va a "capitular ni a entregar una pulgada del territorio". "Vamos a escuchar lo que quiere decir Rusia (...) y a decir lo que pensamos de esta guerra", dijo el jefe de la diplomacia ucraniana en una rueda de prensa sobre las conversaciones que se mantendrán con Rusia en la frontera ucraniano-bielorrusa.

Agregó que cuando el pasado jueves Rusia lanzó la invasión no quería negociaciones y ahora, cuando ve que ha fracasado su plan de "guerra relámpago" y sufre pérdidas debido a la resistencia de Ucrania, quiere negociar.

"Esto para nosotros ya es una victoria", dijo Kuleba, quien recalcó que las negociaciones en ningún caso significan que las fuerzas armadas ucranianas dejarán de combatir a las tropas rusas que entraron en su territorio.

Algunas horas antes, Zelenski había hecho un llamamiento a los ciudadanos de países extranjeros amigos para sumarse a la lucha contra la agresión rusa, integrados en una suerte de nueva Legión internacional. En un mensaje por vídeo, Zelenski señaló que todo aquel que quiera unirse "a la defensa de la seguridad en Europa y en el mundo" puede venir a Ucrania y luchar "codo con codo con los ucranianos contra los invasores del siglo XXI".

En el mensaje, el presidente indicó también que los ciudadanos que quieran presentarse voluntarios pueden dirigirse al consejero de Defensa de la embajada de Ucrania en sus respectivos países, informa la agencia EFE.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia reconoció hoy por primera vez la existencia de muertos, heridos y prisioneros durante la "operación militar especial" ordenada por Putin. "Lamentablemente tenemos camaradas muertos y heridos", declaró en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashénkov, sin especificar el número de bajas.

No obstante, el militar ruso matizó que las pérdidas rusas "son considerablemente menores que la cantidad de nacionalistas aniquilados o de pérdidas en las Fuerzas Armadas de Ucrania". Esta cifra contrasta con los datos ofrecidos por la parte ucraniana, que han asegurado haber acabado con entre 2.800 y 3.000 militares rusos, mientras que cifran en 198 sus propias bajas.

Konasénkov también reconoció la existencia de prisioneros de guerra rusos detenidos por las fuerzas ucranianas. "Sabemos cómo tratan los nazis ucranianos a los pocos militares rusos que son hechos prisioneros. Y vemos que los maltratos y las torturas son las mismas que utilizaban los alemanes nazis y sus colaboracionistas durante la Segunda Guerra Mundial", denunció.

Combates en Donbass

Mientras tanto, las milicias prorrusas del Donbass han avanzado 52 kilómetros con apoyo del Ejército ruso, según señaló en el parte de guerra matutino el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkov.

"Durante la última jornada las fuerzas de la república popular de Lugansk, con apoyo del fuego de las Fuerzas Armadas rusas, avanzaron exitosamente y tomaron el control de los pueblos de Novoajtirka, Smoliáninovo, Luhanska. Desde el inicio de la operación avanzaron 52 kilómetros", afirmó.

"En las últimas 24 horas las Fuerzas Armadas de Rusia bloquearon totalmente las ciudades de Jersón y Beriánsk. Tomaron el control de la ciudad de Gueníchevsk y el aeródromo Chernobáyevka junto a Jersón", añadió. El representante del Ministerio de Defensa ruso afirmó que a medida que avanza la operación militar se observa una deserción masiva de los militares ucranianos.

Miles de refugiados

La guerra ha dejado ya otras cifras que resultan estremecedoras. Según se ha conocido este domingo, la intervención rusa en Ucrania ha provocado la huida de 116.000 personas, a las que hay que sumar 160.000 desplazados internos, mientras que al menos 64 civiles han fallecido y unos 180 resultaron heridos, indicaron agencias humanitarias de Naciones Unidas.

Los principales flujos de refugiados se han registrado en países vecinos como Moldavia, Rumanía o Polonia, país este último donde las autoridades fronterizas han informado de la llegada de unos 100.000 ucranianos, según los datos de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El organismo recordó que fuentes del Gobierno ucraniano temen que hasta cinco millones de personas, casi la décima parte de la población, abandonen Ucrania debido al ataque de Rusia.

Más noticias de Internacional