Público
Público

Los insurgentes libios recuperan dos ciudades clave

Las fuerzas de Gadafi pierden Ajbadiya y Briga. La ofensiva aliada frena el ataque del régimen en Misurata

PÚBLICO

Tras días de intensos combates, insurgentes respaldados por fuerzas aéreas occidentales recapturaron el sábado Ajdabiya, en el este de Libia. Tomada esta ciudad estratégica, los combatientes avanzaron hasta Briga, desafiando a las fuerzas de Muamar Gadafi, que se replegaron y concentraron sus ataques en el oeste del país.

Ajbadiya era una ciudad fantasma cuando entraron los rebeldes. Gran parte de la población huyó cuando se iniciaron los enfrentamientos y los bombardeos de la coalición internacional. Pese a los escasos testigos, los combatientes bailaron sobre tanques, dispararon al aire y ondearon banderas tricolor en señal de victoria, describe un corresponsal de Reuters. Desde un edificio lleno de marcas de balas, un joven agradeció la intervención militar extranjera. "Gracias Reino Unido, gracias Francia, gracias América", gritó.

Los sublevados disparan al aire y ondean la tricolor en señal de victoria

En las entradas de la ciudad, una docena de cadáveres, tanques quemados, cajas de munición abandonadas y cascos vacíos de morteros evidenciaban la dureza de los combates. El miedo a quedar atrapados en medio del fuego cruzado impidió que las pocas familias que quedaban en Ajdabiya se aventurasen fuera de casa para buscar a sus allegados.

"No pudimos escapar. Estábamos en una situación muy difícil. Nos quedaba muy poca comida", relató Ahmed Mohamed, un estudiante de 21 años. Los rebeldes entregaron agua y pan a los residentes que salieron a recibirles. Aún así, los residentes y los recién llegados se movían con temor a los francotiradores, pues seguían los enfrentamientos en la entrada occidental, la última parte de la ciudad que estaba bajo el control de las tropas del Gobierno.

La captura de Ajdabiya subió la moral a los combatientes que intentan poner fin al régimen de Gadafi, quien dirige Libia desde hace cuatro décadas. Por la noche, un portavoz rebelde informó de que sus fuerzas habían tomado también Briga, algo que no ha podido ser confirmado de forma independiente.

En el otro frente de la guerra civil, en el oeste de Libia, ambos bandos volvieron a chocar en Misurata, la tercera ciudad del país. Como ocurrió el viernes en Ajdabiya, aviones de la coalición internacional bombardearon Misurata para apoyar a los rebeldes, peor armados y organizados que las tropas leales a Gadafi.

La artillería deja de castigar Misurata en cuanto aparecen los aviones aliados

La presencia de los aliados sobre el cielo de Misurata no logró que los sublevados consolidasen su control de la ciudad, pero sí frenó el ataque de las fuerzas de Gadafi.

"El ataque con fuego de artillería se ha detenido y ahora los aviones aliados sobrevuelan Misurata. El fuego se ha detenido en cuanto han aparecido los aviones", dijo un guerrillero que se identificó como Saadoun. El portavoz del Ejército francés informó que la aviación del país galo destruyó siete aviones y dos helicópteros libios en la base aérea de Misurata. Propuesta de mediación

La Unión Africana se ofreció a mediar entre el régimen de Gadafi y los rebeldes para ayudar a poner fin a la guerra civil. En una conferencia internacional en Addis Abeba, la UA presentó una hoja de ruta que incluye la formación de un gobierno de transición, la convocatoria de unas elecciones y la puesta en marcha de instituciones democráticas. 

"Gracias Reino Unido, Francia y EEUU", grita en Ajdabiya un rebelde 

Su llamamiento al diálogo llega tan sólo un día después de que la OTAN admitiese que la operación bélica se alargará más de lo previsto. Su previsión: tres meses. Moscú también señaló que la intervención militar no será corta. “Estados Unidos y sus aliados más cercanos se verán involucrados en una tercera guerra, junto a las de Irak y Afganistán”, vaticinó el representante permanente de Rusia ante la Alianza, Dimitri Rogozin.

Aún así, el presidente estadounidense, Barack Obama, defendió la intervención militar en su discurso radiofónico semanal y señaló que ha salvado “miles de vidas”. Rogozin señaló que una eventual operación terrestre, “si los aliados llegaran a emprenderla, no se enmarcaría en las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU”.

Por primera vez desde el inicio de la operación Odissey Dawn, hace ocho días, los aliados no bombardearon por la noche Trípoli. La capital libia sigue controlada por las fuerzas afines al coronel. La televisión estatal mostró las habituales imágenes de marchas proGadafi e informó de que el líder libio ha ascendido a todos los miembros de sus fuerzas armadas “por su heroica lucha contra el asalto colonialista”. Aún así, Gadafi no ha vuelto a hacer ninguna aparición pública desde el miércoles.

Más noticias de Internacional