Público
Público

El jefe del Estado confirma al Ejecutivo de Passos Coelho

Cavaco Silva zanjó la crisis del Gobierno portugués apostando por la coalición entre el Partido Social Demócrata (PSD) y el Partido Demócrata Cristiano (CDS-PP)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe de Estado de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, decidió hoy que el actual Gobierno conservador continúe en el poder tras el fracaso del pacto de salvación nacional que pidió a los principales partidos del país.

El presidente luso, que anunció su decisión en un discurso a la nación, recordó que el Ejecutivo cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento, pero le pidió 'un mayor esfuerzo para preservar las vías de diálogo abiertas ahora' y anunció que se someterá a una moción de confianza.

Con la confirmación del Gobierno del primer ministro Pedro Passos Coelho, Cavaco cierra la crisis política abierta hace 19 días en Portugal, a raíz de la renuncia como ministro de Exteriores del líder democristiano, Paulo Portas, cuyo partido garantiza la mayoría gubernamental.

El presidente luso recordó que el Ejecutivo 'siempre se mantuvo en plenitud de funciones' y su mayoría 'inequívoca' debe dejar claro a los ojos de los portugueses y de los socios europeos 'que Portugal es un país gobernable. Pero advirtió que los dos partidos del Ejecutivo, el Socialdemócrata (PSD, centroderecha) y el Centro Democrático Social Partido Popular (CDS-PP, democristiano), deben estar 'sintonizados de forma duradera e inequívoca', para concluir con éxito el programa de rescate financiero de Portugal, en junio de 2014.

El PSD y el CDS-PP resolvieron sus diferencias pocos días después de la dimisión de Portas, pero Cavaco optó por no aceptar la remodelación ministerial propuesta por Passos Coelho, que hacía viceprimer ministro al líder democristiano, y optó por llamar al pacto de salvación nacional. El jefe de Estado no mencionó hoy esa propuesta pero afirmó que los partidos de la coalición 'le presentarán garantías adicionales de un entendimiento sólido' para alcanzar los objetivos económicos que precisa el país y pedirán además la moción de confianza en el Parlamento.

En esa sesión, el Ejecutivo de Passos Coelho -que esta semana superó sin problemas la quinta moción de censura de toda la oposición-, tendrá que explicar las líneas principales de su política económica y social hasta el final de la legislatura, en 2015.

Cavaco marcó ya en su alocución algunas de esas líneas a Passos Coelho -muy criticado por sus duras políticas de austeridad y sus tesis europeas próximas a Alemania- y señaló que debe dar 'prioridad' a las medidas para relanzar la economía y luchar contra el desempleo. Pidió además que se profundicen los estímulos a la inversión y la estabilidad del sistema fiscal, y que los partidos de la coalición se empeñen en negociar 'con firmeza y credibilidad' ante las instituciones internacionales lo que 'la situación portuguesa exige'.

El jefe de Estado insistió en que la mejor solución para garantizar el cumplimiento del rescate financiero ante la 'grave' crisis que vive el país hubiera sido un pacto de Gobierno entre los dos partidos conservadores y la oposición socialista, que encabeza ahora las encuestas electorales. Pero el diálogo para el pacto de salvación nacional fue roto el viernes por los socialistas, tras seis días de negociaciones, ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre la reforma del Estado que planea aplicar Passos Coelho este año, con la oposición de toda la izquierda, para ahorrar 4.700 millones de euros.

El Partido Socialista portugués (PS), principal de la oposición, manifestó hoy su desacuerdo con la decisión del jefe de Estado, Aníbal Cavaco Silva, de confirmar el actual Gobierno conservador, y exigió elecciones anticipadas. El dirigente socialista Alberto Martins expresó el respeto 'institucional' a la decisión de Cavaco, pero subrayó que su partido no está de acuerdo y considera insuficiente la petición de una moción de confianza al Ejecutivo en el Parlamento.

El PS, que encabeza las encuestas electorales, dio por acabado el viernes el diálogo con los conservadores en busca de un pacto de salvación nacional al que Cavaco había llamado para contar con un Ejecutivo estable hasta el fin del programa de rescate financiero, en junio de 2014.

La oposición considera insuficiente la petición de moción de confianza

Tras las fallidas negociaciones, el jefe del Estado luso anunció hoy al país que la mejor solución es la continuidad del actual Gobierno conservador, que posee una mayoría absoluta 'inequívoca' para mantenerse en el poder. Pero el socialista Martins reiteró que el país necesita un nuevo rumbo en las políticas económicas para salir de la crisis y no una repetición de las medidas de austeridad de los últimos dos años.

Según el PS las soluciones pasan por apoyar a las pequeñas y medianas empresas, dar prioridad al empleo, reactivar la economía y conseguir así el equilibrio de las cuentas públicas. 'Continuaremos luchando para que nuestras propuestas sean aprobadas para atenuar las dificultades de los portugueses', afirmó el dirigente socialista.

El Partido Comunista de Portugal (PCP), que no participó en las negociaciones con los conservadores, también censuró la decisión presidencial y reclamó elecciones anticipadas El líder de los comunistas, Jerónimo de Sousa, consideró que la coalición conservadora es un Gobierno 'muerto' y responsabilizó al presidente Cavaco de llevar al país 'al abismo'.

De Sousa consideró que la llamada a las urnas es un 'imperativo nacional' y la decisión del presidente de mantener el Gobierno conservador no esta justificada.