Público
Público

Malestar en el ala izquierdista de Syriza por las concesiones de Tsipras a los acreedores

Numerosos diputados de la formación recuerdan que las medidas ofrecidas están en contra de su ideario y su programa, y sugieren que votarían en contra. El Gobierno advierte de que, si no salen adelante, se iría a unas nuevas elecciones.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

Alexis Tsipras pronuncia un discurso en la reunión que mantuvo hace dos semanas con los diputados de Syriza para explicarles la marcha de las negociaciones. EFE

ATENAS.- Alexis Tsipras se encuentra en una encrucijada. Tras las duras concesiones que se ha visto obligado a hacer con las instituciones europeas, anteriormente llamadas troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), ahora se enfrenta a más dificultades, que vienen ahora del lado opuesto: el sector más izquierdista de Syriza, que ha reaccionado con malestar tras renunciar el presidente a varias promesas electorales.

El Gobierno heleno ha admitido finalmente bajar las pensiones y subir el IVA, algo a lo que hasta ahora se había negado y que figuraba entre las banderas del partido cuando hacía campaña para ganar las elecciones. Entre los diputados de Syriza han comenzado a surgir voces que sugieren que podrían votar en contra de unas medidas que están en contra de su ideario y su programa, a lo que el ejecutivo ha respondido recordando que de ser así caería el Gobierno y deberían ser convocados unos nuevos comicios.

Los líderes europeos acogieron positivamente la nueva propuesta de presupuestos presentada por los griegos, que vieron como "una buena base" para un acuerdo definitivo que desbloquee el último tramo de ayuda del rescate. Los mercados financieros también dieron la bienvenida al plan, acentuándose este martes la subida de las bolsas que ya había comenzado este lunes por la previsión de un acuerdo.

 

Pero Alexis Tsipras, que llegó a la presidencia en enero con el mandato de acabar con años de austeridad en un país muy maltratado por la crisis, debe contentar a su partido tanto como a los acreedores si quiere lograr una estabilidad que le permita llegar a una solución definitiva.

Surgen las voces contra las nuevas medidas

"Creo que tal y como vemos este programa... Es muy difícil de aprobar para nosotros", dijo el diputado y portavoz parlamentario de Syriza Alexis Mitropoulos en un programa informativo de la cadena Mga TV. El diputado abría así la puerta a que el parlamento no respalde la última oferta, lo que llevaría inevitablemente a un escenario de elecciones anticipadas que aumentarían la incertidumbre.

"¿Cómo se puede hacer un acuerdo que aumentará los suicidios y empobrecerá a la gente?", se preguntaba un diputado de Syriza

"El primer ministro tiene que informar a nuestro pueblo por qué hemos fallado en las negociaciones y hemos acabado con este resultado", añadió Mitropoulos. "Creo que [las medidas] no se corresponden con los principios de la izquierda. Esta carnicería social... No la pueden aceptar". 

Aún más contundente fue el también diputado de Syriza Yanis Mijeloyanakis, que calificó las nuevas propuestas de "lápida para Grecia" y opinó que el plan no pasará por los diversos órganos del partido. Según él, el nuevo plan es "peor que el primer rescate", ampliará la miseria social que Syriza se había comprometido a combatir.

Asimismo, estimó que "con las nuevas medidas los griegos perderán dos salarios mensuales" e instó al Gobierno a decir "no" al compromiso, especialmente si no va acompañado de una reestructuración de la deuda y de un plan de inversiones. "¿Cómo se puede hacer un acuerdo que aumentará los suicidios y empobrecerá a la gente?", se preguntó.

Mijeloyanakis dijo que él personalmente no apoyará un acuerdo con las características que se han conocido hasta el momento y fue aún más lejos al afirmar que "incluso diputados leales a Tsipras", que no pertenecen a ninguna corriente en concreto, no apoyarán un acuerdo de este tipo"

Alexis Tsipras, en la cumbre extraordinaria sobre la crisis helena celebrada en la sede del Consejo Europeo en Bruselas, en la que se sentó entre el presidente francés François Hollande y el español Mariano Rajoy. EFE

Otra nota discordante la puso el vicepresidente del Parlamento, Alexis Mitrópulos, quien afirmó que las medidas "no se pueden votar, porque son extremas y antisociales". "Creo que este paquete no puede entrar así en el Parlamento", recalcó.

Pero las llamadas de atención no le han venido a Tsipras solo desde su propio partido. Pavlos Haikalis, un diputado del partido derechista socio del gobierno de coalición con Syriza, Griegos Independientes, declaraba que "el Gobierno ha caído en una trampa, no sé hasta dónde puede llevarse a cabo esto" en referencia a las medidas propuestas por los de Tsipras.

El Gobierno reacciona advirtiendo de elecciones

El portavoz del Gobierno griego, Gavriil Sakelaridis, defendió hoy las concesiones que ha hecho el Ejecutivo a los acreedores y advirtió a los críticos dentro de las filas de Syriza que el Gobierno "no podrá mantenerse" si no obtiene el respaldo de sus diputados y deberá acudir a las urnas.

El portavoz del Gobierno reconoció "distancia" de la propuesta con el programa de Syriza, pero defendió que mantiene un "reparto justo" de las cargas

En unas declaraciones a la cadena de televisión privada Mega, Sakelaridis reconoció que las propuestas entregadas a las instituciones  marcan una cierta "distancia" con el programa de Syriza, pero aseguró que siguen defendiendo un "reparto justo" de la carga social.

El portavoz señaló que una vez que se logre un acuerdo con las instituciones, este será remitido inmediatamente a los grupos parlamentarios donde todos los diputados "tendrán que asumir su responsabilidad".

En caso de no lograr el apoyo de los diputados de la coalición gubernamental -el izquierdista Syriza y el nacionalista Griegos Independientes-, "la única salida son las urnas y el voto del pueblo", dijo.