Público
Público

Haití sigue bajo los escombros un año después

Cruz Roja abastece de agua potable a 317.000 personas y lucha contra el cólera

I. COELLO

La gran cantidad de escombros que sigue llenando las calles de Haití es uno de los obstáculos que impide que muchos terrenos puedan ser despejados para construir nuevas viviendas y reasentar a los damnificados del terremoto de hace un año.

"En tragedias como el huracán Mitch, el desescombro fue mucho más rápido. El ejército mexicano limpió Honduras de escombros en 15 días", dijo ayer el coordinador general de Cruz Roja Española (CRE), Antoni Bruel, en un primer balance de la situación a pocos días del primer aniversario del seísmo que el 12 de enero de 2010 arrasó la nación más pobre de América.

"Quizá porque es una isla y es difícil transportar maquinaria, Haití sigue sin desescombrar. Es insostenible", agregó.

Cruz Roja, que prevé quedarse en el país seis años, ha gastado 12 de los 42 millones de euros recaudados tras el seísmo y que han garantizado el acceso de 317.418 personas a agua potable y de 265.400 a saneamiento.

Por la pobreza y las condiciones extremas, CRE ha tenido que mantener en Haití su programa de agua potable mucho más tiempo del que suele ser necesario en las emergencias causadas por catástrofes naturales. Los haitianos no se han recuperado. "Respondemos a las necesidades de la población. Nuestro objetivo es que la gente no se muera", dijo Bruel. La prevención del cólera, con la distribución de jabón y educación, es otro de los ejes de su trabajo en la isla.