Público
Público

LGTBI Hungría estrena su ley anti-LGTBI pese a las presiones de la Unión Europea

Bruselas iniciaría contra Budapest un procedimiento de infracción por violación de la legislación comunitaria que puede concluir con una denuncia de la Comisión Europea al país ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Un carpintero, rechazado en un taller por el 'problema que no es un problema' de ser homosexual
Bandera LGTBI. - Reuters.

El Gobierno húngaro está preparado para defender su polémica ley homófoba con todos los recursos legales a su disposición y reiteró este miércoles que las críticas a la legislación son "mentiras inaceptables".

"Es seguro que Hungría está dispuesta a encarar todas las discusiones legales (sobre la ley). Nuestros argumentos son claros: armoniza con el derecho comunitario", declaró a la prensa el ministro de Gobernación, Gergely Gulyás.

Y agregó: "Bruselas no puede determinar quién y cómo se educa a los hijos".

La Eurocámara discutió hoy el tema de la ley homófoba aprobada por la mayoría parlamentaria del primer ministro, el ultranacionalista Viktor Orbán, que prohíbe hablar de homosexualidad en las escuelas y en las emisiones de los medios en horario infantil.

La polémica ley primero fue redactada contra la pedofilia, pero poco antes de la votación le agregaron disposiciones relacionadas con la homosexualidad y fue severamente criticada por líderes de la Unión Europea (UE).

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reiteró hoy en el Parlamento Europeo que la legislación es "una vergüenza", mientras que el Ejecutivo comunitario adelantó que "tomará medidas" si el Gobierno de Orbán no rectifica esta medida, que entra en vigor este jueves.

Gulyás repitió el argumento del Gobierno con el que justifica la ley, al asegurar que solo se dirige a la defensa de los menores y que son los padres los únicos que pueden decidir como educar a sus hijos.

"Para Hungría lo más importante es la defensa de los menores. Bruselas trata de lograr en vano que dejemos entrar todo tipo de activistas LGTB+ en las guarderías, eso no sucederá", enfatizó el ministro.

Respecto a las críticas, Gulyás dijo que eran "mentiras inaceptables" y añadió que "el discurso de odio está prohibido también frente a Hungría".

En otro aspecto y en relación con el plan de recuperación para acceder a los fondos europeos, el ministro reconoció que hay discusiones con la CE y afirmó que las informaciones sobre el supuesto bloqueo del plan por la polémica ley, son "bulos".

Continúan las críticas desde Bruselas 

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, confirmó que el Ejecutivo comunitario está en conversaciones con Budapest para pedirle más compromisos antes de que Bruselas dé luz verde al plan presentado por el Gobierno húngaro para acceder a los 7.000 millones de euros que le corresponden del fondo de recuperación pospandemia.

En el debate sobre la cumbre de finales de junio, dominada en parte por la preocupación sobre la protección al colectivo LGTBI a raíz de la situación en Hungría, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, afirmó que Bruselas "tomará medidas" contra Hungría si este país no "corrige" su polémica ley.

"Si Hungría no corrige, la CE recurrirá a los poderes que le confieren los tratados. Vamos a recurrir a estos instrumentos sin prejuicio del Estado miembro que incumpla la legislación comunitaria", indicó Von der Leyen.

La legislación "va profundamente en contra de los valores fundamentales de la UE: la protección de minorías, defensa de los derechos humanos, valores anclados en nuestros tratados", señaló la alemana, quien aseguró contar con el respaldo de los líderes de la UE para utilizar "todos los instrumentos al alcance de la CE para defender estos principios".

"Sobre estos principios no podemos hacer concesiones", explicó la vicepresidenta de la Comisión para Valores, Vera Jourová, en el debate posterior. La protección de los niños contra la pedofilia "es un objetivo compartido", añadió la comisaria checa, pero no debe usarse para "incluir artículos que violan derechos fundamentales y discriminan a una minoría basándose en su orientación sexual".

Bruselas ya envió a finales de junio una primera carta de los comisarios de Justicia, Didier Reynders, y de Mercado Interior, Thierry Breton, para pedir explicaciones a Budapest por su nueva ley y expresar dudas por su compatibilidad con la legislación europea, no solo respecto a sus valores fundamentales sino a otras, como la ley de servicios audiovisuales.

De dar un paso más en este sentido, Bruselas iniciaría contra Budapest un procedimiento de infracción por violación de la legislación comunitaria que puede concluir con una denuncia de la Comisión Europea al país ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y en multas económicas.

Más noticias de Internacional