Público
Público

La Iglesia chilena publicará investigaciones canónicas sobre abusos de menores

La jerarquía católica chilena reconoció que falló durante años "al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidos por sacerdotes y religiosos".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los 34 obispos que encabezan la Iglesia católica chilena pidieron perdón a las víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros del clero. / EFE

Los 34 obispos que encabezan la Iglesia Católica chilena pidieron perdón a las víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros del clero, y anunciaron que darán a conocer todas las investigaciones canónicas sobre denuncias de abusos contra menores de edad.

"A contar de esta fecha, daremos a conocer públicamente toda investigación previa sobre presunto abuso sexual de menores de edad realizada en nuestras jurisdicciones", declaró Santiago Silva, presidente de la Conferencia Episcopal chilena.

Silva leyó una declaración de los 34 obispos de la Conferencia Episcopal que este viernes finalizaron una asamblea plenaria extraordinaria para analizar la crisis en la que se encuentra inmersa la Iglesia chilena por las denuncias de abusos sexuales. 

Los obispos también manifestaron su "plena voluntad" de colaborar con el Ministerio Público en la entrega de antecedentes sobre religiosos involucrados en abusos de menores. La jerarquía católica chilena reconoció que falló durante años "al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidos por sacerdotes y religiosos".

Para tratar de comenzar a enmendar esta situación los obispos anunciaron nuevas atribuciones y competencias para el Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de las Víctimas, que estará presidido por la abogada Ana María Celis. Además, en el sitio web del consejo se publicarán los nombres de clérigos chilenos con sentencias civiles y canónicas por abuso sexual de menores.

Los obispos se comprometieron durante esta asamblea extraordinaria a avanzar en la reparación de las víctimas de abusos y a elaborar e implementar un "protocolo de buen trato" para fomentar relaciones basadas en el respeto en ambientes parroquiales, comunitarios y educativos.

La Iglesia chilena vive desde hace varios meses sumida en una profunda crisis por los casos de abusos sexuales cometidos por curas y sacerdotes, episodios que, en algunos casos, se remontan a décadas atrás.

El papa Francisco, que al principio minimizó la gravedad de los hechos, decidió hace varios meses intervenir directamente en la crisis y hasta ahora ha aceptado las renuncias de cinco obispos.