Público
Público

M5E Adónde irá el Movimiento 5 Estrellas en Italia sin Luigi Di Maio

En el último año, muchos han dudado de su escasa madera de líder. Su anterior coalición con el soberanista Matteo Salvini, para más inri, entregó la mitad de su electorado a la Liga, que a día de hoy convence a un tercio de los italianos. Tras su dimisión, se abre la carerra para elegir el nuevo jefe político del Movimiento 5 Estrellas. 

Luigi Di Maio en el momento en el que anunció su dimisión | EFE
Luigi Di Maio, el hasta ahora líder del M5S. - REUTERS

En Italia, a pie de calle, él había sido casi siempre motivo de burla por su falta de experiencia y preparación como político. La sensación, en los medios, es como si él nunca hubiera convencido del todo, no obstante su impecable aspecto cuidado y comedido. Era el vivo ejemplo de que se podía llevar traje –siempre– y apostar por un pensamiento antisistema. Hace casi dos años, en las últimas elecciones generales italianas, logró llevar su partido al 32% de los votos, consiguiendo un resultado inédito para una formación contraria a los partidos tradicionales. Su liderazgo, sin embargo, ha sido un total fracaso. Su alianza con la soberanista Liga, de Matteo Salvini, supuso un paulatino principio del fin. En tan sólo un año, ha entregado la mitad de su electorado a los encantos del jefe leguista, quien hoy convence a un tercio de los italianos.

Luigi Di Maio, el hasta ahora líder del Movimiento 5 Estrellas (M5E), ha presentado sus dimisiones como jefe del partido anti establishment. A partir de ahora se abre un momento de transición para la "formación protesta" que nació hace una década para regenerar, desde abajo, la política italiana. La próxima gran cita será entre el 13 y el 15 de marzo, momento en el que se convocará un nuevo congreso para elegir el próximo líder político del Movimiento 5 Estrellas, que mantendrá siempre la figura de su fundador, el cómico Beppe Grillo, como "garante" de la esencia de la formación. Por otra parte, y con el objetivo de no desgastar al actual Ejecutivo transalpino, Luigi Di Maio seguirá siendo el ministro de Exteriores del premier Giuseppe Conte.

"El Gobierno italiano tiene que continuar porque el Movimiento 5 Estrellas no puede ser juzgado sólo por 20 meses en el Ejecutivo, sino al menos por los 5 años de legislatura previstos en la Costitución Italiana", aseguró ayer por la tarde Luigi Di Maio en su discurso de 50 minutos para anunciar formalmente su dimisión, en el que ha aprovechado para desglosar los éxitos pero también los problemas de su periodo de liderazgo del M5E. Diez años después de la fundación del partido, Di Maio asegura que "cientos de desconocidos, sin ninguna experiencia parlamentaria, han logrado entrar en las instituciones y formar dos Gobiernos, con un excelente primer ministro".

Precisamente a favor del premier Giuseppe Conte ha dedicado unas palabras de agradecimiento en las que reconoce su "capacidad política y una honestidad inusuales", asegurando estar "orgulloso" de haberlo elegido personalmente. En su discurso dimisionario, Di Maio también ha aprovechado para confirmar su apuesta por la Unión Europea, el euro y la OTAN; ya que seguirá siendo el ministro de Exteriores. Jocosamente, finalizó su discurso quitándose la corbata que tanto lo identificaba como líder dispuesto a "honrar las instituciones como hombre del Estado". En ningún momento ha admitido con rotundidad ser el responsable de la debacle de su partido. Entre otras cosas, porque seguirá perteneciendo a él como miembro destacado.

Una acción preventiva

Las dimisiones del líder político de los grillinos puede leerse como una acción preventiva: luchas internas por el liderazgo, menos del 16% en los sondeos, transfuguismo, pésimos resultados en las elecciones regionales, implosión del partido. Ante la crítica situación interna a la formación anti establishment, Luigi Di Maio ha jugado con antelación, harto de ser el "pararrayos del Movimiento 5 Estrellas" y donde "todos le dan bofetadas", apunta el conocido diario económico Il Sole 24 Ore. "Ahora dejadme en paz, quiero desconectar un tiempo, estoy exhausto", comentó en los últimos días Di Maio, quien ya no tenía ni siquiera el apoyo del fundador del M5E, Beppe Grillo, hoy en día firme defensor de la actual alianza con la izquierda del PD.

