Público
Público

París levantará el primer rascacielos de la capital en 30 años

Una comisión política aprueba la construcción de la polémica torre Triangle, que será el primer edificio de gran altura desde 1977

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Consejo de la ciudad de París ha dado su aprobación a la construcción de un controvertido edificio, la torre Triangle, de 180 metros de altura, al que los críticos califican de un 'ataque a la belleza de la capital francesa'. Después de una larga polémica, la monumental torre Triangle será una realidad en París. Ayer, una comisión que representa a diferentes grupos políticos de la capital aprobó el proyecto de construcción del edificio, con la frontal oposición de los Verdes y asociaciones defensoras del patrimonio de la capital francesa.

La torre, de acero y cristal, y con forma de pirámide, tendrá 40 plantas y será el primer rascacielos que se construirá dentro de la capital francesa, desde hace más de 30 años. Su presupuesto alcanza los 535 milllones de euros y su construcción, a cargo de los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron, consta exclusivamente de financiación privada. El edificio, previsto para su inauguración en 2017, estará compuesto en su mayor parte por espacios para oficinas, aunque también ofrecerá salas de conferencias, restaurantes panorámicos y tiendas en su planta baja. En un primer momento, los arquitectos planificaron incluir un hotel, una piscina y un museo en su espacio, pero ese proyecto ya ha sido descartado.

París ha procurado siempre mantener la 'armonía general' en la arquitectura urbana, para no perder la monumentalidad de algunos edificios históricos, asegura Olivier de Rohan Chabot, que forma parte de un grupo que defiende el arte galo. 'No estamos en contra de la torre', afirma, 'pero no queremos que se arruine el horizonte de París'. Este experto en urbanismo y arte asegura que ya en su día la torre Montparnasse 'aplastó' el hotel des Invalides, que integra la tumba de Napoleón. 'El monumento fue construido para ser grandioso, pero se ha quedado enano al lado de la torre que lo ridiculiza. Es un ataque a la verdadera belleza de esta capital', sentencia.

Yves Contassot, un concejal de los Verdes de París, asegura que la torre 'es un colosal bloque de oficinas', que no incorpora ninguna idea de vivienda social y 'dará siempre sombra' a muchos locales y viviendas cercanas, además de estar planificado sobre una acumulación de aguas subterráneas. Sin embargo, Herzog y de Meuron, que ya diseñaron la Tate Modern y el estadio olímpico de Pekín, aseguran que su estructura 'limitaría la sombra a los vecinos' y que será un edificio muy ecológico, al utilizar 'el viento y el sol para producir energía'. Los responsables del proyecto aseguran que 'no hay que pensar en él como en una simple torre, es una ciudad en vertical'.

El alcalde socialista de París, Bertrand Delanoë, que describió la torre como una construcción 'emblemática del aura y el dinamismo de París', ha luchado para hacer excepciones a la prohibición de construir edificios de gran altura en la capital gala. Esta restricción de altura se introdujo en 1977, después de que los parisinos criticaran la construcción de la torre de Montparnasse, cerca del río Sena, que mide 210 metros. Tanto es así, que hay un chiste popular en la ciudad que implica a este edificio de oficinas: '¿Cómo llamarías a un belga que consigue derribar la torre Montparnasse? Héroe nacional'.

Tanto la torre Triangle y la Montparnasse son pequeños edificios comparados con la torre Eiffel, de 324 metros de altura. Además, en París se encuentran en construcción una serie de rascacielos en La Défense, el distrito financiero al oeste de la capital, como el Lighthouse, el Signal y el Hermitage Plaza, proyectado para ser el más alto de Europa. Las obras de la torre Triangle comenzarán el año que viene, después de que las autoridades revisen su plan urbanístico este otoño.