Público
Público

Italia mantiene su pulso y deja sin tocar el objetivo de déficit y PIB que rechaza Bruselas

La Comisión emitirá una opinión sobre el borrador presupuestario de Roma revisado el 21 de noviembre.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El viceprimero ministro italiano y titular de Interior, Matteo Salvini, durante una sesión del Senado, en Roma. REUTERS/Remo Casilli

Italia volvió a presentar su proyecto presupuestario para el próximo año a la Comisión Europea con los mismos supuestos de crecimiento y déficit que un borrador rechazado el mes pasado por infringir las normas de la Unión Europea, pero con una deuda más baja.

El pronóstico de la caída de la deuda, que Italia quiere lograr mediante el uso de fondos equivalentes al 1% del PIB procedentes de privatizaciones, aborda una de las principales preocupaciones de la Comisión sobre el borrador anterior: que la deuda pública no caiga tal como requieren las normas de la UE.

Pero el presupuesto revisado aún prevé aumentar el déficit estructural (que excluye las circunstancias coyunturales y los cambios cíclicos) en un 0,8% del PIB el próximo año, en lugar de la reducción del 0,6% del PIB que exigen las normas de la UE.

Las proyecciones para las cuentas públicas, junto con el hecho de que la Comisión considera que las metas de crecimiento son irreales, mantiene a Roma en una senda de colisión con la Comisión, que tiene que emitir una opinión sobre el borrador revisado el 21 de noviembre.

"Aunque impulsa su plan de privatización y se compromete a mitigar los gastos excesivos, el Gobierno italiano no ha modificado sus objetivos de déficit. Esto probablemente llevará a la Comisión Europea a recomendar un procedimiento de infracción", dijo Daniele Antonucci, economista de Morgan Stanley.

Las normas fiscales de la UE requieren que los gobiernos altamente endeudados, como Italia, reduzcan su déficit estructural y su deuda cada año.

La Comisión Europea, encargada de supervisar el cumplimiento de las reglas, tuvo la opción de iniciar medidas disciplinarias contra Roma por no reducir su deuda lo suficientemente rápido en el borrador anterior.

Sin embargo, ahora Roma prevé que su deuda pública caiga al 129,2% del PIB en 2019, al 127,3% en 2020 y al 126,0% en 2021, frente al 130,9% previsto para este año.

La Comisión pronosticó la semana pasada que la deuda de Italia estaría en el 131,1% del PIB este año y no esperaba grandes cambios hasta 2020.

Previsiones optimistas

Italia mantuvo sus supuestos de crecimiento económico, del 1,5% en 2019, 1,6% en 2020 y 1,4% en 2021, mientras que la Comisión cree que el próximo año el crecimiento de Italia será del 1,2% y el Fondo Monetario Internacional es aún menos optimista, con un pronóstico del 1,0%. Los economistas del mercado también son escépticos.

"Somos más bajistas de lo que pronosticó el Gobierno", dijo Antonucci de Morgan Stanley.

El objetivo de déficit de Italia para el próximo año sigue siendo del 2,4%, por encima del 1,8% esperado este año, para financiar promesas electorales de mayor gasto y recortes de impuestos.

Sin embargo, la Comisión cree que un crecimiento más lento de lo previsto, así como un mayor coste por los intereses de la deuda, aumentarán la brecha al 2,9% en 2019 y al 3,1% en 2020.