Público
Público
Únete a nosotros

Imputado el colaborador del fiscal Nisman por prestarle la pistola

Diego Lagomarsino, experto informático, es el primer encausado por la muerte del fiscal argentino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un hombre camina bajo un cartel durante una manifestación para exigir justicia tras la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman en el exterior de la sede de la AMIA en Buenos Aires. - EFE

BUENOS AIRES.- Una fiscalía argentina ha imputado este lunes a Diego Lagomarsino, colaborador de Alberto Nisman, por prestarle su arma, una pistola de calibre 22 que causó la muerte del fiscal la víspera de comparecer en el Congreso para explicar su denuncia contra el Poder Ejecutivo por presunto encubrimiento de terroristas.

"Se encuentra imputado por facilitar el arma Bersa calibre 22 hallada en el departamento de Alberto Nisman", indicó la Fiscalía encabezada por Viviana Fein a través de un comunicado.

El Código Penal prevé penas de entre uno y seis años de prisión al que "entregue un arma de fuego por cualquier título a quien no acredite su condición de legítimo usuario". Lagomarsino relató a Fein que prestó su arma a Nisman cuando el fallecido fiscal le contó que temía por su seguridad.

La fiscal que investiga la muerte de Nisman dictó el pasado domingo una restricción para evitar que Lagomarsino abandone el país y actualmente "está evaluando las pruebas recolectadas y los testimonios para saber hasta dónde podría extenderse la imputación".

Lagomarsino, experto informático y uno de los más estrechos colaboradores de Nisman en la investigación del atentado contra la mutual judía AMIA, es el primer imputado en la causa por el fallecimiento del fiscal federal, que sigue calificada de "muerte dudosa".

Nisman fue hallado muerto con un tiro en la cabeza el pasado 18 de enero, cuatro días después de haber denunciado a la presidenta, Cristina Fernández y al canciller, Héctor Timerman por los delitos de "encubrimiento agravado, incumplimiento de deber de funcionario público y estorbo del acto funcional".

Según sostenía Nisman, la denuncia se basa en pruebas reunidas mediante escuchas telefónicas sobre las maniobras del Gobierno argentino para "librar de toda sospecha a los imputados iraníes" y "fabricar la inocencia de Irán" en el atentado contra la AMIA en 1994, que causó 85 muertos.