Público
Público

La Liga Árabe se une al discurso de Occidente y culpa al régimen sirio del ataque con armas químicas

La organización pide al Consejo de Seguridad de la ONU que tome medidas 'disuasorias y necesarias' contra Damasco

AGENCIAS

La Liga Árabe se ha unido al discurso de Occidente y ha responsabilizado al régimen sirio de Bachar al Asad de haber usado armas químicas. Por ello, el organismo panárabe ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que supere las deferencias entre sus miembros y tome medidas 'disuasorias y necesarias' contra Damasco.

Tras una reunión urgente en El Cairo de sus delegados permanentes, la Liga Árabe instó a que se juzgue a los implicados en el supuesto ataque químico contra la periferia de la capital siria. Su solicitud llega en un momento de creciente presión internacional contra el régimen sirio y de amenazas de intervención militar desde EEUU y Reino Unido.

La organización, que calificó dicho ataque de 'crimen atroz', señaló que los delegados permanecerán reunidos para seguir las evoluciones en Siria y preparar la reunión de los ministros de Exteriores árabes prevista para el 3 de septiembre. En un comunicado, alentaron a la comunidad internacional a actuar para 'poner fin a las violaciones y a los crímenes de genocidio llevados a cabo por el régimen sirio desde hace más de dos años'. Asimismo, llamaron a prestar todo tipo de apoyo a los rebeldes sirios para defenderse.

Algunos de los miembros de la Liga Árabe, como Argelia e Irak, expresaron sus reservas a recurrir al Consejo de Seguridad de la ONU, en el que Rusia y China han vetado cualquier resolución contra Damasco. El representante iraquí rechazó que se culpe al régimen de ese ataque sin tener 'argumentos irrefutables', mientras que el Líbano decidió mantener una posición neutral.

La oposición siria acusó al ejército gubernamental de haber atacado el miércoles pasado varias localidades de la periferia de Damasco con armas químicas, algo desmentido por el régimen sirio. La Coalición Nacional Siria (CNFROS), la principal alianza opositora, denunció que al menos 1.300 personas fallecieron en dicho ataque, mientras que Médicos Sin Fronteras (MSF) confirmó solo 355 muertos con síntomas neurotóxicos, sin valorar quién fue el autor de la matanza.

Un equipo de expertos de la ONU enviado a Siria consiguió acceder ayer a la zona bombardeada tras varios intentos fallecidos y tras sufrir un ataque de francotiradores y pudo entrevistarse y tomar muestras de sangre y pelo a las víctimas. Naciones Unidas ha confirmado que la nueva visita de sus inspectores prevista para este martes ha sido aplazada al miércoles por 'motivos de seguridad'.

El equipo que dirige Ake Sellstrom 'iba a continuar su investigación en un lugar diferente hoy', ha señalado la ONU en un comunicado, pero 'tras el ataque contra el convoy de ayer, una evaluación exhaustiva determinó que la visita debería ser aplazada un día para mejorar la preparación y la seguridad' de los inspectores. 'Teniendo en cuenta la complejidad del lugar, la confirmación del acceso no ha sido obtenida aún', ha precisado Naciones Unidas.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha exigido nuevamente 'a todas las partes en el conflicto que permitan el paso seguro y el acceso al equipo' de inspectores. Para Ban, a todas las partes les interesa 'ofrecer pruebas y aclarar una situación que ha provocado un gran sufrimiento al pueblo sirio'.  'Naciones Unidas está allí para ayudar, pero necesita la cooperación de todos', recalcó.

Anteriormente, el ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, había dicho que la visita se había retrasado por desavenencias entre los grupos rebeldes. En una rueda de prensa en Damasco, Al Mualem indicó que los investigadores 'no pudieron entrar hoy en la zona de Muadamiyat al Sham porque los grupos armados no se han puesto de acuerdo entre ellos sobre las garantías para proteger a los expertos'.

Por su parte, los activistas sirios han asegurado que los rebeldes están comprometidos con la protección de los expertos de la ONU en las zonas bajo su control y que el aplazamiento de la visita de la misión se debe a los bombardeos y enfrentamientos con las fuerzas de Al Asad. 'El Ejército Libre Sirio (ELS) está preparado para proteger a los expertos, pero el régimen comenzó a bombardear desde esta mañana esas áreas', subrayó la activista Iman al Huda, coordinadora de la opositora Red Sham.

Más noticias de Internacional