Público
Público

La ONU pide a Trump que reconsidere su veto a los refugiados

“Ha puesto en práctica la xenófoba retórica del odio”, denuncia Amnistía Internacional. “La historia condenará este negro día”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Campamento de refugiados en París.

GINEBRA.- La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Mundial de la Migración (OIM) pidieron este sábado a Estados Unidos que mantenga "su larga tradición" de proteger a los que huyen de conflictos, y evitaron criticar abiertamente la nueva política de restricción de entrada refugiados e inmigrantes al país.

"Esperamos que Estados Unidos continuará su claro liderazgo y su larga tradición de proteger a aquellos que están huyendo de conflicto y persecución", afirmaron las dos entidades en un comunicado conjunto.

El nuevo presidente de Estados Unidos firmó ayer una orden ejecutiva que suspende el programa de acogida de refugiados durante 120 días para revisar el procedimiento con el objetivo de evitar la entrada de radicales con motivaciones terroristas.

Además, cierra las puertas del país a la mayoría de refugiados sirios por tiempo indefinido y suspende durante 90 días la obtención de visados en siete países de mayoría musulmana con historial de terrorismo.

"Las necesidades de los refugiados y los migrantes en el mundo nunca han sido mayores, y el programa de reasentamiento de Estados Unidos es uno de los más importantes del mundo", afirma el texto.

Estados Unidos financia ACNUR con 1.500 millones de dólares, por delante de la UE (341 millones), Alemania (284) y Japón (164 millones)

Las dos agencias de la ONU recuerdan que esta política aplicada hasta ahora por Washington ha permitido "rescatar" a algunas de las personas más vulnerables del mundo y al mismo tiempo ha "enriquecido" la sociedad estadounidense. "La contribución de los refugiados y los inmigrantes en todo el mundo ha sido extremadamente positiva".

En los últimos años, EE.UU. ha sido uno de los países que ha admitido más refugiados para su reasentamiento, junto con Canadá, Australia y los países nórdicos.

Estados Unidos es igualmente el mayor contribuyente de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que financió con casi 1.500 millones de dólares el año pasado, muy por encima de la Unión Europea (341 millones), Alemania (284 millones) y Japón (164 millones), que le siguen.

A pesar de las decisiones tomadas esta semana por Trump -además de limitar la entrada de refugiados e inmigrantes construir un muro en la frontera con México- la OIM y ACNUR dicen que siguen "comprometidos" para trabajar con el nuevo gobierno "hacia el objetivo compartido de asegurar un programa de reasentamiento seguro".

“Xenófoba retórica del odio”

A su vez, el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, condenó la decisión de Trump. "La orden ejecutiva del Presidente Trump que bloquea a aquellos que huyen de la guerra y la persecución de países devastados por la guerra como Siria, de buscar refugio en los Estados Unidos es una decisión terrible con consecuencias potencialmente catastróficas".

"Algunos de nuestros peores temores sobre la administración Trump ya se han hecho realidad. Con tan sólo una firma, el presidente Trump ha puesto en práctica la xenófoba retórica del odio, señalando a la gente sólo por su religión", añadió.

"Estos hombres, mujeres y niños son las víctimas del mismo terror que el presidente Trump afirma que quiere combatir", continuó Shetty, quien recordó la ironía de que "Estados Unidos haya contribuido directamente a la inestabilidad en muchos lugares donde ahora está forzando a la gente a huir".

"Creemos firmemente que los refugiados deberían recibir el mismo tratamiento sin tener en cuenta sus religión, nacionalidad o raza", concluyen las dos organizaciones.

"En lugar de azotarle la puerta a aquellos que no tienen otra opción que huir de sus hogares, el gobierno de Trump debe recordar que Estados Unidos es un país también construido en gran parte por inmigrantes y refugiados", insistió Shetty. Esta decisión "insensible y profundamente equivocada" también podría "establecer un precedente espantoso en un momento en que los países están buscando maneras de cerrar los flujos de refugiados", concluyó.

60 millones de huidos

Desde octubre pasado (coincidente con el inicio del actual año fiscal en Estados Unidos), las autoridades estadounidenses han admitido a 25.600 refugiados.

En el año fiscal precedente (de octubre 2015 a septiembre 2016), EE.UU. recibió casi 85.000 refugiados, según datos de la Oficina de Población Refugiada de este país.

Más de 60 millones de personas en el mundo se han visto obligadas a huir de sus hogares, la mayor cifra desde la Segunda Guerra Mundial.