Público
Público

Nueva constitución en Chile Celebración y protestas en Chile ante el arranque de la convención que deja atrás la Constitución de Pinochet

Este domingo se celebra la primera sesión en la que los 155 constituyentes electos empezarán a trabajar en el nuevo texto constitucional que deberá someterse a referéndum en 2022. En la única convención paritaria y que incluye a los pueblos indígenas, y representa el éxito de las duras protestas sociales de 2019.

Un grupo de constituyentes ligados a las protestas sociales de 2019 en Chile irrumpieron en el acto inaugural de la convención constituyente exigiendo la liberación de los 'presos políticos' y las autoridades suspendieron temporalmente la cita.
Un grupo de constituyentes ligados a las protestas sociales de 2019 en Chile irrumpieron en el acto inaugural de la convención constituyente exigiendo la liberación de los "presos políticos" y las autoridades suspendieron temporalmente la cita. Elvis González / EFE

Cientos de personas se congregaron este domingo en Chile, en diversos puntos de la capital, en la antesala de la ceremonia que inauguraba el proceso de redacción de una nueva Constitución que sustituirá a la actual, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

En un ambiente festivo y convocadas por diferentes colectivos, representantes de sectores profesionales, indígenas, estudiantes y personalidades políticas se reunieron para reivindicar que se incluyan sus demandas en el proceso constitucional y para acompañar a los 155 constituyentes que tomarán posesión este domingo, aunque la primera sesión se ha suspendido momentáneamente.

Un grupo de constituyentes ligados a las protestas sociales de 2019 irrumpieron en el acto inaugural de la redacción de la nueva Carta Magna exigiendo el cese de la represión policial y pidiendo liberar a manifestantes detenidos, lo que obligó a suspender temporalmente la reunión.

"Queremos hacer una fiesta de la democracia y no un problema, vamos a suspender la sesión por breves minutos", afirmó la relatora del Tribunal Calificador de Elecciones, Carmen Gloria Valladares.

Al grito de "No más represión", varios constituyentes se negaron a sentarse mientras sonaba el himno al inicio de la ceremonia de la primera sesión de la convención, como muestra de apoyo a cientos de personas que se manifestaban a las afueras del antiguo Congreso Nacional y que fueron dispersados por la Policía.

"Tenemos familiares que han venido a acompañarnos y que están siendo reprimidos por la Policía. En el momento más hermoso de nuestra historia, nuevamente el Estado se comporta pésimo", afirmó la constituyente Elsa Labraña de la Lista del Pueblo, un grupo de ciudadanos independientes de izquierdas.

"No vamos a empezar la ceremonia hasta que no nos aseguren que afuera no se dejó de reprimir a nuestro pueblo", agregó la mujer, que salió a apoyar la marcha.

Marchas sin incidentes

Sin incidentes, aunque desafiando las restricciones impuestas por la covid-19, que tienen en cuarentena a toda la capital los fines de semana, tuvo lugar una caminata desde la plaza Italia, el epicentro de las protestas sociales en Santiago, hasta la sede del antiguo Congreso, donde se reunirá la constituyente.

La más multitudinaria fue la convocatoria de la Lista del Pueblo, un pacto de independientes de izquierda que irrumpió con fuerza en las elecciones constituyentes y que entonó la canción protesta El derecho de vivir en paz para homenajear a las víctimas de la crisis social que comenzó en 2019, que dejó una treintena de muertos y miles de heridos en Chile.

"Por primera vez en 200 años el pueblo podrá decir lo que quiere"

"No quería perderme un momento histórico como este para Chile. Por primera vez en 200 años el pueblo podrá decir lo que quiere. Esto es una esperanza", afirmó Silvia Fernández, una mujer de 67 años que acudió a la marcha.

Primera reunión oficial

La cita de este domingo dará por inaugurada la redacción de la nueva Constitución y será la primera reunión oficial de los 155 miembros de la convención, el primer órgano constituyente paritario del mundo, conformado por 48 ciudadanos independientes -la fuerza mayoritaria- y 17 representantes de pueblos originarios.

"Esta es una maravillosa oportunidad para el país. Nosotros la redactaremos, pero quien aprobará la nueva Constitución será la ciudadanía", indicó el abogado Agustín Squella, uno de los constituyentes independientes. En esta sesión será elegido el presidente de la convención que empezará a redactar el nuevo texto para, posteriormente, ser refrendado en las urnas por la ciudadanía chilena. Desde este domingo, los constituyentes tendrán un año para redactarlos y el plebiscito que lo valide se celebrará en 2022.

Ceremonias indígenas

También dejaron su huella en la antesala de la instalación de la convención diferentes grupos representantes de etnias indígenas que llevaron a cabo, temprano en la madrugada, ceremonias para acompañar y celebrar el proceso.

Será la primera vez en la historia que los indígenas son incluidos en la redacción de la Constitución

Miembros del pueblo mapuche, la etnia más numerosa, realizaron un recorrido desde el céntrico cerro Huelén, los dos constituyentes del pueblo quechua encabezaron un ritual en una céntrica plaza de Santiago y representantes del pueblo aymara se reunieron en el exterior del Palacio Pereira, otra de las sedes de la convención.

Esta será la primera vez en la historia de Chile en que los indígenas son incluidos en la redacción de la Constitución. Ninguna de las tres que ha tenido el país desde su independencia (1833, 1925 y 1980) reconocen la existencia de los pueblos originarios, pese a que representan al 12,8 % de la población nacional.

El proceso constituyente nació en Chile como un acuerdo entre los partidos políticos para tratar de amainar una masiva ola de protestas que estalló en octubre de 2019, la mayor crisis social en más de tres décadas de democracia, que se interpretó como un reclamo por un modelo socioeconómico más justo.

Más noticias de Internacional