Público
Público

Estados Unidos Indignación en EEUU por la detención de una niña negra de 9 años a la que rocían con gas pimienta

Los hechos ocurrían en la ciudad de Rochester, en el estado de Nueva York. Los agentes, que alegan que la menor estaba sufriendo un brote psicótico, han sido suspendidos cautelarmente a la espera de que se finalice la investigación.

Agentes esposan y rocían con gas pimienta a niña negra de 9 años en Rochester, Nueva York.
Agentes esposan y rocían con gas pimienta a niña negra de 9 años en Rochester, Nueva York. Reuters

La brutalidad policial vuelve a estar bajo el foco en Estados Unidos después de la viralización de las imágenes en las que las fuerzas de seguridad de la ciudad de Rochester, en el estado de Nueva York, detienen salvajemente a una menor negra de nueve años y la rocían con gas pimienta.

Los agentes, que ya han sido suspendidos preventivamente hasta que se aclaren los hechos, detuvieron e inmovilizaron a la menor que, supuestamente, presentaba indicios de estar sufriendo un brote psicótico y amenazaba con matar a su madre y suicidarse.

La menor, cuya identidad no ha sido revelada, fue esposada e introducida en el coche patrulla mientras lloraba incesantemente. Una vez dentro, los agentes la rociaron con gas pimienta en los ojos. En el vídeo se aprecia como la menor suplica a los agentes que le limpien los ojos a lo que uno de los policías responde cerrando la puerta del coche.

Cynthia Herriott-Sullivan, jefa de policía de la ciudad de Rochester, ha abierto una investigación señalando que "no voy a quedarme aquí y decirles que está bien que un niño de nueve años tenga que ser rociado con gas pimienta. Vamos a hacer el trabajo que tenemos que hacer para asegurarnos de que este tipo de cosas no sucedan".

Un acto con precedentes

La Policía de Rochester ya había abierto una investigación interna a causa de la muerte en marzo de 2020 de Daniel Prude, un hombre negro que padecía de una enfermedad mental. 

Prude murió después de que varios agentes le colocaran una capucha y presionaran su cabeza contra el suelo durante varios minutos.

Su muerte se produjo además dos meses antes de la de George Floyd, en otro caso de violencia policial en Minneapolis, que desencadenó fuertes protestas en varias ciudades de EE.UU. A raíz de las muertes de Floyd y de Rayshard Brooks, el país no ha descansado de protestas que se convocan con los casos de violencia policial que no cesan.

Más noticias de Internacional