Público
Público

Israel y Hamás negocian los términos de un alto el fuego a cambio de un alivio económico

Benjamín Netanyahu está conduciendo una negociación con Hamás con el fin de obtener un alto el fuego temporal en el sur de Israel a cambio de dar cierto alivio económico a la Franja de Gaza. Los detalles de la negociación no están claros, aunque todo indica que el acuerdo no será de larga duración dado que Israel no tiene interés en reducir la intensidad de la ocupación militar en Cisjordania.

Celebraciones tras el acuerdo entre Hamás y Al Fatah para fortalecer al Gobierno en Gaza. - EFE

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Israel y Hamás están pergeñando los términos de un acuerdo temporal de alto el fuego a cambio de un alivio económico para la Franja de Gaza, en poder de la organización islamista desde 2007. Responsables de las dos partes han confirmado la existencia de la negociación, si bien las cláusulas que se han filtrado a la prensa, y en el que participan terceras partes, a veces de manera vaga, no aclaran todavía hasta donde están dispuestas a llegar.

En las últimas 48 horas las dos partes han suscitado informaciones sobre el alcance de los contactos que en ocasiones han sido desmentidas o confirmadas por la otra parte. En cualquier caso, estamos en una situación novedosa en relación con los últimos años, aunque el acuerdo difícilmente cristalizará antes de las elecciones israelíes del 2 de marzo.

Además, se están produciendo incidencias, hasta ahora imprevistas, que abundan en esa línea. Una de ellas es la decisión del fin de semana de Hamás de reducir las protestas palestinas a lo largo de la frontera entre la Franja de Gaza e Israel que han tenido lugar cada viernes desde el 30 de marzo de 2018 y en las que han muerto unos 350 palestinos por disparos de los soldados israelíes.

Las llamadas Marchas del Retorno se celebrarán a partir de ahora una sola vez al mes, en lugar de cada viernes. Esta decisión avalada por Hamás es un indicador importante que sucede mientras las negociaciones están adquiriendo volumen, y no puede explicarse sin considerar que muy probablemente Israel haya ofrecido contrapartidas.

Otro dato significativo se desprende de la información que este lunes ha publicado Al Quds, un moderado diario palestino de Jerusalén que suele ser muy creíble, en el sentido de que representantes de la Unión Europea mantienen contactos directos con Hamás, algo que no ocurría desde hace años. Responsables de Hamás no lo han desmentido, aunque han declinado hacer comentarios, mientras que medios hebreos han indicado que la organización islamista, mantiene contactos con “interlocutores extranjeros”.

Las llamadas Marchas del Retorno se celebrarán a partir de ahora una sola vez al mes, en lugar de cada viernes

La desastrosa política exterior europea, que todavía es más desastrosa en lo tocante a sus acciones y omisiones en Oriente Próximo, prohíbe a sus representantes entablar ninguna clase de diálogo con Hamás, una organización considerada “terrorista” por la UE. El hecho de que los europeos estén dialogando con Hamás es positivo aunque es insuficiente para enmendar los errores y las omisiones característicos de Bruselas. En cualquier caso, para haber dado un paso así, los europeos habrán necesitado la luz verde de Israel.

Otro dato que no puede escaparse a nuestra atención es que el gabinete israelí abordó este domingo la negociación con Hamás en presencia de responsables militares y de los servicios de inteligencia. El ejército israelí es partidario de llegar a un entendimiento con Hamás de larga duración, y los medios hebreos se han hecho eco de esta circunstancia.

No obstante, en las últimas 48 horas, responsables de Hamás han negado que lo que se está negociando sea una tregua de larga duración, insistiendo en que lo que hay sobre la mesa es una solución temporal mediante la que Israel aliviaría el penoso bloqueo de la Franja como se comprometió a hacer en el pasado.

El confuso alcance de las negociaciones tiene otro referente en la prensa kuwaití del lunes, teniendo en cuenta que Israel ha utilizado a menudo a la prensa kuwaití para realizar filtraciones. Según esos medios, una de los puntos que se está negociando en un marco de mayor calado es que Israel libere a los prisioneros palestinos que encarceló después de liberarlos tras el acuerdo que dejó libre al soldado Gilad Shalit en octubre de 2011.

En este sentido, el ministro de Exteriores Israel Katz ha declarado que no habrá un acuerdo con Hamás si la organización islamista no libera a los israelíes cautivos de Hamás desde la guerra de Gaza de 2014, pero acto seguido matizó que sí que podría haber una “calma” sin necesidad de que hubiera un “acuerdo”.

Mientras que dentro del ejército israelí, predomina la idea de que un alto el fuego de larga duración es posible y deseable, en los servicios de inteligencia existe una marcada división al respecto. Altos responsables del Shin Bet creen que sería mejor llegar a un acuerdo puntual con Hamás. De hecho, un acuerdo puntual permitiría a Israel seguir expandiendo las colonias judías en la Cisjordania ocupada con mayor tranquilidad.

El portavoz de Hamas Abdel Latif Qanou insistió en que los contactos con Israel no buscan un acuerdo de larga duración sino el cumplimiento por parte de Israel de las promesas incumplidas de aliviar el bloqueo de Gaza. En el pasado, Hamás habló en más de una ocasión de un acuerdo de 50 ó 100 años de duración, pero Israel parece estar más interesada en mantener el conflicto con los palestinos y gestionarlo puntualmente como ha venido haciendo desde el principio, ya que eso le da excusa y cobertura para expandir la colonización.

Ibrahim Milhem, portavoz del gobierno palestino de Ramala, condenó la “cooperación” entre Hamás e Israel argumentando que lo que buscan estas dos partes es crear las bases para la formación de un estado palestino en la Franja. Sin embargo, las políticas de buena voluntad del presidente Mahmud Abás durante los últimos 14 años han sido tan nefastas como las de la Unión Europea para los intereses palestinos, que se han deteriorado en gran medida sin obtener nada a cambio.

Más noticias de Internacional