Público
Público

Italia Renzi, el 'arrogante'

El personalismo del expresidente del Gobierno transalpino le ha llevado a la creación de un nuevo partido, Italia Viva, como resultado de una escisión del socialista Partido Democrático (PD). Su idea es la de seguir el modelo centrista de Emmanuel Macron en Italia, a costa de fragmentar y debilitar a la izquierda italiana.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen de archivo de Matteo Renzi. REUTERS/Yara Nardi/File Photo

Hasta él mismo ha llegado a admitirlo: "Señor Vespa, le garantizo que nadie se ha sorprendido por autodefinirme como arrogante. Nadie ha pensado: '¡Anda, quien lo hubiera dicho! ¡Parecía tan humilde ese chico!'", pronunció el pasado martes por la noche el ex primer ministro italiano Matteo Renzi, desatando las risas de los presentes en el plató del magacín Porta a Porta, de la cadena pública Rai 1. Y es que el célebre Bruno Vespa, histórico presentador del programa político –conocido informalmente en el país como la "tercera Cámara"– vio el cielo abierto cuando el propio expremier se describió como "arrogante", un lugar común para una buena parte de los italianos. Como cronista, Vespa no pudo evitar bromear al respecto: "Escucharle decir que usted fue arrogante ha sido...¡un alivio!".

Matteo Renzi (Florencia, 1975) es "arrogante", pero también egocéntrico y hábil. Esta semana, en una entrevista exclusiva en el diario italiano La Repubblica, este martes anunció la creación de su nuevo partido, Italia Viva, como resultado de una escisión de su formación anterior, el socialista Partido Democrático (PD), hoy capitaneado por su secretario general, Nicola Zingaretti. Renzi nunca pronuncia la palabra "izquierda" porque, en el fondo, nunca ha querido ser relacionado con ella, salvo cuando le garantizaba el 40% de los votos. Por esta razón ahora, con tal de ocupar el centro político como protagonista –inspirándose a Emmanuel Macron en Francia–, está dispuesto a dinamitarla. Así pues, apunta a dividir a la izquierda y, de paso, rascar parlamentarios y votos de la derecha liberal de Silvio Berlusconi, hoy bajo mínimos (6,5%). Según los sondeos, Italia Viva tiene el 5% de las preferencias.

Renzi nunca pronuncia la palabra "izquierda" porque, en el fondo, nunca ha querido ser relacionado con ella

"La creación de Italia Viva aumentará la mayoría parlamentaria del Gobierno", explica Renzi, quien cree que también el PD se verá beneficiado: "Así no podrán decir que no controlan por completo el partido". Tras haber sido el artífice del nuevo Gobierno de Giuseppe Conte, fruto del difícil acuerdo entre dos adversarios históricos, el Movimiento 5 Estrellas (M5E) de Luigi Di Maio y el PD; Matteo Renzi, quien este agosto dio luz verde al actual Ejecutivo transalpino abriendo los brazos al M5E en una entrevista al Corriere della Sera, ahora quiere correr por su cuenta para ser una pieza determinante de la legislatura. Así pues, si ya Giuseppe Conte tenía que contar con tres actores políticos para su nuevo mandato –PD, M5E y Libres e Iguales (LEU)– ahora tendrá que sumar una nueva pieza al puzle que Renzi es consciente que puede montar y deshacer a su propio antojo. Y ahora todavía más, ya que en los próximos años el ex premier será "la aguja de la balanza", como suelen escribir en la prensa transalpina.

La nueva formación de Renzi, así pues, restará unos 40 parlamentarios –25 diputados, 15 senadores– al PD. Lo cual, claramente, fragmentará y debilitará tanto a la izquierda italiana, como al actual Gobierno. Aunque por el momento no está en su interés, Renzi tendrá a partir de ahora la llave del Ejecutivo. La escisión de Renzi, para la gran mayoría, tanto en los medios como en la calle, es inexplicable. Salvo que se lea desde una óptica personalista: en un clima político donde las ideas de partido cuentan sin duda menos que sus líderes, Matteo Renzi está lanzando su propio mensaje de revancha. Él, quien prometió "dejar la política" si no ganaba el referéndum constitucional de diciembre de 2016, al final, nunca se ha ido de ella. Ahora mismo, el adversario común en el ala izquierda, sin duda alguna, es el soberanista Matteo Salvini, el líder de la Liga. Por eso es posible que Renzi no tenga intenciones, en ningún momento, de hacer caer el Gobierno. Pero, de cara al PD, está concretando su venganza por no haber logrado hacerse de nuevo con el liderazgo de la formación, algo que nunca ha digerido del todo.

En 2016 apostó por una reforma constitucional con calzador

Según los sondeos publicados este miércoles por Euromedia Research, más del 63% de los italianos consideran que el nuevo partido de Renzi, Italia Viva, es una operación para que el florentino tenga más poder en el Parlamento. El 55% piensa que dicho experimento está destinado al fracaso. Entre los encuestados que sí votarían a Matteo Renzi ante unas hipotéticas elecciones generales, las principales motivaciones se encuentran en situación de empate. La mayoría considera que Renzi "puede expresar mejor su potencial fuera del PD" (17%), otros piensan que "tienen confianza en él" (15%), que es "el único líder capaz de parar a Salvini" (15%) y que el partido del expremier Silvio Berlusconi, Forza Italia, "prácticamente ha dejado de existir, de modo que la formación de Renzi podría ser una alternativa" (15%).

Matteo Renzi ha sido un auténtico niño prodigio de la política italiana. De mero alcalde de Florencia, en cuestión de un año, se hizo con la secretaría del PD en 2013 y con la presidencia del Gobierno en 2014, año en el que en las europeas de mayo logró el 40% de los votos. Gobernó durante más de 1000 días en uno de los Ejecutivos más duraderos de la historia del país. En 2016 apostó por una reforma constitucional con calzador, que quiso interpretar como un plebiscito sobre su persona. Lo cual los italianos castigaron duramente, rechazando con un 60% el proyecto de reforma constitucional. La misma noche de los resultados, presentó las dimisiones. Un año más tarde, en marzo de 2018, el PD lograba su mínimo histórico con el 18% de los votos. Actualmente, los de Zingaretti mantienen la misma cifra en los sondeos. Pero sin el "arrogante" Renzi.