Público
Público

Atentados de Manchester La ministra de Interior británica dice que es "probable" que el terrorista no actuara solo

Amber Rudd afirma a los medios que Salman Abedi, el autor de los atentados de Manchester, era conocido "hasta cierto punto" por los servicios secretos británicos, si bien no aporta demasiados detalles al respecto.

La ministra británica de Interior, Amber Rudd, llega a Downing Street. | EFE

efe

La ministra británica de Interior, Amber Rudd, reconoció este miércoles que "parece probable" que Salman Abedi, el terrorista suicida del atentado del lunes en Manchester que dejo 22 muertos, no actuara solo.

La ministra, en unas declaraciones a los medios locales, agregó que Abedi, nacido en Manchester de padres libios, era conocido "hasta cierto punto" por los servicios secretos británicos, si bien no aportó demasiados detalles al respecto.

Ante la posibilidad de que el terrorista formase parte de una célula terrorista, el Gobierno británico decidió anoche elevar al más alto el nivel de amenaza terrorista contra el Reino Unido, lo que supone la posibilidad de otro ataque inminente.

"Estoy segura de que tendremos más información sobre él [Abedi] en los próximos días y las próximas semanas", añadió Rudd, que defendió la decisión de elevar el nivel de seguridad mientras continúa la investigación sobre el atentado suicida perpetrado el lunes junto al centro Manchester Arena, al término de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

"Es una operación en curso, lo que significa que la investigación sigue encontrando nuevas pistas", por lo que es "correcto" que el país esté en el nivel más alto de seguridad, insistió la ministra.

La titular de Interior, que ha participado en las dos reuniones del comité de emergencia Cobra de ayer, destacó la importancia de permitir que los servicios secretos y la unidad antiterrorista de la Policía británica puedan hacer su trabajo.

Según los medios británicos, Abedi, de 22 años, habría regresado recientemente de un viaje que hizo a Libia.

La primera ministra británica, Theresa May, comunicó anoche al país que el Gobierno había decidido situar en "crítico" el nivel de amenaza, lo que supone que un atentado puede ser "inminente" y permite el despliegue del Ejército para reforzar la seguridad.

La medida fue tomada tras el ataque de Manchester, en el que 22 personas, muchas de ellas niños, murieron y 59 resultaron heridas.

Más noticias de Internacional