Público
Público

Londres y Madrid dejan el conflicto en manos de los pescadores y Gibraltar

Margallo aboga por un "acuerdo satisfactorio" entre ambas partes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estancamiento es la palabra que mejor definiría el resultado de las conversaciones que han mantenido hoy José Manuel García-Margallo y William Hague, ministros de Exteriores español y británico, respectivamente.

Tras algo más de una hora de reunión y en una comparecencia sin preguntas, el ministro español ha compartido con los medios la declaración pactada con su homólogo, subrayando la 'relación excelente entre ambos Gobiernos', que no se verá afectada por el conflicto pesquero en Gibraltar.

Margallo ha indicado que tanto el Gobierno español como el británico 'animan a las partes implicadas', esto es, 'el Gobierno de Gibraltar y los pescadores de la Línea y Algeciras a encontrar una acuerdo satisfactorio que permite a nuestros barcos faenar donde siempre lo han hecho'.

No hay, pues, ninguna novedad respecto a las manifestaciones de hace apenas tres días, cuando el ministro español ya avanzó que el resultado de la reunión sería 'instar a las partes interesadas a renovar el compromiso que se hizo en 1999' pues 'no es un acuerdo que corresponda a los dos Gobiernos, es un conflicto pesquero que deben suscribir el Gobierno de Gibraltar y los pescadores de los dos puertos, el de la Línea de la Concepción (Cádiz) y el de Algeciras'.

La declaración del titular Exteriores contrasta con las realizadas esta misma mañana a una televisión española en la que Margallo aseguraba acudir a Londres para 'proteger a los pescadores españoles', advirtiendo que España podría complicar la vida al Peñón más de lo que lo éste lo hace a los pescadores de nuestro país.

Asimismo, la exclusión del papel de los Gobiernos español y británico en el conflicto choca con la ausencia de la reina Sofía en los festejos por el Jubileo Real de la Isabel II el pasado fin de semana. Entonces fue Exteriores quien aconsejó a la Casa del Rey este 'desaire', como fue calificado por buena parte de la prensa británica, precisamente, por el conflicto pesquero.