Público
Público

Noruega Noruega derribará un edificio emblemático que alberga dos murales de Picasso

Ambas obras de arte serán retiradas y preservadas para ser instaladas en otro lugar, aunque este cambio ha sacado opositores.

El edificio de oficinas 'Y-block', adornado con un mural de los artistas Pablo Picasso y Carl Nesjar, mientras los trabajadores comienzan a desmontar el mural antes de que el edificio sea demolido, en el centro de Oslo, Noruega. REUTERS / Gwladys Fouche
Trabajadores comienzan a desmontar el mural de Pablo Picasso y Carl Nesjar antes de que el edificio sea demolido, en el centro de Oslo, Noruega. REUTERS / Gwladys Fouche

público

El Gobierno de Noruega comenzó ha derribar un edificio emblemático situado en la plaza Regjeringskvartalet de Oslo, adornado con dos murales gigantes de Pablo Picasso desde 1969. El motivo es reconstruir la sede del Gobierno tras el ataque terrorista ultraderechista de Anders Breivik en 2011, informa The Guardian.

En la fachada del edificio Y-block se encuentra un dibujo de Picasso arenado de 250 toneladas que será reemplazado por una fachada más moderna y segura, según el Gobierno. 

Picasso colaboró ​​con el escultor noruego Carl Nesjar para poner dos de sus obras en el edificio. La fachada se decoró con la obra Los pescadores y en el vestíbulo se colocó el mural La gaviota que llegaba hasta el techo y pesaba 60 toneladas.

Ambas obras de arte serán retiradas y preservadas para ser instaladas en otro lugar, aunque este cambio ha sacado opositores.

"Las obras de arte sin el edificio dejan de tener sentido"

El plan lleva siete años acumulando críticas internacionales, como la de la UNESCO, por el valor arquitectónico y artístico. Algunos dicen que la estructura brutalista de 50 años es fea y merece ser arrasada, mientras que otros han pedido su protección. Aunque se han organizado protestas en contra de esta demolición el Gobierno noruego ya empezó el lunes los trabajos para desmontar las dos obras de Picasso. 

El Colegio de Arquitectos de Catalunya hizo un manifiesto a favor de la preservación del edificio y los murales de Carl Nesjar. En el escrito aseguran que el Gobierno noruego se ha comprometido a conservar los murales, pero el Colegio de Arquitectura considera que "las obras de arte sin el edificio para las que han sido concebidas dejan de tener sentido". Y añaden: "Destruir uno de los dos elementos del edificio Y-block sería destruir la arquitectura".

El MoMa, Museum of Modern Art, de Nueva York también envió una carta a Noruega pidiendo que reconsiderara la decisión de derribar y modificar los murales con las obras. 

Y la activista, cantante y compositora noruega Elvira Nikolaisen, ha declarado a Reuters que "el espíritu que muchos mostraron para hacer campaña para proteger el edificio ha sido muy positivo. La gente se ha dado cuenta del valor de este arte".

Además de esperar preservar una obra arquitectónica típica de la década de 1960, los opositores a la destrucción invocan un argumento simbólico: que los edificios del gobierno deberían permanecer en pie precisamente porque el extremista de derecha intentó derribarlos.

Más noticias de Internacional