Público
Público

Khashoggi Trump dice que el príncipe saudí podría estar detrás de la muerte del periodista Khashoggi

El presidente de EEUU asegura que quiere creer a Mohamed bin Salmán cuando defiende que los responsables del asesinato son funcionarios de rango inferior. El magnate, sin embargo, sugiere que la responsabilidad podría llegar más alto

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. - REUTERS

El presidente estadounidense, Donald Trump, en sus declaraciones más contundentes hasta ahora, ha apuntado a que el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, podría tener en último término la responsabilidad de la operación en la que murió el periodista Jamal Khashoggi.

Durante una entrevista con The Wall Street Journal, Trump ha dicho que quiere creer la afirmación del príncipe heredero de que los responsables del asesinato ocurrido en el consulado saudí en Estambul el pasado 2 de octubre son funcionarios de rango inferior. Sin embargo, el magnate ha sugerido que la responsabilidad podría llegar más arriba.

Preguntado por la posible implicación del príncipe Mohamed, Trump ha respondido: "Bueno, el príncipe está dirigiendo las cosas por allí en estos momentos". "Está dirigiendo las cosas y si tuviera que ser alguien, sería él", ha añadido. Por otra parte, el presidente estadounidense ha señalado que está convencido de que el rey Salmán no tenía conocimiento de antemano del incidente, según recoge el citado diario.

Trump defiende que preguntó al príncipe varias veces sobre Khashoggi. "Mi primera pregunta fue, '¿Sabías algo en términos de la planificación inicial?", ha contado al diario, añadiendo que el heredero le dijo que no. A continuación, el mandatario indica que le preguntó: "¿Dónde empezó? Y dijo que empezó a los niveles más bajos".

El asesinato de Khashoggi, residente en Estados Unidos y columnista de The Washington Post, ha provocado una condena internacional unánime y ha tensado las relaciones entre Riad y Washington, así como otras potencias occidentales. Arabia Saudí ha ofrecido diferentes versiones sobre la muerte del periodista. Al principio negó su muerte, pero más tarde afirmó que falleció en el interior del consulado tras una pelea.

No obstante, fuentes de seguridad turcas creen que fue secuestrado por 15 agentes de inteligencia saudíes que habían llegado horas antes en dos aviones.
"Es una desgracia que afecta directamente al príncipe heredero (Mohammed bin) Salman. Al menos cinco miembros del equipo ejecutor son manos derechas de (Mohammed bin) Salman y son gente que no actuaría sin su conocimiento", escribió Ilnur Cevik, un asesor del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en el diario Yeni Birlik. "Incluso aunque Trump salve a (Mohammed bin) Salman, a los ojos del mundo es una persona cuestionable con la sangre de Khashoggi en sus manos", agregó.

No está claro si la columna de Cevik refleja el pensamiento de Erdogan, que en los discursos que pronunció el martes y el miércoles destacó la necesidad de que todos los responsables ─"desde los que lo ordenaron a los que lo perpetraron"─ se enfrenten a la justicia.

Arabia Saudí accedió a realizar una investigación conjunta con las autoridades turcas y a que su consulado en Estambul fuera registrado. Como parte de estas pesquisas, la policía turca obtuvo permiso para registrar un jardín en el consulado saudí, dijo la cadena NTV, después de que altos cargos saudíes se hubieran negado en un principio a permitirlo.

Riad ha detenido a 18 personas y despedido a cinco altos cargos gubernamentales como parte de la investigación. Entre los despedidos está Saud al-Qahtani, un alto asesor del príncipe Mohammed. Según dos fuentes de la inteligencia saudí, Qahtani dirigió el asesinato de Khashoggi dando órdenes vía Skype. Por su parte, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, dijo el miércoles que Arabia Saudí no habría asesinado a Khashoggi sin protección estadounidense, según la Agencia de Noticias de la República Islámica (IRNA).