La dimisión llega en un momento de incertidumbre para el Ejecutivo

Hacía semanas, de hecho, que circulaban voces acerca de su posible salida del partido. De hecho, tal como ha admitido el propio Di Maio, empezó a escribir su discurso de dimisión de este miércoles "hace un mes". El presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, al parecer, era una de las personas que en los últimos días ya conocía la decisión tomada por el socio mayoritario de su propio Ejecutivo, que hoy cuenta también con los socialistas del Partido Democrático (PD) de Nicola Zingaretti. La reacción del premier transalpino ha sido muy medida: "Lamento su decisión desde el punto de vista personal", asegura el jefe del Gobierno italiano, quien no ha querido darle ninguna trascendencia a las dimisiones de Di Maio para la supervivencia de su Ejecutivo.

Las dimisiones de Di Maio llegan, de hecho, en un momento de incertidumbre para el Ejecutivo transalpino del premier Conte. Concretamente, a tan sólo cuatro días de las elecciones en Emilia-Romaña, la región de Bolonia, donde la izquierda gobierna desde hace más de setenta años. Dicho de otra manera, Di Maio ha aprovechado para dimitir justo antes de la debacle en Emilia-Romaña, para así no oficializar su derrota e irse, por así decir, por voluntad propia. El leguista Salvini, por su lado, quiere jugarse todas las cartas posibles en dicha región para que, en caso de victoria, pueda pedir una vez más las dimisiones del presidente del Gobierno y unas nuevas elecciones generales al presidente de la República, Sergio Mattarella. Ahora que la Liga convence a 1 de cada 3 italianos.

¿Qué pasará en el M5E?

¿Qué pasará, a partir de hoy, en el M5E? De forma inmediata, la "regencia" del partido pasará en manos del senador Vito Crimi, uno de los miembros más antiguos del partido, según los principales medios italianos. En marzo tendrá lugar el congreso en el que se debatirán las prioridades y el futuro líder de la formación. Atendiendo al discurso de Di Maio de ayer por la tarde, "primero se definirán los temas" y después del congreso "se elegirá quién liderará el Movimiento 5 Estrellas". Así pues, se abre la lucha para la sucesión. Entre los aspirantes a suceder a Luigi Di Maio, destacan: Alessandro Di Battista, uno de los grillinos más conocidos por su alma reformista; Stefano Patuanelli, ministro de Desarrollo Económico; el propio Vito Crimi; Paola Taverna, la vicepresidenta del Senado; y Chiara Appendino, la alcaldesa de Turín.

La "regencia" del partido pasará en manos del senador Vito Crimi

"Las dimisiones de Di Maio son la representación plástica del gigantesco error de la criatura grillina, un cuerpo sin alma y una esencia sin naturaleza", escribió el miércoles el conocido diario progresista italiano La Repubblica: "Aquello de no pertenecer ni a la izquierda ni a la derecha, es sin duda un eslogan eficaz cuando se está en la oposición. Cuando se gobierna, sin embargo, las decisiones tienen un gran peso y no pueden ser neutrales. O se está con Europa, o contra ella. Inclusión o exclusión. La soberanista Liga o el socialista PD. El problema es que los grillinos no saben quiénes son, ni cuál es su naturaleza". Y añade: "Es inaceptable un grado tan elevado de ambigüedad y contradicción para liderar un gran país".

Luigi di Maio, ex-líder del Movimiento 5 Estrellas. / REUTERS

Luigi Di Maio (Avellino, 1986) es originario de la localidad de Pomigliano D'Arco, en provincia de Nápoles. Hijo de un dirigente de derechas, se dedicó a la política desde los tiempos del instituto. Tras aprobar el bachillerato en Humanidades, entrará en Ingeniería primero y Derecho después, no logrará ningún título universitario, un detalle que siempre ha sido utilizado en su contra. Tras unos empleos menores, en 2010 ocupó su primer cargo público como concejal en Pomigliano D'Arco. En 2013 fue elegido diputado y el vicepresidente el más joven de la Cámara Baja transalpina, con tal sólo 27 años.

En septiembre de 2017 se convertirá, oficialmente, en el líder político del Movimiento 5 Estrellas. Seis meses después, en marzo de 2018, ganará las elecciones generales con el 32% de los votos. En junio de 2018, como socio principal del Gobierno de Giuseppe Conte, será nombrado vicepresidente del Ejecutivo, al igual que su adversario, el leguista Matteo Salvini. Tras el nuevo Ejecutivo de Conte creado en septiembre junto a los socialistas del PD, Di Maio pasará a ser ministro de Exteriores con tan sólo 33 años, el más joven de la historia italiana. Con la misma edad, se retira del liderazgo de su partido.