Público
Público
cop26

Varios países intentan manipular el mayor informe científico de la ONU sobre el clima

A pocos días de que se celebre la COP26 de Glasgow, una filtración de documentos revela cómo varios gobiernos pidieron a las Naciones Unidas que minimizara la necesidad de "dejar de usar rápidamente los combustibles fósiles".

Vista general de una nube de contaminación sobre Lyon, al sureste de Francia, el 15 de octubre de 2021.
Vista general de una nube de contaminación sobre Lyon, al sureste de Francia, el 15 de octubre de 2021. PHILIPPE DESMAZE / AFP

A las puertas de la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que tendrá lugar del 31 de octubre al 12 de noviembre de 2021 en Glasgow (Reino Unido), la cadena británica BBC  ha revelado que varios Estados han pedido a la ONU una mayor flexibilidad en los compromisos para frenar el cambio climático y mantener el calentamiento global en 1,5 grados.

Más concretamente, países como Arabia Saudí, Japón, Australia, Argentina o Noruega, quieren cambiar las recomendaciones que el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) dio a los gobiernos en su informe publicado el pasado mes de agosto.

Arabia Saudí es uno de los mayores productores de petróleo y Australia es el principal exportador de carbón

En él, se abordan cuestiones como la reducción de emisiones provenientes del carbón; así como el cierre de centrales térmicas; una progresiva pero rápida desaparición de la utilización del petróleo como combustible; la reducción del consumo de carne e incluso basar las dietas en plantas. Estas recomendaciones no han sentado bien a países como Australia, que es el principal exportador de carbón a nivel mundial; a Arabia Saudí, famoso por ser uno de los mayores productores de petróleo; pero tampoco a Brasil o Argetina, que son el primero y cuarto en la clasificación mundial de exportación de carne de vacuno.

La filtración, compuesta por más de 32.000 documentos, muestra que varios países opinaron que no es necesario reducir el uso de combustibles fósiles de manera tan rápida, tal y como recomienda el IPCC. En concreto un asesor del ministerio del Petróleo de Arabia Saudí llegó a exigir que se eliminaran frases como "son necesarias acciones urgentes y aceleradas de mitigación a todos los niveles" del informe.

Estos documentos, que recibió el equipo de científicos detrás del IPCC —y que han sido filtrados por la delegación Greenpeace en Reino Unido a la BBC—, están escritos por gobiernos, empresas y otras organismos cuyos intereses económicos están en juego si se cumplen dichas recomendaciones. Pero los científicos encargados de realizar este informe aseguran que, a pesar de que para ellos "los comentarios de los gobiernos son fundamentales", no tienen obligación ninguna de incluirlos en sus estudios.

Más allá de si las presiones de ciertos países a los científicos del panel sobre el cambio climático llegan realmente a manipular el informe, esta filtración llega a poco más de una semana de la COP26. En ella, se pedirá a los Estados de todo el mundo que asuman compromisos significativos para frenar el cambio climático y mantener el calentamiento global en 1,5 grados. Pero en cambio, hay algunos países que ponen su interés económico por delante del interés general, aunque de puertas hacia fuera pretendan demostrar su compromiso de no destruir el planeta.

Más noticias de Internacional